El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, no ve «probable» que la borrasca Blas se convierta en huracán mediterráneo (o medicane) aunque ha señalado que el tiempo será «adverso» en la zona, principalmente durante la tarde noche del jueves y la jornada del viernes en Baleares.

«Es posible que esta borrasca pueda presentar algunas características propias de los sistemas tropicales o subtropicales, pero no está nada claro que acabe convirtiéndose en un medicane«, ha afirmado a Europa Press Del Campo, que ha precisado que los factores que ayudan a que un sistema de bajas presiones acabe convertido en medicane es que «haya una actividad tormentosa muy intensa, algo que no se está observando en estos momentos en Baleares».

«Es cierto que hay chubascos de carácter tormentoso, pero no lo suficientemente intensos y organizados como para que se pueda pensar en que derive hacia un medicane«, ha insistido el portavoz que ha añadido que además, los modelos de predicción, «apuntan hacia un debilitamiento del sistema de bajas presiones».

Tiempo adverso

En cualquier caso, ha explicado que seguirá habiendo «tiempo adverso» durante la tarde noche del jueves y la jornada del viernes en Baleares, donde se esperan chubascos localmente fuertes que pueden superar los 20 litros por metro cuadrado en tan solo una hora, con rachas de viento que también pueden ser localmente muy fuertes, superiores a los 70 kilómetros por hora y mal estado de la mar en el entorno del archipiélago, con olas de tres o cuatro metros.

La borrascas Blas también generará algunos chubascos en el entorno del Cabo de la Nao, en el sur de la provincia de Valencia y norte de la de Alicante, principalmente durante este viernes, con carácter fuerte, y también se prevén precipitaciones más débiles en forma de chubascos en otros puntos de Cataluña y de la Comunidad Valenciana.