El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha abordado la actual coyuntura energética en el ámbito del gas durante el V Congreso Internacional de Inteligencia Artificial que celebra El Independiente este lunes en Alicante. «En España se han tomado un conjunto de medidas para este invierno que, salvo que sucediera algo especialmente catastrófico, nos aseguran que la demanda que puede haber está perfectamente cuadrada con la oferta que tenemos», ha asegurado.

En este sentido, ha dicho que el año 2022 terminará con 100 buques metaneros más que en 2021. Eso ha permitido incrementar las reservas. «Ahora todos los países tenemos los almacenamientos casi llenos gracias al gas natural licuado», ha destacado.

En este sentido, el presidente de la gasista destaca que «no habrá problemas de suministro» para el invierno que ya está llegando a Europa, pero sí que es posible que el Viejo Continente se enfrente a problemas de abastecimiento para el de 2023.

«Este invierno muchos países han hecho mucho esfuerzo por llenar los depósitos por lo que se va a pasar razonablemente bien, pero el verano que viene si persigue la conflictividad habrá problemas para llenar los almacenamientos»

«Los mercados anticipan que lo que se veía como un problema en mayo, quizás no lo es en octubre», ha abundado, tras recordar que estamos teniendo un otoño «muy suave» en toda Europa. Eso sí, si comienzan a bajar las temperaturas de forma brusca y comienzan las nevadas, el precio podría ir de nuevo al alza.

ORGANIZA

IMPULSA
PATROCINA