País Vasco

El 15% de los vacunados en Euskadi no logra la inmunidad

Las autoridades sanitarias advierten de que no siempre se logra la protección y que por ello se debe mantener la prevención. El País Vasco tiene al 70% de su 'población diana' con pauta completa pero estima que hasta un 15% no estará inmunizada.

Es una de las comunidades que mayor cuota de vacunación ha alcanzado. Actualmente en Euskadi el 76,7% de la población ya tiene la pauta completa contra la Covid. Sin embargo, los responsables sanitarios han comenzado a alertar de que ello no significa que en todos los casos los 1,39 millones de vascos y vascas inoculados estén inmunizados contra el virus e insisten en que todos deben mantener las medidas de prevención. A través de diversas campañas las instituciones sanitarias han comenzado a alertar de que hasta el 15% de las personas que reciben la vacuna “no consiguen estar inmunizadas”. Una situación que subrayan se está dando “en cualquier edad”.

Muestra de ello son los casos que se están detectando en las residencias de ancianos que sólo en los centros del País Vasco suman ya medio centenar de positivos en personas a las que hace meses se les había vacunado. Si bien en la mayoría de los casos el Covid apenas les están dejando síntomas, tres ancianos han requerido ser hospitalizados.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, viene alertando en los últimos días de la importancia no sólo de vacunarse cuanto antes sino de hacerlo sin dejar de aplicar las medidas de prevención básicas: el lavado de manos, el uso de la mascarilla y el mantenimiento de la distancia de seguridad. Insiste en que la vacuna no es una “escudo infalible” pero sí la mejora herramienta de la que se dispone en la actualidad ante la virulencia de algunas de las nuevas variantes del virus como la Delta. En Euskadi el número de contagios registrados por esta mutación del Covid se está disparando de día en día. En la última semana lo ha hecho en un 50% de más de casos. El temor es cómo se comportarán las vacunas ante futuras nuevas mutaciones, como la denominada Lambda, de origen andino, y de la que ya se han detectado dos casos en el País Vasco.  

En pleno ecuador del verano, la incidencia de la quinta ola parece dar muestras de agotamiento y de descenso en el número de casos. Sin embargo, el temor radica ahora en que la ansiada inmunidad de rebaño se retrase mucho más. Durante este mes de agosto la demora para vacunarse que están demostrando amplios sectores de la población preocupa. La consejera Sagardui ha llegado a pedir “por favor” a las familias que no descuiden la vacunación de los más jóvenes.

100.000 jóvenes, sin prisa para vacunarse

El objetivo de inmunidad de grupo, que inicialmente se fijó en un 70% de la población, se ha visto ahora superado no solo por la mayor capacidad de contagio de las nuevas cepas sino por los nuevos contagios detectados en personas que ya habían sido inmunizadas.

La sanidad vasca llamó a la población a no retrasar el proceso de vacunación, a primarlo sobre el disfrute de las vacaciones. Lo hizo dirigiéndose especialmente a los colectivos más jóvenes, donde el porcentaje de inoculaciones es más bajo. La pretensión es logra altas cuotas de inoculación de cara al inicio del curso escolar previsto para la segunda semana de septiembre. La inquietud se ha incrementado tras comprobar que la demanda masiva inicial de citaciones entre los vascos y vascas de entre 16 a 15 años y los niños de 12 a 15 años, parece haberse frenado de modo significativo. En el calendario de inoculaciones existen hasta 22.000 citas disponibles y sin cubrir hasta comienzos de septiembre.

Hace casi un mes que el periodo de vacunación para la franja de población comprendida entre los 16 y los 25 años se abrió en el País Vasco. En este periodo, un 40% de los jóvenes no ha pedido aún cita para vacunarse, lo que supone que alrededor de 100.000 personas no tienen prisa para recibir la vacuna que les protege frente al virus. De igual manera, entre el colectivo de 12 a 15 años, que pueden solicitar cita desde el pasado 20 de julio, un 45% de ellos continúan sin haber acudido a solicitar cita.

Es precisamente el colectivo de los más jóvenes uno de los que más preocupa a las autoridades sanitarias y hacia las que se han dirigido campañas específicas para urgirles a recibir la vacuna y a no descuidar las medidas de protección. A través de distintos soportes y medios las campañas institucionales les han recordado que las vacunas son positivas e impiden en la mayoría de los casos los contagios pero que ello debe ir siempre acompañado de comportamientos que impidan dejar resquicio alguno al virus. “Recibir la vacuna no evitar siempre el contagio”, se recuerda en uno de los vídeos divulgados por el Consejo de la Juventud de Euskadi. En ella se señala que es importante poder practicar actividades “al aire libre”, mantener “burbujas” en las relaciones sociales, evitar las aglomeraciones y extremar la seguridad con las personas más vulnerables. Y se subraya que cuanto más contagios, “más hospitalizaciones”.

Revés judicial

La incidencia de la quinta ola sigue en niveles muy altos en Euskadi. Sólo en la última semana 14 personas han fallecido a consecuencia del Covid. La edad de los ingresados ha descendido a alrededor de los 46 años y el número de hospitalizaciones no deja de aumentar. Ayer la cifra alcanzó los 260, de los que 61 se encuentran en la UCI. El número de casos parece haber retenido su incremento imparable, que llegó a situarlo por encima de los 1.500 casos en un solo día, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia. El martes la sanidad pública confirmó 1.086 nuevos contagios y una incidencia de 817 casos por cada 100.000 habitantes. Un impacto que entre los jóvenes, como en el resto del país, sigue disparada con incidencias de casi 4.800 casos entre los adolescentes de entre 17 y 18 años y de entre 2.200 y 2500 casos entre los jóvenes de 19 a 29 años.

En las últimas semanas el Gobierno vasco ha recibido varios reveses en sus intentos por limitar la movilidad y actividad para controlar la propagación del virus. El último, esta semana. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco tumbó la pretensión del Ejecutivo Urkullu de obligar al uso de la mascarilla en los paseos por la playa y las piscinas. Ahora la Justicia señala que su obligación sólo estará vigente si no se puede mantener la distancia de 1,5 metros entre personas.

Esta es la última decisión de los tribunales vascos que frena las intenciones de la Administración de limitar horarios, agrupaciones de personas o incluso la implantación de un toque de queda –como en otras comunidades autónomas- y que el Gobierno vasco ni siquiera a contemplado sabedor de que sería revertido por el TSJPV. Urkullu lleva semanas reclamando sin éxito a Pedro Sánchez la aprobación de un marco normativo suficiente que ampare a las comunidades autónomas en la adopción de medidas e impedir así la diversidad de posicionamientos de Gobiernos y jueces antes normas similares en la lucha contra la Covid.

Te puede interesar

Comentar ()