Era un testimonio fundamental en la acusación contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Montserrat del Toro, la secretaria judicial que el 20 de septiembre de 2017 tuvo que salir por la azotea de la Conselleria de Economía para evitar la concentración a las puertas del Departamento ha ratificado hoy el relato de la acusación. Del Toro ha hablado de ruido propio de un «tumulto» y de que «tuvo miedo» hasta el extremo de pedir la evacuación por helicóptero. Y el independentismo se ha cebado con su declaración en las redes.

«Resumiendo: Cuixart y Sànchez llevan más de 500 días en prisión y les piden 17 años de cárcel porque una funcionaria judicial, simpatizante de la ultraderecha, oyó a Forcadell sin que estuviera, tuvo miedo, pidió un helicóptero y acabo saltando un murete de 1 metro». Este tuit ha sido trending topic hoy en Barcelona, retuiteado entre otros por dirigentes de ERC como Josep Huguet.

La acusación de ser militante de Ciudadanos y simpatizante de la ultraderecha se ha extendido al tiempo que circulaba la fotografía de la secretaria judicial, que ha pedido explícitamente que no se hiciera pública su imagen para preservar su intimidad. Su fotografía corre junto a la leyenda: «Montserrat del Toro, secretaria judicial del juzgado 13 de Barcelona. Lleva la causa independentista. Seguidora de Unidad Nacional Española, una asociación partidaria de usar el ejército contra los catalanes. Quiere mantener el anonimato».

La referencia a la presencia de Carme Forcadell en la concentración contra el registro del departamento que comandaba Oriol Junqueras ha sido otro de los motivos de escarnio contra Del Toro en las redes. Especialmente cuando la diputada de ERC Raquel Sans ha hecho público que fue ella, y no Forcadell, la que se dirigió a los concentrados el 20 de septiembre.

También el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha criticado la declaración de la secretaria judicial ante el Tribunal Supremo, especialmente su referencia a un ruido típico de tumulto, una expresión que ha utilizado la Fiscalía para sustentar la acusación de rebelión contra el presidente de la entidad, Jordi Cuixart, y el ex líder de la ANC, Jordi Sánchez.

Los Jordis son los dos únicos procesados ante el Supremo que no tenían responsabilidades políticas en 2017 -aunque Sánchez es diputado ahora por JxCat-. Fueron protagonistas del procés como líderes de las dos principales entidades independentistas, pero la acusación en su contra se sustenta en los hechos del 20 de septiembre, cuando la manifestación convocada por sus entidades impidió la salida de la comisión judicial que acudió a registrar los despachos de Junqueras y Josep Maria Jové por orden del juzgado 13 de Barcelona.

La parodia del murete

La evacuación de Del Toro ha sido otro de los motivos de mofa en la redes y medios de comunicación. La secretaria judicial ha asegurado que se «descolgó» de un muro. Y rápidamente se han reproducido las imágenes del terrado de la Conselleria, cuestionando las dificultades de la  evacuación. «Hizo un rápel de 50 centímetros».

La La Vanguardia ha llegado a escenificar en  un vídeola salida por el terrado ante el asedio a la comitiva judicial, asegurando que se trata de una vía de escape habitual de los responsables de la Conselleria ante manifestaciones ante el Departamento.