Radar Covid, la app del Gobierno para rastrear contagios, sólo ha reportado un 0,51 % de los casos registrados en España en la última semana. La aplicación ya está desplegada en casi todo el territorio para ayudar a cortar las cadenas de transmisión del virus. Para ello, las autoridades sanitarias facilitan un código al usuario que dé positivo. Cuando el infectado lo introduce en la plataforma, sus contactos más cercanos reciben un aviso de que podrían estar contagiados. Los datos publicados hasta ahora, en cambio, reflejan que muy pocos infectados usan la app.

La aplicación de rastreo sirve como complemento a los rastreadores manuales. En España la desarrolló Indra bajo el paraguas de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia). Este organismo depende del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Después de que en julio el Gobierno la probase con éxito en La Gomera, la puso a disposición de las comunidades autónomas. En agosto ya estaba disponible en la App Store (iPhone) y en Google Play (Android). Pero a los usuarios no les llegaban las alertas pese a haber descargado la aplicación.

Faltaba un paso más, que las comunidades integraran Radar Covid en sus sistemas de salud: completar procesos técnicos, formar a personal en la app o decidir cómo facilitar los códigos a los positivos. A día de hoy sólo Cataluña y la ciudad autónoma de Ceuta no han completado esa integración por motivos técnicos. Aunque luego está el caso de la Comunidad de Madrid. Pese a estar lista técnicamente, la región más golpeada por la segunda ola continúa probando la herramienta en un único pueblo. En total, Radar Covid acumula más de 4,3 millones de descargas y alcanza a casi al 85% de la población en España.

El desarrollo de Radar Covid ha estado rodeado de polémica. La comunidad tecnológica se quejó durante semanas de que el Gobierno no publicaba en abierto el código de la aplicación. Este paso permite a otros programadores independientes analizar cómo se está desarrollando la herramienta para encontrar fallos o proponer mejoras. Finalmente, la Sedia liberó el software el 9 de septiembre. Es aquí donde entra en juego Pedro José Pereira, un joven ingeniero de datos que desde entonces ofrece los datos de uso de la aplicación casi en tiempo real.

Gracias al código abierto, Pereira ha desarrollado @RadarCOVIDSTATS, un bot de Twitter que cada hora ofrece datos actualizados sobre el número de positivos que se comunican a la app de rastreo. «Lo creé principalmente por curiosidad para ver cómo iba evolucionando el uso de Radar Covid», cuenta a El Independiente. «Por ahora la única métrica pública es un número de descargas tuiteado» por la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, explicó ayer Pereira en la red social. Es «muy importante» que los datos de Radar Covid «sean públicos ya que son necesarios para entender cómo de eficaz es, como progresa su uso y también para detectar errores graves», reclamó.

Para entender las cifras que publica el bot hay que detenerse en el funcionamiento de Radar Covid. Cuando un usuario se descarga y activa la aplicación, su teléfono empieza a emitir a través del bluetooth ‘claves de exposición temporal’ cifradas. Si pasan más de 15 minutos a menos de dos metros de otro usuario con la app, los dos móviles intercambiarán esos identificadores. A partir de ese instante, cada teléfono ‘recordará’ durante dos semanas la clave anónima del otro. Si resulta que una de estas personas después da positivo, las autoridades sanitarias le facilitarán un código de doce dígitos. Cuando el infectado lo introduzca en la app, Radar Covid enviará una alerta de exposición a todos los usuarios identificados como contactos estrechos.

Entre los datos que publica RadarCOVIDSTATS está el número de share diagnoses (‘diagnósticos compartidos’) por la app en la última semana. Y no dejan en buen lugar a la herramienta lanzada por el Gobierno. Ayer, a las 22 horas, el bot informó de que en los siete días anteriores sólo se habían comunicado a Radar Covid 393 positivos en los últimos días. Lo que representa un ‘porcentaje de uso’ del 0,51%. Por tanto, de los más de 75.000 casos totales que se han diagnosticado en España en la última semana, sólo 393 se lo han dicho a la aplicación para que ésta alerte a los contactos cercanos.

Este dato, explica Pereira, es una estimación. «Por ejemplo, cuando pone que en un día ha habido 50 share diagnoses es que se estiman que como máximo desde la app se han compartido esos diagnósticos poniendo el código que dan las CCAA». El número podría ser incluso más bajo por varios motivos: «‘Claves de exposición temporal’ artificiales añadidas para aumentar la privacidad o, dependiendo de la versión del sistema de algunos móviles, que se suban las claves en dos tandas en días diferentes, así que se estimarían como dos diagnósticos aunque sería solo uno». Fuentes de la Sedia confirman que Pereira está calculando esas cifras a través de los datos abiertos de Radar Covid. Pero aseguran que luego añade «una estimación, no es exacto». ¿Serían aproximados? «No lo parecen», contestan.

Los pocos datos oficiales que existen hasta el momento sobre el uso de la aplicación, sin embargo, sí acompañan las estadísticas que ofrece el ‘bot’ que monitoriza a la aplicación. Es el caso de Andalucía, donde este jueves Ignacio Lage, subdirector del Área de Proyectos de la Subdirección de Tecnologías de la Información y Comunicaciones del SAS, admitía que desde que se puso en marcha sólo 380 personas han introducido su código en la aplicación tras dar positivo en una prueba PCR.

Andalucía fue una de las primeras comunidades en implementar el uso de Radar Covid, justo hace un mes, el pasado 24 de agosto. Desde entonces se han registrado en la Comunidad, según los datos del ministerio de Sanidad, 29.075 contagios. Los 380 códigos introducidos en Radar Covid representan sólo un 1,3% del total en uno de los territorios donde su implantación, por antigüedad, debería ser mayor.

También la Junta de Extremadura, donde la aplicación funciona desde el 15 de septiembre, aseguró en las últimas horas que desde entonces sólo 40 personas han registrado códigos de contagio en Radar Covid, de las más de 1.680 que se han contagiado en ese período. Un 2,37%.

Al no estar la aplicación totalmente operativa ni en Cataluña ni en Madrid, donde se concentran el grueso de contactos, el porcentaje de uso medio en toda España se hunde fácilmente hasta el 0,5% que estima Pereira. A escala diaria, el uso de la app parece crecer levemente y se situó ayer cerca del 0,8%.

La eficacia de la aplicación depende en gran medida del número de personas que la utilice. La Sedia indica que los estudios científicos calculan que un 20% de adopción de la app, 8 millones de descargas, podría rebajar en un 30% el impacto de la pandemia.