Coches cubiertos de polvo, cielos naranjas y ciudades envueltas en una nube de calima. La llegada de una lengua de polvo en suspensión, conocido como «calima», procedente del desierto del Sáhara está dejando algunas imágenes insólitas en España.