«Que va, todavía nada», señala Claudia al preguntarle si su progenitor Bertín ha podido zambullirse en Lo mejor de ti, una aventura en submarino hacia las profundidades de uno mismo. «En cuanto pudo me soltó una pullita, mi padre es muy gracioso para eso», añadía.

Claudia decidió adentrarse en el camino del coaching tras varias situaciones complejas que la vida le puso por delante. En lugar de quedarse parada en su dolor, decidió analizar y procesar lo que la estaba molestando por dentro. Lo mejor de ti es el colofón de su proceso de crecimiento personal, en el que la búsqueda de la felicidad se convierte en el tesoro más preciado.

Claudia Osborne con Lo mejor de ti. Carlos Ruiz.

El libro «surge a raíz de llevar un año ejerciendo de coach y darme cuenta de que todas las personas que acudían a mí tenían la autoestima baja», relata. «Lo mejor de ti pretende acompañarte a encontrar tu felicidad, la que viene de dentro y no depende de nadie».

Mucha gente ha empezado a ser consciente de su diálogo interno y se ha dado cuenta de que no es tan bueno

Su viaje de autoconocimiento lo traslada a las más de 180 páginas que ha escrito durante el confinamiento, algo que «ha sido terapéutico» y «un poco exorcismo», declara. «Hay cosas del libro con las que todavía me sigo emocionando cuando las leo. Es un proceso muy bonito, pero difícil».

Durante la época más dura de la pandemia, Claudia no solo dedicó tiempo a Lo mejor de ti, sino que comenzó a colaborar con una iniciativa «que prestaba ayuda a todos los sanitarios y personas que estaban en primera línea y necesitaban apoyo psicológico».

Asimismo, considera que el haber tenido que lidiar con nuestras emociones por obligación, ha creado «un despertar colectivo», explica. «Mucha gente ha empezado a ser consciente de su diálogo interno y se ha dado cuenta de que no es tan bueno».

La pandemia ha puesto freno al piloto automático rutinario y ha abierto la mente para dejar a un lado el «estigma en el acompañamiento psicológico», un síntoma del cambio social que se ha producido en este complejo año.

Claudia muestra en su Instagram el lanzamiento de su libro.

Convencida de sus métodos y de la ayuda que éstos pueden aportar a las personas, no sabe si le «interesaría convencer a los escépticos, porque al final el público del libro son personas que ya se han dado cuenta de que su propia felicidad depende de sí mismos».

«Hay miedo a descubrirse», afirma «porque cuando te acercas y quieres abrir la puerta da miedo». Sin embargo, una de cal y otra de arena, pues Claudia considera que «es importante contarle a la gente lo que existe al otro lado, se libera mucha emoción y hay mucha paz».

Hay miedo a descubrirse

Se autodenomina «muy brujilla», pues su Instagram lo completan rituales de luna y todo tipo de actividades esotéricas, pero su trabajo es «ponerse en los zapatos de los demás». Por ello, considera que la comunicación de nuestros políticos en esta era convulsa podría haber sido más cercana y humana. «¿Que se podría haber hecho mejor? Creo que sí, lo que pasa es que hay muchas cosas en juego, muchos miedos, inseguridades, y hay que salvaguardar posiciones», concluye.

Lo mejor de ti ha sido, sin duda, lo mejor de Claudia.