España | Navarra

Cinco localidades navarras 'fichan' al exjefe de ETA Mikel Antza para su servicio de Euskera

La denuncia la ha realizado la presidenta de COVITE, Consuelo Ordóñez, recordando que se trata de un exjefe de la banda aún con causas pendientes, "es indecente e inmoral".

Fue jefe de ETA doce años, un dirigente cuyo alias terminaría encabezando la lista de nombres más conocidos de la cruel historia de ETA. Desde enero de 2019 Mikel Albisu, alias ‘Mikel Antza’, pareja de otra militante histórica de ETA, Soledad Iparragirre, ‘Anboto’, está en libertad. ‘Antza’, hijo de uno de los fundadores de ETA, acumula un pasado entre armas y bombas que ha compaginado con la producción de libros y obras. Ingresó en la banda terrorista con apenas 22 años. Lo hizo con el seudónimo que empleó en el certamen de cuentos ‘Ciudad de Irún’, en el que venció con su obra 'Suzko gezi bat bezala' (Como una flecha de fuego) en 1983. Después vendrían más obras, más teatro, colaboraciones literarias… hasta que lo que escribiría serían comunicados terroristas. Ahora, ‘Mikel Antza’ ejerce de coordinador del Servicio de Euskera de cinco municipios navarros, lo hace como coordinador de sus grupos de lectura.

Se trata de las localidades de Erro, Burguete, Valcarlos, el Valle de Arce y el Valle de Aezkoa. La denuncia la ha realizado esta mañana la presidente del Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Consuelo Ordóñez, durante la celebración de su XXI Jornada Anual. Ordóñez participaba en una mesa redonda en la que se abordaban los “déficits del escenario de posterrorismo de ETA”. Ha detallado las carencias que actualmente “dificultan” una convivencia en paz y libertad real en Euskadi y Navarra. Situaciones como la contratación de quien fue “uno de los impulsores de la estrategia de ETA para ‘socializar el sufrimiento’, cuya primera víctima fue precisamente mi hermano Gregorio Ordóñez”, ha denunciado.

Desde hace meses 'Antza' participa en actos de carácter literario donde ejerce como coordinador. Eventos en los que en algunos casos se analizan libros o se cuenta con la presencia de diversos autores de literatura en euskera. Uno de los actos tuvo lugar en marzo pasado, en la librería de Auriz donde se analizó una obra del escrito Kirmen Uribe. Según se constata en el cartel anunciador el acto contó con el respaldo de las Bibliotecas Públicas de Navarra.

‘Antza’ fue jefe de ETA más de una década. Lo fue en un periodo en el que la crueldad de la organización terrorista se extendió a numerosos colectivos sociales y profesionales: “En la actualidad todavía tiene causas pendientes con la Justicia, entre ellas la autoría intelectual del asesinato de mi hermano”.

Ordóñez ha subrayado la gravedad de situar a una persona como ‘Antza’ al frente de la coordinación de uno grupos de lectura, “un lugar de reflexión y de transmisión de valores”. “Darle esta plataforma a un miembro de ETA, darle difusión y tratarlo con normalidad supone toda una afrenta para la memoria y la dignidad de las víctimas”.  Ha considerado “indecente e inmoral” que su elección cuente con el aval de instituciones públicas.

Escritor y líder de ETA

En 1989 una operación policial logró arrestar al entonces jefe de ETA, Josu Urrutikoetxea, ‘Josu Ternera’, y activar la escalera de ascensos internos en el organigrama de ETA: ‘Txillardegi’ le sustituiría y ‘Antza’ sería nombrado nuevo responsable del aparato internacional de la banda. Tenía sólo 28 años. Poco después sustituyó a 'Txelis' al frente de la banda, corría el año 1993. Su pareja, 'Anboto', ocupó la dirección de finanzas de la organización terrorista. Ambos fueron detenidos en octubre de 2004.

Durante la larga década de ‘Antza’ en la cumbre de ETA los atentados no cesaron y la presión al poder se intensificó con acciones como el largo cautiverio de José Antonio Ortega Lara o el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco. Acciones que cambiaron el apoyo social en Euskadi hacia la banda y su entorno y que ‘Antza’ intentó compensar con acercamientos estratégicos al nacionalismo institucional en el camino hacia la independencia.

De él es el plan que fructificó en el Pacto de Lizarra del 12 de septiembre de 1998, en el que ETA firmó un acuerdo con PNV, EA y HB con el que pretendía alcanzar réditos soberanistas a cambio de la paz en una suerte de reedición en Euskadi de los acuerdos de Irlanda. Desavenencias posteriores hicieron que la banda rompiera la tregua indefinida decretada un año antes. Entonces, la ETA de ‘Antza’ reprochó a PNV y EA haber mostrado más interés “por la paz que por la soberanía”.

‘Mikel Antza’ es hijo de Rafael Albisu Ezenarro, uno de los responsables de poner en marcha la primera ETA, la antifranquista. Años más tarde, su hijo, Albisu Iriarte, fue quien planificó la estrategia ‘política’ más dolorosa de la banda durante más de una década.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar