Alejandra Rubio se ha sentado en Enredados por María Teresa Campos y lo cierto es que los espectadores ya estaban ansiosos porque la que fuera la reina de las mañanas, entrevistase a su nieta, que está inmersa en la total actualidad de estos últimos meses. De nuevo, hemos visto la complicidad tan fuerte que hay entre abuela y nieta, y de nuevo nos han sorprendido las dos Campos hablando de temas con total naturalidad como la búsqueda de un novio para la veterana o la reconciliación con Álvaro Lobo de la colaboradora.

Nada más sentarse con su abuela, Alejandra le ha tirado una pullita en tono sarcástico: «Llevas ya muchos programitas y todavía no me has invitado», algo que María Teresa se ha tomado muy bien, y le ha dejado claro que ella siempre estará invitada a su programa en Youtube.

La que fuera presentadora de Telecinco le ha sacado el tema de sus estudios: «Yo siempre he pensado que tú ibas por el camino de la moda», y Alejandra Rubio le ha confesado que, «como sabes, siempre me ha gustado la moda y seguiré, vienen cositas buenas, ya te lo contaré otro día».

En cuanto al nuevo tinte de pelo de Alejandra, esta ha comentado que: «Fue un poco de casualidad, me lo iba a poner de mi color, pero al decolorarme el pelo se me quedó rojo, así que me lo voy a dejar así una temporada porque me gusta así».

En la conversación tan cómplice que han tenido abuela y nieta, las dos han utilizado el tono burlesco para hablar sobre una nueva posible pareja para Alejandra. Así se lo decía la periodista a su nieta: «¿Qué tipo de hombre me recomiendas, como eres una influencer?» a lo que ella le ha respondido: «Hombre, yo te veo muy bien así, pero si el día de mañana conoces a una persona que te guste, yo encantada».

En cuanto a qué espera Alejandra de la vida, la hija de Terelu se ha despojado y ha desvelado que: «Qué pregunta más complicada, pero principalmente paz, amor por supuesto, no creo en la felicidad plena, pero una vida feliz y éxito en lo que yo quiero. Que salgan bien mis proyectos».

No podía faltar el tema de la reconciliación con Álvaro Lobo, algo que le ha sacado su abuela y que ella misma le ha dicho: «Ahora estamos genial. Le he cambiado el color del pelo, se lo he puesto en azul verdoso, como turquesa». No cabe duda de que la relación entre abuela y nieta es de lo más exquisita posible y de que juntas forman el mejor tándem que puede existir.