Gente

Fabiola Martínez: "Hay veces que el amor no puede ser y cuando no puede ser, hay que aceptarlo"

La exmujer de Bertín Osborne, feliz con su soltería, confiesa la pereza que le da enamorarse de nuevo

Fabiola Martínez

Fabiola Martínez EP

Disfrutando de un inicio de curso que este año está siendo especialmente ilusionante por esta nueva etapa en su nuevo hogar, Fabiola Martínez no se ha perdido el estreno de la obra El Humor de mi vida de Paz Padilla, de la que salió muy bien acompañada por unos amigos. Sorprendida por la historia que la presentadora cuenta en su obra, la venezolana asegura que el amor es muy bonito, aunque hay veces que no puede ser y lo mejor que ese puede hacer es aceptarlo. Feliz con su soltería, la exmujer de Bertín Osborne confiesa la pereza que le da pensar en volver a enamorarse.

– CHANCE: Alguna lagrimilla.

– FABIOLA: Una cuantas, no he parado de llorar. Muchas de las cosas que dice uno las piensa, siempre, así que me ha movido muchas cosas.

– CH: Como estáis después de la noticia de Eugenia, que nadie se esperaba esta separación, un matrimonio tan sólido, con hijos.

– F: La verdad es que no he podido hablar con ella de nada de esto así que no puedo opinar, no sé nada, a todos nos ha pillado de sorpresa.

– CH: Un mensajito de ánimo imagino que habrá habido.

– F: Sí, claro, le he mandado un abrazo, yo estoy aquí para lo que necesiten.

– CH: Te dijo algo Bertín después de tu entrevista. Te dijo algo como vaya narices, pero en plan bien.

– F: Si, él me lo decía como diciendo vaya valiente eres de ponerte ahí porque Sálvame impone, pero yo tengo suerte porque sé que siempre me habéis tratado con mucho cariño y yo con mucho respeto a vosotros, se agradece.

– CH: Pero sigues sin querer ir a la boda de Claudia, no es el momento.

– F: Sigo diciendo lo mismo, ni es el lugar ni es el momento, ya no tiene sentido. Cada día me reafirmo más, todo tiene su momento y ella sabe que yo la quiero un montón, el no asistir no supone nada sentimentalmente. Es una decisión más de cabeza que de corazón.

– CH: Qué tal en la nueva casa.

– F: Muy bien, muy contenta, los niños también, ya han vuelto así que estamos encantados todos. Carlos alucina porque nunca había vivido en ciudad y se asoma y ve los edificios y me dice, mamá cuanto coche y cuanto edificio. Está emocionado, ahora tiene la rutina de bajar al perrito que tenemos y bueno, es otra manera, otra forma de hacer las cosas que siempre hemos vivido apartados, alejados de la ciudad* el día a día era diferente.

– CH: Les puede venir bien a ellos.

– F: Si, además están en una edad maravillosa, en breve empezará a decirme que queda con los amigos, que, si va al centro comercial, al cine y así va un poco calentando motores.

– CH: En menos de nada te presenta una novia. Los niños corren mucho.

– F: Ay Dios, es lo que hay, la vida es así.

– CH: Totalmente adaptada para Kike.

– F: Sí, Kike está feliz, cuando lo ponemos en la terraza y mira siempre está coche, mot, le encantan las motos. Ayer pasamos la primera noche todos juntos y hoy hemos estado viviendo mucho la casa, las rutinas y vamos a ver qué tal. Me imagino que echaremos de menos cosas, todo lo que dejas detrás siempre te da penita.

– CH: Con la otra casa que pasará. Estás ya fuera.

– F: Es del propietario, y tengo que decir que el pobre está teniendo una paciencia conmigo* sacar una casa tan grande, tantos años, han sido casi 10 años viviendo en esa casa, todavía me quedan cosas. He regalado, he vendido, he donado* ya no sé qué más hacer y todavía quedan cosas. Me voy organizando, él está siendo muy generoso dejándome que tenga cosas ahí.

– CH: Es muy pronto para abrirte al amor.

– F: Y estoy disfrutando ahora de mí, sabes la pereza que me da solo pensar que ahora que empiezo a disfrutar de mí, de no tener que compartir de ser un poco egoísta, de ver la serie que quiero, de acostarme a la hora que quiero, de salir si quiero o no* ahora estoy encantada de la vida. Me tengo que ir que voy con mi jefe.

– CH: Con Bertín la cosa muy bien.

– F: Muy bien, muy bien, amistosa y fenomenal. Él es un señor, súper generoso, nos queremos mucho de otra manera así que eso prevalece.

– CH: Cada día más claro que no hay vuelta atrás.

– F: Me ha sorprendido mucho lo que ha contado Paz, se ha casado cuatro veces con el mismo. Es muy bonito, el amor es muy bonito, pero hay veces que no puede ser. Cuando no puede ser, hay que aceptarlo.

Te puede interesar

Comentar ()