La organización ecologista Greenpeace ha publicado el informe El Mar Menor, una víctima del trasvase Tajo-Segura, en el que señala al aporte de agua procedente del trasvase Tajo-Segura como el origen de los problemas del Mar Menor. La aparición de cerca de 5 toneladas de fauna marina muerta por asfixia en el Mar Menor ha sacudido a la Región de Murcia y ha reabierto el debate sobres las posibles soluciones a un problema complejo y con muchos actores y sectores económicos implicados.

Que la agricultura es la principal causante de las crisis medioambientales del Mar Menor está fuera de discusión. El Colegio de Biólogos de Murcia ha sido la última entidad científica que lo ha confirmado. Pero el informe de la organización pone el acento en el sistema hídrico del Mar Menor y el Campo de Cartagena y firma que el exceso de agua, generado principalmente por el aporte de agua a través del trasvase Tajo-Segura,» ha provocado un desarrollo exponencial de la agricultura de regadío intensiva e industrial, basada en agrotóxicos, y su consiguiente contaminación de las aguas», según afirman.

«El Tajo-Segura ha hecho un efecto llamada. Al ver que hay más agua se ha aumentado el regadío y se ha regado con el agua del trasvase y con los pozos, con agua desalada y con agua regenerada. Se ha regado a lo bestia», explica Julio Barea, doctor en Hidrogeología y responsable de la campaña de agua de Greenpeace.

Según recoge el informe a comienzos de los 80, inicio deel trasvase Tajo-Segura, la superficie agrícola en las proximidades del Mar Menor era 73% de secano y el regadío solo representaba el 12,8 %. A finales del primer decenio del siglo XXI, el regadío se situaba en un 50,24 % del que el 70%. Entre 1988 y 2009 el regadío pasó de unas 25.150 hectáreas a unas 60.700 hectáreas, lo que supone un aumento de cerca del 60%.

asi se contamina el mar menor

El exceso de agua y de riego han provocado el arrastre de nitratos y fosfatos al Mar Menor. Todo ello, procedente de los retornos de los regadíos intensivos e industriales asentados en los alrededores de la laguna. El agua que baja por las ramblas es sólo una pequeña parte del total de agua contaminada que termina en el Mar Menor.

Vertido cero, trasvase cero

Según la organización ecologista la solución ambiental de la laguna pasa por alcanzar un “vertido cero” cerrando el grifo del trasvase. «La solución pasa por reducir el volumen de agua aplicada al sistema y extraer la que ya hay en el acuífero, deprimiendo su nivel piezométrico para que el flujo subterráneo a la laguna sea prácticamente nulo. Y esto debe realizarse a través de los pozos existentes para poder dotar de una red muy amplia de extracción y que el agua pueda ser utilizada por los agricultores tradicionales de la zona», señalan desde la organización.

“No habrá vertido Cero a la laguna y por tanto no habrá solución al problema, sin establecer un trasvase Cero a la zona. Salvar la laguna pasa por salvar también a la agricultura tradicional de Murcia y de los pequeños agricultores de la zona”, concluye Barea.

Un desastre anunciado

Hace dos semanas El Independiente visitó el Mar Menor y presenció sobre el terreno la situación y todos los actores consultados anunciaban la catástrofe que se se confirmó al día siguiente de la publicación de nuestro artículo.

Vídeo de El Independiente grabado la semana anterior a la aparición de los peces muertos en la playa.