Venezuela ha pasado a ingresar la lista negra de países sobre los que Estados Unidos ha decretado una congelación de todos sus activos junto con Cuba, Irán, y Corea del Norte. El presidente, Donald Trump, ha impuesto un bloqueo total a las propiedades del gobierno de facto de Nicolás Maduro en Estados Unidos. Esta orden ejecutiva tiene como objetivo aumentar la presión para que Nicolás Maduro deje el poder.

La medida afecta a «todos los bienes e intereses propiedad del gobierno de Venezuela en Estados Unidos». Estos activos están desde ahora «bloqueados, y no pueden ser transferidos, pagados, exportados, retirados o manejados».

También se prohíben las transacciones con las autoridades venezolanas con activos bloqueados. Esta medida va más allá de las sanciones contra dirigentes del régimen y contra la petrolera estatal PDVSA.

En una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, el presidente explica su decisión. Es necesario bloquear las propiedades del gobierno de Venezuela debido a la continuación de la usurpación del poder por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro», señala Trump.

Denuncia el presidente de EEUU los continuados abusos contra los derechos humanos del régimen de Maduro, así como el acoso continuo al presidente encargado Juan Guaidó y sus partidarios. En el informe de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, hecho público este verano y bajo la supervisión de Michelle Bachelet, se da cuenta de la dramática situación que sufren los venezolanos y la persecución y abusos que sufren quienes se oponen al régimen de Maduro.

Estados Unidos fue el primer país que reconoció como presidente encargado de Venezuela a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, el pasado 23 de enero. Después dieron este paso unos 60 países del mundo, entre ellos toda la Unión Europea.

España fue el primer país de la UE en anunciar esta medida, encaminada a favorecer la convocatoria de elecciones presidenciales libres. Maduro se proclamó ganador de las elecciones celebradas en mayo de 2018, a pesar de las denuncias de la oposición de la falta de condiciones para que la convocatoria se realizara en equidad de condiciones para todos los actores políticos.

El bloqueo impide a empresas de EEUU comerciar con Venezuela y abre la vía a sancionar a aquellas compañías extranjeras que lo hagan. Rusia y China mantienen intensas relaciones comerciales con Venezuela.

El presidente encargado, Juan Guaidó explica en la red social Twitter que como consecuencia de este embargo «toda persona que negocie con el régimen de Maduro está colaborando con una dictadura y será objeto de sanciones». Aclaró que la excepción es todo lo que concierna a ayuda humanitaria.

En Lima, se celebra este martes la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, a la que asisten representantes de 60 países. El asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, ha declarado desde Lima: «Maduro tiene los días contados». Bolton añadió que lo único que negociarían con Maduro es su salida del país. Rechazó cualquier convocatoria electoral mientras el sucesor de Chávez siga en Miraflores.

El canciller del régimen de Maduro, Jorge Arreaza, ha denunciado en Twitter esta orden ejecutiva de Estados Unidos debido a que pretende «formalizar el criminal bloqueo económico, financiero y comercial contra los venezolanos, y cuyo objetivo es el de forzar un cambio de gobierno inconstitucional» en el país.

Después de más de seis meses desde aquel 23 de enero, Maduro sigue enrocado en el poder, a pesar del aislamiento internacional y de las continuadas protestas populares.  Trump llegó a decir que «todas las opciones» contra Maduro estaban sobre la mesa, en alusión a una posible intervención militar, pero la vía ahora es la asfixia económica.

El FMI estima que la inflación estará en torno al 1.000.000% y el crecimiento se va a contraer en 2019 un 35%, debido especialmente por el descenso de la producción petrolífera, poco más de medio millónd de barriles. Unos cuatro millones de venezolanos han tenido que dejar su país desde que Maduro llegó al poder. Y la sangría irá a más.