El puente de una autopista se ha derrumbado en la ciudad de Génova, en el norte de Italia. Según un primer balance, el accidente habría provocado «decenas de muertos». Al menos 37 víctimas mortales, entre ellas un niño de nueve años, 16 heridos y 10 desaparecidos, eran los datos provisionales del trágico balance de Protección Civil, citados por Il Corriere della Sera.   

La Policía italiana informó de que debajo de los escombros se encontrarían «decenas de cuerpos y vehículos». El desplome se ha producido esta mañana a las 12 horas durante un fuerte temporal. «Es un infierno», señalaban los bomberos destacados en la zona de la tragedia. 

Treinta y cinco vehículos y tres camiones cayeron al vacío desde una altura de unos 45 metros. Uno los vehículos pesados se quedó justo al borde del puente, en el punto justo donde se desmoronó.

«Oh, Dios mío, el puente se viene abajo», gritó un conductor de autobús que contempló la escena del derrumbe en directo. Apenas se creía lo que estaba observando, según cita el Corriere della Sera.

Un camionero, que cayó unos 45 metros pero logró sobrevivir, reconocía que su suerte había sido milagrosa. «El ruido era tremendo. De repente, vi que me precipitaba al vacío. Pero estoy vivo», confesaba a este diario italiano. Los equipos de rescate lograron salvar a cuatro personas.

El puente, llamado Morandi por el ingeniero que lo construyó, fue levantado en los años 60, exactamente hace 51 años. En los años 80 y 90 se realizaron importantes trabajos de mantenimiento. Es un puente atirantado, cuyo diseño ha sido muy criticado desde su inauguración.

Las primeras hipótesis hablan de un fallo en la estructura. El ingeniero Antonio Brencich, profesor en la Universidad de Génova, ya señaló en 2016 que el puente era «un fracaso de ingeniería» y abogaba por su sustitución. «El coste del mantenimiento es superior al de una nueva construcción», señalaba, según ha publicado el Corriere.

El puente Morandi de Génova, en detalle.

El puente Morandi de Génova, en detalle. EFE

Quedaron destrozados más de 100 metros del puente y unos 35 vehículos, además de tres camiones, cayeron y quedaron entre los escombros. El puente, de más de 1.100 km de longitud, se ha derrumbado sobre un barrio densamente poblado en la periferia de Génova, en el norte de Italia.

La altura máxima del puente es de 90 metros pero la carretera de dos carriles se sitúa a 45 metros. Conecta la ciudad con el puerto comercial y el embarque del ferry

Más de 200 bomberos y decenas de ambulancias han acudido en el lugar del accidente. Testigos presenciales hablan de «decenas de  víctimas». Los equipos de rescate han encontrado personas entre los escombros pero se desconoce el número de heridos o fallecidos. Algunos vehículos se han quedado al borde de caer al vacío.

Gran parte de los escombros han caído en el río Polvera, que atraviesa el barrio de Sampierdarena, en Génova. La autopista A10 que une la ciudad de Génova con Milán ha sido clausurada.

El ministro italiano de Transporte, Danilo Toninelli, ha afirmado en Twitter que sigue el caso «con la máxima preocupación» y ha anticipado que puede ser «una inmensa tragedia». Toninelli, que ha dicho estar en «estrecho contacto» con el servicio de autopistas, ha confirmado que viajará a la zona junto a su número dos, Edoardo Rixi.

«Estamos siguiendo minuto a minuto la situación sobre la caída del puente en Génova», ha publicado en Twitter el ministro del Interior, Matteo Salvini, que ha agradecido a los 200 bomberos y al resto de los «héroes» que trabajan en la zona «para salvar vidas».

Los españoles que se encuentren en Génova o sus familias tienen varios teléfonos consulares a su disposición, según ha informado en la red social la embajada española en Italia.