«Mario y yo hemos decidido poner fin a nuestra relación definitivamente. No quiero dar ninguna declaración más y agradezco a los amigos y medios de comunicación que nos ayuden en esta decisión». Así ha anunciado Isabel Preysler a ¡Hola! que ha terminado su relación con Mario Vargas Llosa.

Su noviazgo se hizo público en febrero de 2015 y, desde entonces, la relación entre el escritor del Premio Novel de Literatura e Isabel Preysler ha llenado portadas de revista.

Vargas Llosa se fue de casa a mediados de diciembre y no ha vuelto»

Tras casi ocho años de relación, según informa ¡Hola!, a mediados de diciembre, tras una escena de «celos infundados», Vargas Llosa salió de la casa de Isabel, en Puerta de Hierro, sin ninguna explicación, y se instaló en su piso cerca de la Puerta del Sol, en el centro de Madrid. Pero aún no ha vuelto.

Al parecer, no era la primera vez que Mario abandonaba la casa. Ya había sucedido en una ocasión antes por los mismos motivos, y como informa la revista, que esta actitud sea recurrente es lo que ha convencido a Isabel de que no merece la pena seguir apostando por la relación.

Tal y como desvelan, Preysler llevaría meses bastante disgustada y sin muchas salidas públicas aunque esta actitud ha pasado desapercibida porque el foco se encontraba en Tamara Falcó y su desamor. Ahora, aunque «triste», estaría segura de su decisión.