País Vasco

Los vascos suspenden la gestión de la crisis sanitaria de Urkullu y Sánchez

El 'Deustobarómetro' revela que la ciudadanía cuestiona la transparencia, eficiencia y las medidas adoptadas para frenar la desigualdad que generará la pandemia.

Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu durante la reunión celebrada en Lehendakaritza en julio de 2015.

Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu durante la reunión celebrada en Lehendakaritza en julio de 2015.

Los vascos suspenden tanto al lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu como al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por el modo en el que han gestionado la crisis del coronavirus. Según el ‘Deustobarómetro’ conocido hoy, elaborado por la Universidad de Deusto, ni en lo relativo a la transparencia ni en la rendición de cuentas, ni en la toma de decisiones eficientes para contener la pandemia ambos dirigentes merecen el aprobado.

En el primer caso la transparencia del Ejecutivo de Sánchez merece un 3,5 sobre diez puntos mientras que Urkullu logra un 4,2. Su toma de decisiones en la batalla contra el Covid-19 es valorada negativamente casi de igual modo, un 4,5 para Sánchez y un 4,7 para Urkullu.

Ni siquiera los votantes del PNV otorgan una puntuación elevada a Urkullu, si bien sí llegan a aprobar su gestión. En los cinco apartados en los que se divide la valoración -transparencia, administración de los fondos públicos, defensa de los intereses de la ciudadania, reducción de la desigualdad y eficiencia en la toma de decisiones contra la pandemia- los votantes del PNV conceden una horquilla de puntuaciones que oscilan entre el 5,4 y el 5,9.

Valoracion de líderes

En el caso de los votantes del PSE, que gobiernan en coalición con Urkullu, la valoración es menor y oscila entre el suspenso y el aprobado raspado, según las categorías, entre el 4,6 y el 5,2. El resto de formaciones aún puntuan de peor modo, entre un 3,8 y un 4,2 los simpatizantes de Bildu y entre un 4,1 y 4,6 los de Podemos. La encuesta de la Universidad de Deusto no aporta información de los votantes del PP.

En este contexto, la valoración de los líderes políticos también cae de modo significativo. Ninguno de ellos merece el aprobado por parte de los ciudadanos vascos. En el caso del lehendakari Urkullu el conjunto de la ciudadanía encuestada en el ‘Deustobarómetro’ le concede un 4,1 sobre diez, incluso ligeramente por detrás del 4,2 que se otorga a Pedro Sánchez. Pese a ello, Urkullu es el dirigente político con mejor opinión entre los vascos. Tras él figura Idoia Mendia (PSE) con un 3,6, Arnaldo Otegi (EH Bildu) con 3,2, Miren Gorrotxategi (Elkarrekin Podemos) y Carlos Iurgaiz (PP) con un 1,3.

La encuesta elaborada por Deusto, con un millar de encuestas telemáticas, aborda también la situación social y política en Euskadi. Así, muestra cómo en la sociedad vasca aún persiste temor a hablar con libertad de custiones políticas. Lo reconoce cerca de cuatro de cada diez consultados. El 39% de ellos señala no estar conforme con la afirmación de que se siente libre para expresar opiniones políticas. Quienes en mayor medida lo perciben con los votantes del PP, que en un 66% de los casos afirman no sentirse plenamente libres para hacerlo.

Comentar ()