Ciencia y Tecnología

Guerra global a Trump

Los ordenadores que buscan las posibles amenazas al presidente de Estados Unidos en Internet y las redes sociales van a echar humo después del anuncio que acaba de realizar Donald Trump de apear a EE.UU. del Acuerdo de París. Si ya tiene en su contra a gran parte de la sociedad civil americana, acaba de confirmase como el enemigo de todos los ecologistas y medioambientalistas del mundo.

Las organizaciones ecologistas se pusieron en guardia tan pronto como el presidente ocupó el despacho oval porque se temían el peor escenario, que sus amenazas se hicieran realidad. «Resistid» es el lema o la máxima que más se ha repetido en movilizaciones de organizaciones ecologistas de carácter global como Greenpeace, WWF y Amigos de la Tierra. Allí donde ha ido Donald Trump le han perseguido las protestas de los ecologistas que además cuentan con la complicidad de gobiernos e instituciones internacionales que han ratificado el Acuerdo de París.

 

La comunidad internacional se está reorganizando sin un jugador clave. China y la Unión Europa han acordado continuar adelante con los acuerdos del clima de París y potenciar las energías renovables que el país asiático lleva años potenciado.

Por su parte la comunidad científica internacional está también en pie de guerra por las consecuencias de que el presidente de la mayor potencia de occidente dé la espalda a la ciencia y ya piensa en un escenario sin EE.UU. Como señala Jonathan Gómez Cantero climatólogo participante en la Cumbre del Clima de París «Que Trump abandone el Acuerdo de París no es tal catástrofe«. Desde el colectivo March for Science se ha emitido un comunicado contundente: «La ciencia ha sido ignorada hoy. La decisión de retirar a los Estados Unidos del Acuerdo Climático de París se opone firmemente al abrumador consenso científico de que el cambio climático es una amenaza real para las comunidades de todo el mundo y para las generaciones futuras». En el mismo exhorta a alcaldes y líderes de administraciones locales a sumarse al Acuerdo de París.

Ahora que ya se ha confirmado su decisión las organizaciones ecologistas ya han decidido que no se van a quedar de brazos cruzados. En un comunicado de WWF  (WWF/Adena, en España) aseguran que «este anuncio es una llamada a la acción para gobiernos locales y nacionales, empresarios y personas de todo el mundo para reafirmar su compromiso contra el cambio climático».   Por su parte David Yarnold presidente de Audubon socio de SEO BirdLife en Estados Unidos ha declarado que «abandonar el Acuerdo de París es abdicar del liderazgo estadounidense en la lucha contra la mayor amenaza que sufre la gente y las aves». Yarnold ha añadido que «nuestros hijos y nuestros nietos son los perdedores de esta equivocada decisión».

Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional asegura en la web de la organización que «EE.UU. es uno de los mayores emisores de CO2» y que «será más difícil mantener el clima bajo el umbral crítico de 1,5 grados centígrados de subida de temperatura».

«Una vez dicho esto, la decisión de Trump no determinará mucho lo que pase internacionalmente o incluso dentro de Estados Unidos. Cerca de 200 países, que representan el 87% de las emisiones globales se han comprometido al Acuerdo de París. Lo mismo con el creciente número de Estados, ciudades y empresas dentro de Estados Unidos que han dejado claro que siguen dentro», asegura la directora internacional de la organización que empezaba su artículo en la web de los ecologistas diciendo: «Sí, es malo. Pero seguimos adelante».

Comentar ()