Ciencia y Tecnología

El coche volador del MWC: despegue vertical, autonomía de 170 km y capaz de circular también por carretera

El coche volador que se presentará en el MWC Alef Aeronautics

Hace ya tiempo que el Mobile World Congress (MWC) dejó de ser un evento dedicado únicamente a presentar las últimas novedades del mundo de la telefonía. Hay ejemplos incontables, pero basta con ver la agenda de este año para observar que uno de los principales atractivos del congreso que se está celebrando estos días en Barcelona es la presentación de un coche volador. Sí, han leído bien.

Se trata de un automóvil biplaza desarrollado por la empresa estadounidense Alef Aeronautics, bautizado como Modelo A, que fue expuesto por primera vez en el Salón del Automóvil de Detroit de 2023. La compañía presume de que es el "primer coche volador real del mundo", y asegura que se diferencia de sus competidores en tres cosas: es 100% eléctrico, despega de manera vertical y además de surcar los cielos también es capaz de circular por carreteras. Aunque al tratarse de un vehículo de baja velocidad (LSV) su velocidad máxima por tierra será de 40 km/h.

"Diseñado para volar por encima del tráfico, el coche será la solución a los problemas de la congestión moderna en las ciudades. Permitiremos desplazamientos más rápidos y sencillos, impulsados por una tecnología propia que eleva el vehículo sin necesidad de pistas de despegue o aterrizaje. Alef ofrecerá un automóvil seguro y asequible que transformará su viaje diario, se ajustará a todas las condiciones reglamentarias de tráfico y podrá aparcarse en plazas de aparcamiento y garajes de tamaño normal", explica la propia empresa en su página web.

El Modelo A tendrá una autonomía de vuelo de 177 kilómetros, y una autonomía de conducción por carretera de 320 kilómetros. Costará 300.000$, y Alef prevé comenzar a venderlo en el cuarto trimestre de 2025. Aunque los clientes interesados ya pueden ponerse en cola para adquirirlo por 150$, e incluso acceder a la cola de prioridad pagando 1.500$. Hasta el momento, casi 3.000 personas se han apuntado a la lista de espera.

Pero en paralelo, la compañía ha asegurado que en 2035 pondrá a la venta el Modelo Z, un sedán con capacidad para cuatro personas que tendrá un precio más asequible: 35.000 dólares. Este segundo modelo tendrá una autonomía de vuelo de 320 kilómetros y una autonomía de conducción por carretera de casi 650 kilómetros.

Así volará el coche

El Modelo A funcionará como una especie de dron, y contará con cuatro ruedas y motores de cubo. El conductor contará con un sistema de estabilización que se adaptará al pilotaje con un "diseño exclusivo de cabina giratoria con cardán", que según la empresa proporcionará un vuelo suave y estable. Para mayor seguridad, las hélices con las que contará el vehículo no estarán expuestas.

Según informó Alef Aeronautics, su coche volador ofrecerá una experiencia única de vuelo en cualquier dirección (adelante, atrás, derecha, izquierda, arriba, abajo, en ángulo). Con esto, los ocupantes podrán evitar las áreas problemáticas en tierra, volando sobre ellas. Todo a vista de águila, con una panorámica de 180 grados.

El rey Felipe VI observa un prototipo de un automóvil volador durante la jornada inaugural del MWC 2024. EFE/Toni Albir EFE/Toni Albir

"El vehículo dispone de un sistema de propulsión eléctrica distribuida y de un amplio sistema de seguridad y estabilización de vuelo. Los componentes clave se han replicado entre tres y ocho veces, y existe un diagnóstico en tiempo real de 1.000 puntos para detectar fallos. Además, cuenta con un sistema de detección y evitación de obstáculos, planeo y paracaídas automático", aseguró la empresa.

El coche volador de Alef funcionará con energía limpia, y la compañía ha recalcado que ayudará a mantener el aire limpio en las ciudades. Aunque se pondrá a la venta una versión del vehículo alimentada por hidrógeno a un precio más alto, pero con una mayor autonomía de conducción y vuelo. En cualquier caso, el coche será manejable en cualquier carretera y bajo todas las condiciones meteorológicas posibles.

En julio del año pasado la Administración Federal de Aviación estadounidense otorgó al coche un permiso de vuelo, aunque restringido, para poder empezar a testearlo. Pero a largo plazo, Alef necesitará también el visto bueno de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras para que sus automóviles sean aptos para la circulación.

De un plano en una servilleta a la realidad

Alef Aeronautics fue fundada en 2015 con el objetivo, desde el principio, de construir un automóvil volador. Los cuatro socios que crearon la empresa se reunieron en el Coupa Café de Palo Alto (California), y allí mismo dibujaron los primeros planos del coche en una servilleta. En ese momento pensaron que en un plazo de seis meses podrían construirlo. Hoy, ellos mismos admiten que subestimaron la dificultad.

Entre las prioridades de la compañía una de las principales fue construir coches asequibles para todos, y no "solo para los ricos". En 2016 se construyó el primer prototipo a escala más pequeña, tomando la carrocería de un coche RV del tamaño de un brazo. Y ahí comenzaron las pruebas de software y hardware, incluidas simulaciones en un túnel aerodinámico.

"El siguiente paso crítico fue demostrar que el vehículo podía realizar un vuelo hacia adelante de manera eficiente, con el fin de probar que servirá para el transporte cotidiano. Una vez logrado esto, se realizó una inversión significativa y el equipo avanzó a buen ritmo", explica la compañía en su web, donde también se detalla que en 2018 voló el primer "esqueleto" de tamaño real y demostró que los cálculos y la investigación a subescala eran correctos.

En 2019, después de cuatro años de I+D, se lanzó un prototipo de tamaño real. Y en 2021 el equipo quiso centrarse en la apariencia del coche, para lo que contrataron al diseñador Hirash Razaghi, que había trabajado previamente en Bugatti y Jaguar. Él fue el encargado de darle al vehículo el aspecto deportivo actual.

Por último, en 2022 la empresa cambió oficialmente su nombre a "Alef" y lanzó su web. Según explicaron, tomaron el nombre de la primera letra del alfabeto fenicio, arameo, hebreo, árabe, persa y sirio, entre otros, con la idea de ilustrar "la posición de liderazgo que ocuparemos eventualmente en los corazones, las mentes y los garajes del público". En su página, por cierto, pone que buscan trabajadores.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

1 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. «Testearlo» no significa nada en español, dejar de masacrar el lenguaje.