La Audiencia Nacional ha decretado prisión provisional sin fianza para las dos mujeres españolas que fueron repatriadas en la noche del pasado domingo. El juez Santiago Pedraz les imputa un delito de integración en organización terrorista. La Fiscalía, además, había pedido que se les retirase la patria potestad de los 13 menores con los que vinieron acompañadas.

En su auto, el titular del Juzgado Central de Instrucción Cinco considera que en el caso de ambas existe un concreto riesgo de fuga debido al grave delito que se les atribuye, así como un “evidente” riesgo de reiteración delictiva.

Yolanda Martínez y Luna Fernández entrarán en prisión en las próximas horas. Las dos están acusadas de un delito de integración en banda terrorista. Las dos mujeres madrileñas decidieron seguir a sus maridos en 2014 hasta Siria para unirse al Estado Islámico y convertirse en Madres del Daesh. Ambas niegan los hechos y afirman que fueron «engañadas».

Las dos fueron arrestadas en virtud de las órdenes internacionales de detención que en 2019 cursó el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, el juez José de la Mata.

El domingo aterrizaron, al rededor de las 23 horas, en el aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz, en Madrid. En 2022 el Gobierno cambió de postura y se abrió a repatriar a los españoles que se enrolaron en las filas del ISIS y que, tras la caída del autoproclamado califato islámico, quedaron atrapados en campos de refugiados en Siria controlados por las fuerzas kurdas.

Operativo

La operación para traer de vuelta a estas dos mujeres lleva fraguándose «durante mucho tiempo», según fuentes conocedoras de las mismas. En ella ha participado el Ministerio de Defensa, el del Interior, el Centro Nacional de Inteligencia, el de Asuntos Exteriores, el de Presidencia y el de Asuntos Sociales. También se intentó traer a una tercera mujer, Lubna Miludi, aunque las dificultades para contactar con ella lo imposibilitaron. Se la sitúa en el campo de Al Hol. El Gobierno daba por «culminada» la operación con la llegada de las madrileñas.

Las dos viajaron con 13 menores a su cargo. Yolanda Martínez con sus cuatro hijos y Luna Fernández con sus cinco más otros cuatro de los que se ha hecho cargo. Cuando el domingo pasaron a disposición policial, la Comunidad de Madrid se hizo cargos de todos ellos en régimen de “asistencia inmediata” sin estar entonces tutelados. Dado la situación y la especial atención que requiere el caso, la medidas de seguridad son “extra”, por lo que no se ha comunicado nada de su paradero.

Aproximadamente 56.000 personas de distintos países están detenidas en los campos de Al Hol y Roj de Siria, principalmente las esposas y los hijos de los hombres sospechosos de pertenecer al Estado Islámico en el noreste de ese país.

Países como Alemania, Dinamarca o Estados Unidos, entre otros, repatriaron ya a muchos o a la mayoría de sus nacionales, pero en el caso de España, estas dos mujeres son las primeras.