Sabemos que las ballenas cantan. Lo hacen en centenares de formas que combinan tonos en gemidos y chasquidos, especialmente las ballenas jorobadas. Pero ahora podemos decir que distinguen géneros. “Si la ballena jorobada hace como música clásica, las ballenas boreales hacen jazz”. Quien así responde desde Washington a El Independiente es Kate Stafford, oceanógrafa del Laboratorio de Física Aplicada de la WU. Es la autora principal de un estudio que recoge mayor conjunto de grabaciones de ballenas de Groenlandia. Han descubierto que estos mamíferos tienen un repertorio vocal sorprendentemente diverso y cambiante. Y con patrones de improvisación jazzísticos.


¿Hacen jazz las ballenas como lo hace Herbie Hancock? ¿En qué se parecen sus patrones de improvisación? ¿Suena el canto de la ballena boreal como el Watermelon Man? Aquí te proponemos un juego para comparar ambos.| Vídeo: M.V

 

“Su sonido es más libre. Y cuando analizamos los datos acústicos recogidos de cuatro inviernos, no solo nunca hubo tipos de canciones repetidos entre años, sino que cada temporada tenía un nuevo conjunto de canciones”, señala Stafford.

La oceanógrafa ha registrado los sonidos de las ballenas en los mares del mundo como una forma de rastrear y estudiar a los mamíferos marinos. Primero detectó ballenas boreales cantando desde el otro lado de Groenlandia en 2007.

Canto de ballena boreal grabado por Kate Stafford

 

“Cuando sacamos el micrófono creíamos que se podrían detectar algunos sonidos. Cuando lo escuchamos, fue sorprendente: las ballenas boreales cantaban en voz alta las 24 horas del día, de noviembre a abril. Y cantaban muchas, muchas canciones diferentes” y con distintas frases musicales.

Jazz entre amigos (o rivales)

¿Por qué decimos que hacen jazz? “Los sonidos son muy variables y uno nunca sabe lo que va a obtener: los animales cubren un rango de frecuencias al cantar de 50 Hz a 5.000 Hz”, señala la oceanógrafa. “Producen sonidos de trompetas y gemidos [de saxo], chillidos y trinos, y mientras tanto hay un patrón en sus canciones, la variabilidad sugiere que las ballenas de Groenlandia pueden hacer casi cualquier sonido que quieran en el orden que deseen”.

De 3.231 grabaciones, el 37% incluia improvisaciones.

El invierno de 2012-2013 fue especialmente prolífico: 76 canciones distintas dentro de un total de 998 grabaciones. La tendencia general para todos los años fue una progresión de tipos de canciones que aparecían y luego desaparecían con el tiempo, con mayor diversidad en enero durante los tres años examinados.

De las 3.231 grabaciones que contienen canciones, el 53% contenía sólo un tipo de canción, mientras que había improvisaciones en el 37% de los períodos de grabación. En el resto de grabaciones hubo incluso más variaciones.

Una variedad de géneros musicales bajo el agua

La ballena jorobada es la otra especie cuyo canto ha sido ampliamente estudiado, tanto en México como Hawai, sus áreas de reproducción. La canción melodiosa de la jorobada es común a cada población de machos y cambia ligeramente durante la temporada de cría de invierno. Cada población estrena una nueva canción en la primavera.

Hasta ahora, se creía que las ballenas boreales de Groenlandia hacían algo parecido. Pero su música es distinta. Las canciones de animales no son lo mismo que las llamadas porque las canciones son complejas y distintas, deben aprenderse. Muchas aves y mamíferos usan canciones para identificarse como individuos o como miembros de un grupo, entre otros usos.

“Para los mamíferos marinos, la acústica es la forma en que hacen todo”, dice Stafford. “Los humanos son en su mayoría animales visuales, pero los mamíferos marinos viven en un hábitat tridimensional donde la información sonora y acústica es cómo navegan, cómo encuentran comida, cómo se comunican”. Además, bajo el agua, el sonido se propaga más rápido. “Cantan en la oscuridad y el frío bajo un pesado hielo donde es difícil estudiarlas. Debido a que están asociadas al hielo, es posible que no tengan que preocuparse por hacere ruidos fuertes que aumentan el riesgo de depredación de las orcas, que generalmente son reacias al Ártico, o quizás la belleza del canto depende de su tamaño de población relativamente pequeño”.

Las ballenas boreales son animales superlativos: pueden vivir 200 años, tienen la grasa más gruesa de cualquier ballena, la barba más larga, pueden atravesar el hielo… “Y piensas: han evolucionado para hacer todas estas cosas increíbles. No sé por qué hacen este canto, pero debe haber una razón”.

Su jazz puede ser una excelente herramienta reproductiva usada entre machos.

Su jazz puede ser una excelente herramienta reproductiva usada entre machos. “En muchas especies de animales (ratones, ranas, elefantes marinos, ciervos rojos) una comunicación de este tipo puede transmitir información a otros y, por lo tanto, reducir la probabilidad de una interacción más física que podría ser perjudicial para cualquiera de las partes. La canción también puede ser una exhibición para las hembras. O podría ser una combinación de ambas. Investigaciones recientes publicadas en Royal Society Open Science parecen sugerir que es la interacción entre machos la que está mediada por la canción. “Entonces ciertamente es una forma de comunicación”

Por ahora, sabemos poco del canto de las ballenas boreales: si solo los machos hacen estos sonidos, si las personas pueden compartir canciones y, lo más importante, por qué su tono cambia todo el tiempo. “Es un misterio”, señala la autora. Pero parece claro que “la novedad aporta alguna ventaja”. Mientras no se desvele, seguiremos escuchando a las ballenas con igual deleite, porque quizás, simplemente, hagan jazz porque sí.