Gente

Tamara Falcó se entrega a la fe para ser madre: "Ojalá me quede embarazada"

Su tratamiento se llama naprotecnología, es totalmente natural, fijándose en detalles como las hormonas o intolerancias para aumentar la fertilidad, y lo usan las personas que tienen conflictos morales con otros métodos como la fecundación in vitro

Tamara Falcó en el desfile de Pedro del Hierro en la Fashion Week

Tamara Falcó en el desfile de Pedro del Hierro en la Fashion Week EUROPA PRESS

Tamara Falcó está deseando ser madre. Lo ha dicho una y otra vez, y después de que fuera fotografiada junto a Íñigo Onieva entrando en una clínica de fertilidad, todo el mundo habla de ello. Pero ella nunca lo ha ocultado, ya lo desveló después de su boda, donde explicó que empezó el proceso antes del enlace por recomendación de una amiga.

"Me están haciendo un seguimiento, se llama naprotecnología, y estoy súper contenta. Por ahora todo bien y como soy muy creyente, será lo que Dios quiera", ha asegurado Tamara Falcó ante los medios en el desfile de Pedro del Hierro en la Fashion Week. Este tratamiento es un proceso natural para favorecer la fertilidad para aquellas personas que tienen un conflicto moral con, por ejemplo, la fecundación in vitro.

Este proceso no quiere decir que tenga dificultades para quedarse embarazada, sino que empezó antes del enlace porque es un estudio natural. "Tarda mucho más tiempo. No es evidente", ha asegurado Tamara. Se trata de un estudio en el que se evalúan datos hormonales y detalles que normalmente pasan desapercibidos en otros casos. La idea es fijarse en intolerancias, cambios de alimentación u otras variables que pueden afectar a la calidad de los óvulos o del esperma en una pareja que intenta tener un bebé.

"Ya pensaré nombres"

"Me encantaría ser madre", ha explicado Tamara Falcó. Sin embargo, no quiere decir si quiere niño o niña porque si al final sale lo opuesto ese bebé estaría "traumatizado el resto de su vida". Y por supuesto, los periodistas le han preguntado si ya tiene nombres en la cabeza: "Ojalá primero me quede embarazada, después ya pensaré nombres".

Tamara Falcó e Iñigo Onieva en su fiesta de pedida
Tamara Falcó e Iñigo Onieva en su fiesta de pedida @tamarafalco

"En mi familia querían niño y mis hermanos estaban desesperados cuando yo nací y a la semana de tenerme en casa le dijeron mis padres oye, nos han llamado del hospital que la podéis cambiar. Pero ya me habían cogido cariño y se quedaron conmigo", ha bromeado Tamara. Se refiere a Julio José y Enrique, pero también a los hermanos mayores que tenía por parte de padre, Manuel o Xandra Falcó.

Su nueva casa

"Aún faltan cositas pero estamos en ello. Todavía no sabemos nada. Ya tenemos las llaves desde antes y, nada, faltan un par de cositas y ya", ha asegurado Tamara sobre su nuevo piso. Según se ha publicado, la colaboradora y su nuevo marido se mudarán pronto a un ático que se compró en 2020 y que ha estado en construcción y remodelación desde entonces.

Un ático que se encuentra a pocos metros de la mansión de su madre, Isabel Preysler, que ha vivido su primer verano de soltera "desde los 18 años" -según su hija- y que como asegura Tamara, "está encantada y está haciendo su plan, está a su ritmo. De hecho, ahora cuando le decimos oye, mami, que es tardísimo, dice no me agobiéis que por una vez que puedo decidir yo".

Tamara Falcó e Íñigo Onieva en su luna de miel
Tamara Falcó e Íñigo Onieva en su luna de miel @tamara_falco

Viuda en la primera semana

Por primera vez, Tamara ha revelado también algunos detalles de su luna de miel. Junto a Íñigo Onieva viajó a lugares tan exóticos y exclusivos como Sudáfrica o Bora Bora, donde su marido le empujó a hacer cosas a las que ella sola jamás se hubiese atrevido. Uno de esos planes fue nadar con tiburones: "Han sido unas vacaciones maravillosas. Me empuja a hacer cosas que yo no haría", ha desvelado.

"Ya había nadado con los tiburones, pero esta vez los he tenido mucho más cerca. La verdad es que esos de coral no hacen nada, son muy monos. Bueno, muy monos no porque tienen cara de tiburón, pero bien". "Yo por amor lo hago, pero cuando ya lo he hecho me alegro. No es lo típico que se me ocurriría de buenas a primeras", ha añadido entre risas.

Y aunque se atrevió a nadar con tiburones, no quiso hacer puenting con Íñigo. "Me negué a acompañarle porque fue como '¿cómo se te ocurre?' Me voy a quedar viuda en la primera semana", ha bromeado, revelando que ha vuelto de su viaje "feliz, contenta y muy relajada".

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar