Política

Pedro Sánchez reconoce a Guaidó como presidente legítimo para que convoque elecciones

logo
Pedro Sánchez reconoce a Guaidó como presidente legítimo para que convoque elecciones
Pedro Sánchez hace balance del año.

Pedro Sánchez hace balance del año en rueda de prensa en Moncloa. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido este lunes en el Palacio de La Moncloa para hacer explícito su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. Este domingo había concluido el ultimátum de una semana concedido a Nicolás Maduro para que convocase elecciones presidenciales. Un plazo ignorado por el dirigente chavista, que durante todo este tiempo ha rechazado la «injerencia» de Europa y de los Estados Unidos.

El reconocimiento de Sánchez ha llegado apenas una hora después de que el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, asegurase en una emisora local que Guaidó tiene «el derecho y la legitimidad» para organizar elecciones en Venezuela. Una posición que ha refrendado posteriormente en redes sociales Emmanuel Macron. Minutos después han llegado también los reconocimientos del Reino Unido, Alemania y el resto de gobiernos de la Unión Europea.

«La posición común ha sido consensuada a iniciativa del Gobierno de España», ha recalcado Sánchez, que ha asegurado que España «va a estar a la altura» que se le requiere en la crisis de Venezuela. «El horizonte es el de convocar unas elecciones en el menor plazo posible. Es el pueblo de Venezuela quien tiene que decidir su futuro», ha marcado Sánchez como objetivo.

«Democracia plena significa primacía de los derechos humanos, pluralismo político, que no haya presos políticos en Venezuela y unas elecciones libres, transparentes y con todas las garantías. Y en ese camino, que España conoce por su propia historia, el Gobierno quiere hacer constar nuestra voluntad de avanzar con decisión junto al pueblo venezolano. Estamos y siempre estaremos a su lado», ha cerrado Sánchez su intervención.

La comunidad internacional continúa poniendo presión sobre Nicolás Maduro, que este fin de semana ha vuelto a enfrentarse a masivas movilizaciones en las calles del país, en las que se ha reclamado de forma mayoritaria el «cese de la usurpación» y la transición que defiende Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional democráticamente elegida en el año 2015.

Durante las manifestaciones del fin de semana, que se desarrollaron en todas las principales ciudades del país, se produjeron escenas como las de Barquisimeto, donde la Policía Nacional decidió retirar a sus hombres para no «reprimir al pueblo». Los agentes abandonaron la concentración mientras se abrazaban con los manifestantes, envueltos en banderas de Venezuela. Horas antes, un general de la Fuerza Aérea venezolana había publicado un vídeo en el que se declaraba leal a Juan Guaidó y aseguraba que Maduro contaba con «dos aviones preparados» en el caso de que tuviera que huir del país.

Sin embargo, Maduro continúa tratando de asegurar la lealtad militar ante la delicada posición que le sustenta. Durante la última semana ha hecho una visita diaria a los cuarteles del ejército y ha repetido continuamente el lema: «Leales siempre, traidores nunca». De hecho este domingo, durante la entrevista concedida a Jordi Évole en La Sexta, no dudaba en alimentar el discurso guerracivilista: «El pueblo ya se está armando».

En los próximos días será decisiva la posición del Ejército cuando los Estados Unidos envíen a Venezuela sus primeros lotes de ayuda humanitaria, que corresponderá gestionar al gobierno reconocido de Juan Guaidó. Las Fuerzas Armadas, por orden de Maduro, podrían impedir en las fronteras la entrada de esta ayuda en el país. Sánchez, durante su comparecencia de este lunes en Moncloa, ha confirmado que España y Europa también se unirán a estos envíos de ayuda.

Los Estados Unidos siguen manteniendo una línea retórica más dura contra Maduro y sus colaboradores. El viernes, el asesor de Seguridad de Donald Trump, John Bolton, aconsejó a Maduro que se retire en alguna playa si no quiere acabar «en otra playa como Guantánamo». En las últimas horas, la Casa Blanca ha insistido en que todas las opciones están sobre la mesa con respecto a Venezuela, sin descartar completamente la posibilidad de una acción militar.