España

Sánchez elude hablar de la amnistía y el pacto con Junts y exige "cordura" a Feijóo

El presidente del Gobierno en funciones urge al PP a abandonar "el abrazo del oso de la ultraderecha" y a asumir la legitimidad del futuro Ejecutivo, porque "serán cuatro años más con estabilidad institucional y convivencia"

El lider del PSOE y presidente en funciones, Pedro Sánchez (i), con el presidente de los socialistas europeos, el sueco Stefan Löfven, en la segunda jornada del Congreso del Partido de los Socialistas Europeos, este 11 de noviembre de 2023 en Málaga. EFE / JORGE ZAPATA

El presidente del Gobierno en funciones evitó referirse este sábado al acuerdo con Junts y a la aprobación de la futura ley de amnistía acordada con la formación de Carles Puigdemont. Pedro Sánchez, durante la clausura del Congreso del Partido Socialista Europeo, que se celebró estos últimos dos días en Málaga, centró su intervención en criticar la actitud del PP, al que pidió "cordura y mesura", y en que acepte la legitimidad "del próximo Gobierno que se va a formar".

Sánchez aseguró que la formación de Alberto Núñez Feijóo aún debe "aceptar el resultado de las urnas" y asumir que los socialistas van a "gobernar otros cuatro años más". Señaló que ve a la derecha española "desnortada" y "frustrada por su derrota electoral". Instó al PP a abandonar cuanto antes "el abrazo del oso de la ultraderecha" en el que está inmerso y al que ha sido "incapaz de plantarle cara" y dejar así a un lado "la senda reaccionaria" que sólo le lleva "al abismo".

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, arropado por cientos de cargos y simpatizantes de la formación, y también por sus colegas europeos, afirmó que los ciudadanos españoles expresaron con su voto el pasado 23-J "que España puede ser gobernada si se reconoce el pluralismo político y la diversidad territorial".

Subrayó que volverá a ser elegido presidente con un amplio respaldo del Congreso de los Diputados, "179 de 350 diputados", los "representantes de la legitimidad popular". Un logro por la capacidad de interlocución del PSOE, aseguró, que el PP no posee: "El PP solo puede acordar con la ultraderecha de Vox, con nadie más, en cambio el PSOE puede acordar con todos menos con Vox".

Sánchez se comprometió a gobernar cuatro años más liderando un Ejecutivo "progresista" que impulse nuevos avances sociales y que contará con "estabilidad institucional y convivencia". Afirmó que se ha cerrado un acuerdo que facilitará gobernar "para consolidar la diversidad territorial en España y un espacio para el reencuentro y la convivencia".

Te puede interesar

5 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. Cordura a Feijo, a los demás, a los de enfrente a Bruselas.
    No hay en editoriales de periódicos, nadie al frente, que tenga la decencia de desgranar las frases del presidente y cooperar ante semejante destrucción.
    Lleva/an diciendo cantidad de exabruptos hacia los demás y poniendo en ridículo a esta oposición que se hace a ella misma oposición, la prensa libre puede ayudar, en fin

  2. Como es habitual, Sánchez se proyecta en los demás.

  3. Sánchez a parte de ser un mentiroso, traidor, felón, sinvergüenza, ambicioso es un cachondo, pide cordura a los demás cuando a él se le ha ido la olla del todo, está de psiquiátrico antes la amnistía era inconstitucional ahora al parecer es constitucional, la seguridad social no se podía transferir, ahora sí, los cercanías tampoco ahora sí y así con todo y este individuo tiene la cara de pedir a los demás cordura?

  4. Por cierto, ¿Qué habrán pactado los socialistas con BIldu, que ni se atreven a exponer en público antes de la investidura? Pronto se sabrá.

  5. ¿Cordura a los demás? En el fondo es un cachondo.
    Y digo yo, que si los del PNV y BILDU promueven sus propias ventajas fiscales y sociales en el beneficio exclusivo o preferente de los residentes de su comunidad frente al resto de España. Y además piden que se les respete. Si yo decido no comprar nada que venga de ahí, del País Vasco, (ni el perejil del Arguiñano) habiendo una alternativa de otras zonas de España (o de fuera de España) cuyo gravamen fiscal o ganancia social caiga o sospeche que pidiese caer en el beneficio de la comunidad en la que resido, estaré en mi derecho también a hacerlo y a nadie debería molestar. Y menos a los vascos (y catalanes u otros que pidan lo mismo). Porque eso de primero yo, después yo y si queda algo para el final, pues a pachas. A eso tenemos derecho todos por igual ¿o van a legislar asimétricamente y nominalmente, esos mismos que se llenan la boca hablando de paz social y «de lo común» o «lo de todos»?