España

Mensaje de Navidad de Su Majestad el Rey

"Evitar que el germen de la discordia se instale entre nosotros es un deber moral"

"Fuera de la Constitución no hay democracia ni convivencia posible" | Debemos respetar también a las demás instituciones en el ejercicio de sus propias competencias" | "Hemos defendido nuestros valores constitucionales cuando han estado en cuestión o se han puesto en peligro"

MADRID, 24/12/2023.- El rey Felipe VI en su tradicional mensaje de Navidad, el décimo de su reinado, en el que ha apelado al cumplimiento de la Constitución como garantía de unión y de progreso, al advertir de que si no se respeta, “no hay democracia ni convivencia posibles”, tampoco ley, ni paz, ni libertad, sino “imposición y arbitrariedad”. EFE/ Ballesteros POOL

El rey Felipe VI en su tradicional mensaje de Navidad, el décimo de su reinado, emitido en esta Nochebuena de 2023. EFE / BALLESTEROS (POOL)

El décimo mensaje de Navidad del Rey desde que llegó a la Jefatura del Estado ha vuelto a estar pegado a la actualidad del debate político. Y no tanto por su apelación a la Constitución, que es una de las constantes de sus discursos, sino también por sus alusiones a asuntos como la concordia, el respeto a las instituciones y la responsabilidad de los altos poderes del Estado. Junto a una fotografía de los Reyes y la infanta Sofía el día de la jura de la Constitución de la princesa Leonor, Felipe VI ha apelado a que gracias a la Constitución, "conseguimos superar la división, que ha sido la causa de muchos errores en nuestra historia; que abrió heridas, fracturó afectos y distanció a las personas".

Superar esa división, por tanto, "fue nuestro principal acierto hace ya casi cinco décadas. Por eso, evitar que nunca el germen de la discordia se instale entre nosotros es un deber moral que tenemos todos. Porque no nos lo podemos permitir" afirma en un momento de polarización en el debate político del que se culpan mutuamente PSOE y PP. En un discurso de casi 13 minutos, el jefe del Estado ha advertido asimismo de la importancia de que las instituciones se conduzcan "con la mayor responsabilidad", pensando en los intereses generales y "con lealtad a la Constitución", comenzando, ha agregado "por el Rey".

"Respetar a las demás instituciones en el ejercicio de sus competencias"

Es en este punto donde se ha producido otra llamada de atención, al defender que "debemos respetar también a las demás instituciones en el ejercicio de sus propias competencias y contribuir mutuamente a su fortalecimiento y a su prestigio", acaso en alusión al choque institucional abierto entre el Gobierno y sus socios independentistas con la Justicia a cuenta de la actuación de ésta durante el desafío soberanista de 2017 y los acontecimientos derivados tras conocerse la sentencia del Supremo por el procés en 2019, actos, todos ellos, que serán amnistiados.

Precisamente, el jefe del Estado, si bien no ha aludido directamente a la intentona independentista de 2017 ni a la ley de amnistía firmada con el prófugo de la Justicia Carles Puigdemont, ha defendido que si hoy España "es una sociedad fuerte" es porque, entre otras cosas "hemos expresado y -sobre todo- defendido nuestros valores constitucionales cuando éstos han estado en cuestión o se han puesto en riesgo", tal y como él mismo hizo en su discurso del 3 de octubre de 2017, abriendo la puerta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la Generalitat catalana.

"Es a la Constitución y a España a lo que me quiero referir"

"Es a la Constitución y a España a lo que me quiero referir", ha dicho el Rey al inicio de su tradicional mensaje de Nochebuena, que se emite pregrabado. Y conforme a esa declaración de intenciones, ha afirmado que "fuera del respeto a la Constitución no hay democracia ni convivencia posibles; no hay libertades, sino imposición; no hay ley, sino arbitrariedad". En definitiva, "fuera de la Constitución no hay una España en paz y libertad".

La Carta Magna es un "instrumento y garantía imprescindible para que la vida de los españoles pueda seguir discurriendo con confianza, con estabilidad, con certidumbre. Para que podamos disfrutar libremente de una vida en la que cada uno, con sus circunstancias, pueda ver razonablemente satisfechas sus legítimas expectativas, sus ambiciones, proyectos y necesidades".

Pero para que la Constitución "desarrolle plenamente su cometido, no sólo se requiere que la respetemos, sino también que conservemos su identidad, lo que la define, lo que significa; su razón de ser como pacto colectivo de todos y entre todos para un propósito compartido". Asimismo, "exige que preservemos su integridad como lugar de reconocimiento mutuo, de aceptación y encuentro aprobado por todos los españoles, como legítimos titulares de la soberanía nacional", apostilla el jefe del Estado.

El Rey insiste en los argumentos sobre el legado para los jóvenes españoles

En el que es el discurso real con menos 'factura' gubernamental, ha insistido en una de las ideas que ya desarrolló en su intervención durante el acto solemne de apertura de la XV legislatura, esto es, el legado para las generaciones venideras. Quiere Felipe VI que los españoles tomen "mayor conciencia del gran país que tenemos, para así sentirlo más y cuidarlo entre todos". Así se podrá cumplir con la "obligación" de "garantizar a las jóvenes generaciones el legado de una España unidad, cohesionada, con voluntad de entendimiento y sólida en sus convicciones democráticas, cívicas y morales". En resumen "el legado de una España respetada, de una Nación querida, en la que pueden continuar desarrollando sus vidas de manera libre, de manera segura en un entorno de estabilidad y confianza".

Y, para terminar, ha querido lanzar un mensaje de confianza: "España seguirá adelante. Con determinación, con esperanza, lo haremos juntos; conscientes de nuestra realidad histórica y actual, de nuestra verdad como Nación. En este camino estará siempre la Corona; no sólo porque es mi deber como Rey, sino también porque es mi convicción".

A continuación y sobre el himno nacional se han podido ver cinco fotografías de distintas actividades de la Familia Real, entre ellas, la princesa Leonor cuando bajó al patio del Palacio Real para saludar a los ciudadanos que se concentraron en las inmediaciones el día de su jura constitucional el pasado 31 de octubre, uno de sus actos más importantes, hasta la fecha, en calidad de heredera al trono.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

4 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. Los hay con morro o mejor son unos caraduras bastante impresentables como Felipe VI:
    Ustedes tienen muchos problemas, carestía de la vida, sanidad, educación acceso a la vivienda etc.
    Pero yo estoy aqui esta noche para hablar de mi libro y el que venga detrás que espere que quizás el año que viene diga algo.

  2. ¿Si algún día el pueblo participa en una democracia más directa y evolucionada, tendrá que encontrar la forma de controlar al controlador y exigir responsabilidades. Sería conveniente y responsable?.

  3. El presidente del gobierno vende un país inexistente porque no le conviene uno con personalidad y con fuerza a pesar de que ha sido este el que ha generado este camino de creciente seguridad que hemos vivido; de verdadero progreso, no de esta baratija de buhonero que Sánchez patrocina junto con una plaga de trepas advenedizos que no son sino el inevitable, o quizà sí, polvo sucio del camino

  4. Estos son malos tiempos. Los gobernantes que ocupan los sillones carecen de altura moral, no saben lo que es eso, solo conocen la regla de su conveniencia. En especial el presidente del gobierno. Pero tampoco los otros. Se adjudican la esencia de la catalanidad, o del vasquismo, da igual unos que otros se creen los dueños de la esencia, la imagen, los sueños y hasta las ensoñaciones, y desprecian incluso a sus propios paisanos que piensen diferente. Son los malos tiempos los que propician ruinosos gobernantes o los malos gobernantes los que alumbran tiempos oscuros e inciertos?