Trump y Maduro están al habla, a través de representantes de sus gobiernos. El presidente de Estados Unidos y el líder chavista Nicolás Maduro han confirmado los contactos. Lo que no han especificado es quiénes los llevan a cabo, aunque los dos aseguran que se trata de personas muy relevantes. Sin embargo, cada uno explica estos acercamientos a su manera: Trump quiere salvar a Venezuela del socialismo, mientras Maduro dice que pretende que el presidente de EEUU entienda lo que pasa de verdad y no le cuentan sus acólitos antichavistas.

Primero ha sido Trump, quien en rueda de prensa en el despacho Oval, dijo el martes: «Estamos en contacto. Estamos hablando con varios representantes de Venezuela. Estamos ayudando a Venezuela tanto como podemos. Nos estamos quedando fuera pero ayudando. Necesita mucha ayuda. Es una contribución a algo malo que ocurre, el socialismo… Era uno de los países más ricos hace 15 años con grandes recursos y ahora es uno de los más pobres. Es muy triste lo que está pasando».

Dejó claro que las conversaciones las llevan a cabo funcionarios de un nivel muy algo, pero no quiso decir los nombres, según la CNN.

Nicolás Maduro, al frente del régimen chavista, también ha confirmado que hay contactos con representantes del gobierno de Trump «desde hace meses bajo mi autorización expresa y directa». Según Maduro, «hay varios contactos, varias vías». El fin es «buscar regular este conflicto, para buscar un proceso de regularización del conflicto con el imperio norteamericano».

«He buscado la forma de que el presidente Donald Trump escuche a Venezuela de verdad y con respeto escuche la verdad de la Revolución Bolivariana del siglo XXI y logre entender la verdad que le tapan sus funcionarios y colaboradores. Le venden una Venezuela de mentiras y sobre esa base conspiran, amenazan, agreden, sancionan».

La agencia estadounidense Associated Press había asegurado que el propio número dos del régimen chavista, Diosdado Cabello, se había reunido con un contacto cercano al presidente Trump. Cabello lo desmintió. «El imperio es muy arrogante y cree que nos van a dividir con chismes», dijo el presidente de la Asamblea Constituyente sobre este supuesto acercamiento a la Casa Blanca.

El presidente de EEUU, Donald Trump, fue el primer mandatario mundial que reconoció como presidente encargado a Juan Guaidó, nada más proclamarse así ante un cabildo popular el pasado 23 de enero. Otras 60 naciones han apoyado a Guaidó, entre ellas toda la Unión Europea, y han exigido que el régimen chavista convoque elecciones presidenciales, ya que las celebradas en mayo de 2018, en las que fue reelegido Maduro, no se atuvieron a unos mínimos democráticos.

Después de meses rechazando las negociaciones, la oposición se sentó a la mesa de diálogo con el régimen chavista en mayo en Oslo, por mediación de Noruega. Siguieron en Barbados. Sin embargo, Maduro anunció el 8 de agosto que iba a suspender de momento su participación por el endurecimiento de las sanciones que anunció el presidente Trump, que amenaza directamente su financiación. EEUU congeló todas los activos del régimen en su territorio. Trump incluso advirtió a China y Rusia de las consecuencias de seguir negociando con Maduro.

Estados Unidos ha explorado mil y una fórmulas para que Maduro deje el poder. Incluso han ofrecido una amnistía amplia a todo aquel que se ponga del lado de la transición democrática.

Todos negocian con todos

El Gobierno de Trump alterna estos contactos, la zanahoria, con el palo, sanciones implacables. Tras el último decreto firmado por el presidente de EEUU sobre la congelación de activos del régimen, comerciar con Venezuela está sancionado. El asesor de Trump, John Bolton, lo dejó claro: o se negocia con EEUU, o con Venezuela.

También Bolton es quien ha dejado claro cómo «los únicos elementos discutidos por aquellos que están llegando a espaldas de Maduro son su marcha elecciones libres y justas». Y remarca: «Maduro debe irse». Es decir, insinúa que hay negociaciones que se llevan a cabo «a espaldas» de Maduro. Y por ello el líder chavista ha insistido en su comparecencia en remarcar que había contactos bajo su autorización «expresa y directa».

En el editorial del portal venezolano Analitica, se plantean quién está negociando en Venezuela. «La realidad nos está señalando que lo están haciendo prácticamente todos. Por un lado, está el mecanismo formal promovido por el gobierno de Noruega, pero al mismo tiempo y a diferentes niveles están ocurriendo negociaciones o conversaciones entre EEUU y Ruisa, Eujropa y EEUU, el Grupo de LIma y China, Canadá y Cuba, EEUU y China, China y Europa, y al final todos ellos coordinando, paso a paso, sus posiciones para alcanzar un mínimo común denominador que cubra los diferentes intereses que cada país puede tener en una pronta solución satisfactoria a la crisis venezolana».

También añade el artículo que «algunos jerarcas estarían conversando con el Imperio tal vez para buscar una salida personal a resolver su situación». Concluye este medio venezolano: «Nos guste o no ese es el camino que, los que tienen el poder de decisión tanto a nivel mundial como local, han escogido».

La economía venezolana está en caída libre. Es el país con la mayor inflación del mundo. Unos cuatro millones de personas han salido de Venezuela desde que Maduro llegó al poder.