Ciencia y Vida

La vaca marina que vivió en unos Pirineos tropicales

Encontrados en Huesca 300 fósiles de vaca marina de hace 42 millones de años

logo
La vaca marina que vivió en unos Pirineos tropicales

Reconstrucción del sirenio Rosa Alonso

Resumen:

Hubo un tiempo en que aguas cálidas bañaban la costa de lo que hoy son los Pirineos. En ese paisaje marino vivía el sirenio. Un ser acuático y herbívoro del que se acaban de encontrar 300 fósiles de seis individuos diferentes, según informa la agencia Sinc. Esta vaca marina se considera el primer sirenio cuadrúpedo de Eurasia, y la especie más antigua del oeste de Europa.

Este grupo de mamíferos apareció por primera vez hace 50 millones de años y evolucionaron a partir de mamíferos terrestres en el continente africano hasta convertirse en animales totalmente marinos. En la actualidad, están representados por los dugongos y los manatíes que habitan en ríos y costas de latitudes tropicales.

Una nueva especie extinta de estos animales ha aparecido en el Pirineo oscense en el yacimiento de Castejón de Sobrarbe. La vaca marina, denominada Sobrarbesiren cardieli en honor a la Comarca de Sobrarbe y a Jesús Cardiel Lalueza, descubridor del yacimiento, vivió hace unos 42 millones de años y es considerada el primer sirenio cuadrúpedo de Eurasia y la especie más antigua del oeste de Europa, lo que sitúa a España, y especialmente a la provincia de Huesca, como uno de los puntos claves del mundo en el estudio de la evolución inicial de los mamíferos marinos.

Según el equipo liderado por José Ignacio Canudo del Grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza, se trata de un fósil clave para conocer la evolución de los sirenios, ya que fue un animal cuadrúpedo, con las extremidades posteriores funcionales y que no estaba totalmente adaptado a la vida acuática. El estudio, publicado en Scientific Reports, ha permitido identificar 300 fósiles de Sobrarbesiren que corresponden al menos a seis individuos diferentes entre adultos y juveniles.

En los mares de Huesca

Las investigaciones se están realizado en el contexto de la tesis doctoral de Ester Díaz Berenguer de la Universidad de Zaragoza, quien en la actualidad está estudiando a fondo el esqueleto de este sirenio para conocer su apariencia y averiguar si era capaz de sostener su peso sobre sus patas posteriores o por el contrario, únicamente las utilizaban para nadar.

Cráneo de sirenio hallado en los Pirineos

Cráneo de sirenio hallado en los Pirineos Unizar

Este grupo de mamíferos están representados hoy en día por solo cuatro especies. Evolucionaron a partir de mamíferos terrestres en el continente africano. La adaptación a la vida acuática de los sirenios conllevó toda una serie de cambios corporales, como la pérdida del pelo y de las orejas, el desarrollo de un cuerpo más hidrodinámico, con el cuello acortado, unas extremidades anteriores modificadas en aletas y unas extremidades posteriores que fueron desapareciendo hasta quedar reducidas a una pelvis y un fémur vestigiales.

Por otra parte, desarrollaron unos pulmones alargados que abarcan casi la longitud total del cuerpo del animal. Esto, junto con una cola aplanada, que les ayuda a propulsarse en el agua, y el desarrollo de huesos muy engrosados y densos, les ha permitido transformarse en unos nadadores lentos que se alimentan en las praderas marinas de baja profundidad.

Las excavaciones paleontológicas en el yacimiento de Castejón de Sobrarbe comenzaron en el año 2009 bajo la dirección de la doctora Ainara Badiola de la Universidad del País Vasco, y desde entonces se han recuperado más de 600 fósiles de vertebrados de edad Eoceno medio (42 millones de años aproximadamente). También se han recuperado restos de tortugas, cocodrilos, lagartos, tiburones y pequeños mamíferos, además de fósiles de invertebrados y de plantas que junto a la geología permiten reconstruir el ambiente donde vivía este sirenio.

Los de Sobrarbe son la mejor colección de fósiles de este grupo en todo el mundo

La buena conservación y abundancia de los fósiles convierte a los sirenios de Sobrarbe en la mejor colección de este grupo del Eoceno medio del mundo. Los fósiles se han excavado con el permiso de la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la DGA y se encuentran depositados en el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza. Próximamente las piezas más singulares se podrán ver en la exposición permanente del Museo situado en el edificio Paraninfo de la Universidad.