España | País Vasco

Otegi se pregunta por qué no puede haber un acuerdo con el PSE en Euskadi

El líder de la izquierda abertzale se pregunta "¿dónde está el problema?" si tras cerrar un acuerdo de mínimos la alianza ha sido posible en Navarra y en la Cámara Baja para investir a Sánchez.

Arnaldo Otegi hace valoración de las elecciones

Arnaldo Otegi hace valoración de las elecciones EP

Ocurrió en Navarra. También en la Cámara Baja. ¿Por qué no en Euskadi? Es la pregunta que se hace Arnaldo Otegi, el líder de EH Bildu, en relación a la posible alianza de su coalición con el PSE en el País Vasco para cambiar la conformación del Gobierno vasco tras las autonómicas previstas en 2024: “¿Dónde está el problema?”, aseguró ayer. Lo hizo después de afirmar que su deseo es alcanzar un “acuerdo de mínimos” con los socialistas y poder después dar forma a una alianza “plural” y “progresista” que abra un nuevo tiempo en el Gobierno vasco.  

De este modo Otegi replicaba las manifestaciones que el lunes hizo el secretario general del PSE y candidato a lehendakari, Eneko Andueza, en las que aseguraba que no conformará en ningún caso un gobierno con Bildu y que no hará lehendakari a un candidato o candidata de la coalición abertzale. El líder abertzale se preguntó, en declaraciones a Radio Popular, “¿por qué lo que vale para el Estado y Navarra, que es un bloque muy amplio y plural, basado en un programa de mínimos no vale para aquí”.

La posibilidad de que el entendimiento alcanzado en la Comunidad Foral para hacer presidenta a María Chivite o el acordado en el Congreso para investir a Pedro Sánchez “es nuestro deseo” para replicar en Euskadi, dijo Otegi. El líder soberanista considera que el rechazo expresado por Andueza responde a un discurso “que en términos de lógica política está instalado en hablar a un público que no existe”. El coordinador general de Bildu reiteró ese argumento este lunes tras anunciar que no optaría a ser candidato a lehendakari. Apuntó que las acusaciones del peso que aún acarrea la ‘mochila’ del pasado de una figura como la suya es “una tesis superada” y que ya no moviliza voto.

El lunes en un desayuno informativo Andueza había señalado que las afirmaciones de posibles acuerdos de los socialistas vascos con EH Bildu son infundadas. Afirmó que lo relevante no es el con quién sino “el para qué”: “Si es para transitar hacia la independencia y si me preguntan si voy a hacer lehendakari al candidato de Bildu le diré que no, y si me dice si voy a conformar un gobierno con Bildu, le diré que no”.  

"Si no, la legislatura no va a aguantar"

La izquierda abertzale ha insistido en las últimas semanas en que la cuestión del reconocimiento nacional de Euskadi será un eje de la legislatura recién iniciada, “es el momento de abrir el debate territorial, el debate de las naciones sin Estado”, aseguró. Una cuestión que Otegi cree que se debe abordar con calma y reflexión, “es una obra de orfebrería política” pero que sin duda se pondrá sobre la mesa porque de ella depende la pervivencia del Gobierno de Pedro Sánchez: “Si no, la legislatura no va a aguantar”.

La posibilidad de conformar un frente de izquierdas para arrebatar el Gobierno vasco al PNV ya se planteó la última campaña electoral. En aquella ocasión el impulsor fue Elkarrekin Podemos, que llamó a unir fuerzas a EH Bildu y el PSE para abrir la posibilidad de un Gobierno progresista en Euskadi. En aquella ocasión, Otegi no secundó la idea y el PSE la ignoró, por lo que la propuesta apenas tuvo recorrido. Ahora, cuatro años después, el entendimiento que estas sensibilidades políticas sí han alcanzado en Navarra y en el Congreso parecen haber despejado el camino para replicarlo en el País Vasco tras los próximos comicios autonómicos: “¿Dónde está el problema?”, se pregunta Otegi.  

El PSE atraviesa un buen ciclo electoral tras los resultados del pasado 23-J. La formación de Andueza fue la que más votos obtuvo, incluso por encima del PNV y EH Bildu. Pese a que en las autonómicas la distribución de apoyos sufre una variación significativa, el PSE confía en que la tendencia de mejora iniciada se consolide ante los que considera un PNV “agotado”. La incógnita del impacto que pueda tener el relevo de candidatura en la formación de Andoni Ortuzar hace imaginar una posible alteración del actual reparto de escaños en la Cámara de Vitoria.

El PP, una variable a tener el cuenta

Actualmente el PNV y PSE tienen mayoría absoluta, con 31 parlamentarios los nacionalistas por 10 los socialistas. Se trata de una amplia mayoría, con cuatro escaños por encima de la mayoría absoluta. Pese a los buenos resultados obtenidos por EH Bildu en las dos últimas citas electorales, en la actualidad tiene diez parlamentarios menos que el PNV.

En este escenario otra variable que podrá jugar un papel determinante será el PP. Los populares de Javier De Andrés se han comprometido a impedir que EH Bildu alcance el poder. La máxima la aplicaron en la conformación de las instituciones resultantes de las elecciones municipales y forales y todo apunta a que la mantendrán tras las autonómicas. Esta posición permitió cerrar el paso a Bildu para presidir la diputación guipuzcoana, pese a haber ganado las elecciones, y ayuntamientos como los de Vitoria o Durango.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

2 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. El problema, Arnaldo, es que tu y los tuyos asesinasteis a Ernest Lluc y tantos otros socialistas. Vete a la mierda «hombre de paz»

  2. En Cataluña el PSC quiere hacer President a Illa. En Euskadi el PSE quizás a continuar teniendo a su vicepresidente lehendakari, porque una coalición con Bildu de Lehendakari le sería imposible frente al PNV. El discurso nacionalista abertzale es mucho más potente que el nacionalista de Cataluña que es más del PSC. Si Otegui quizas no lo quiera ver es porque el PNV no le ofrece esa alternativa izquierdista, a la que la socialista tampoco suma lo suficiente. Y ese equilibrio favorece al PNV siempre y cuando mantenga su discurso humanista conservador como buen nadador entre las dos corrientes, mientras guarda sus esencias. El discurso político Vasco territorial es tambien distinto del de Navarra como lo es del de Cataluña. Como lo es su pasado mediato e inmediato. Incluidos los Fueros y la violencia que Bildu puede pretender sobrepasar. Y ello estuvo, está y estará presente en los votos de sus próximas o futuras elecciones en un equilibrio más o menos estable representadaxen una estudiada ambigüedad que el nuevo PP debería no manipular sino tolerar..Nadie debería poder mover ficha en ese juego de tronos.