No son tan espectaculares como las recientes gemínidas, pero comparten con ellas una peculiaridad: las cuadrántidas provienen de un asteroide y no de un cometa. En este caso, el 2003 EH. Las estrellas fugaces son en realidad pequeñas partículas de polvo de distintos tamaños, algunas menores que granos de arena, que van dejando los cometas o asteroides especiales a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol.

Así se forma una lluvia de estrellas de un asteroide

En este vídeo explicamos de dónde vienen las gemínidas de diciembre. Sin embargo, el proceso de formación es similar para las cuadrántidas: un asteroide que deja a su paso partículas de polvo que entran en contacto con la atmósfera calcinándose en estrellas fugaces. | Vídeo: Mario Viciosa

Las cuadrántidas muestran su pico de actividad la primera semana de enero. Para este 2019, el máximo se espera a las 3 de la madrugada del 4 de enero, explican desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). En Europa, la noche del 3 al 4 será el mejor momento para su observación, pues la constelación del Boyero, el punto donde parecen emanar los meteoros (su radiante), se encontrará alta en el cielo. Las cuadrántidas solo son visibles desde el hemisferio norte. Lo normal será ver un meteoro cada cuatro minutos.

Con una Luna prácticamente nueva, la oscuridad de la noche estará asegurada y será posible la visión de los meteoros, o estrellas fugaces, más débiles. Se espera que la actividad final de meteoros alcance una media de uno cada cuatro minutos, algunos de ellos brillantes. Para una buena observación de las Cuadrántidas hay que situarse en un lugar oscuro y con horizontes despejados. No es necesario el empleo de prismáticos ni ningún otro instrumental astronómico.

Debido al deshielo que provoca el calor solar, se producen partículas, llamadas meteoroides. Estas se dispersan por la órbita del cometa, que es atravesada cada año por la Tierra en su recorrido alrededor del Sol. Durante este encuentro, los meteoroides se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre, creando los trazos luminosos, o estrellas fugaces, que reciben el nombre científico de meteoros. Las cuadrántidas y las gemínidas son un caso peculiar: no existe ningún cometa que coincida con la trayectoria de la nube de partículas. Los progenitores son asteroides, 3200 Faetón en el caso de las gemínidas y 2003 EH para las cuadrántidas.

A contar estrellas… desde casa

Dentro de las Iniciativas de Contaminación Lumínica del proyecto europeo STARS4ALL, el canal sky-live.tv retransmitirá en directo la lluvia de estrellas con dos cámaras. Una situada en el Observatorio del Teide (IAC, Tenerife, Islas Canarias) y la otra en Higuera la Real (Badajoz, Extremadura). La emisión se iniciará la madrugada del próximo viernes 4 de enero a las 6:30 hora local en la Península y la puedes seguir en el reprodutor insertado aquí arriba.

“Siempre cuesta levantarse a las seis de la mañana —comenta Miquel Serra-Ricart, administrador del Observatorio del Teide (OT)—, si es cuatro de enero, con vacaciones y frío, más, pero vale la pena. Sin Luna y con una ventana de observación de alrededor de una hora estamos convencidos que podremos presenciar un bonito espectáculo con una actividad que se aproximará a los cien meteoros por hora”.