Maduro en su quintaesencia. Duerme bien y reza mucho.  A punto de expirar el plazo dado por los países de la Unión Europea a Nicolás Maduro para que convoque elecciones presidenciales, el líder chavista rechaza “ultimátums de nadie”. En una entrevista exclusiva con Jordi Évole emitida este domingo en La Sexta, Maduro se dirige al presidente del Gobierno español, a quien dice: «Sánchez, por las malas nunca aceptaremos nada, te hundirás tú».

Évole insiste repetidas veces a Maduro si se ha planteado convocar elecciones y el delfín de Chávez le contesta que la UE no tiene que dictar normas políticas a otro país. Añade que “lo que necesita Venezuela es una renovación del Parlamento”.

La Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora y aún con dos años de mandato, es el único órgano que escapa del control chavista y por ello fue declarada en desacato en 2016.

“Es como si yo le dijera a la Unión Europea: ‘Le doy siete días para reconocer a la república de Cataluña, o si no, vamos a tomar medidas’ La política internacional no puede basarse en ultimátums”, subraya Maduro, en el Palacio de Miraflores de Caracas. Asimismo, recuerda a la UE, que «va a cometer el mismo error que cometieron en Libia». Y alude a lo que viene luego: terrorismo, inmigración…

El 23 de enero, Juan Guaidó, al frente de la Asamblea Nacional, asumió como presidente “encargado” de Venezuela, tras denunciar la “usurpación” de Maduro, que se hizo con la victoria el 20 de mayo en unas elecciones que gran parte de la comunidad internacional considera fraudulentas. Para Maduro, la jura de Guaidó fue «un golpe de Estado, una payasada».

Yo he sido electo y reelecto por votos populares. Sánchez no ha sido electo por nadie», dice Nicolás Maduro

España va a reconocer el lunes a Juan Guaidó como presidente interino. Contra el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, carga Maduro con gran virulencia: «Es un farsante, no ha sido electo por nadie. Yo he sido electo y reelecto por votos populares. Hemos ganado 23 elecciones en 20 años de 25. Pedro Sánchez debería ser el que convoque elecciones para que el pueblo español elija quién es su presidente”. Agrega: “Creo que le va a ir muy mal en las elecciones que convoque”.

Según Maduro explica a Évole, “Pedro Sánchez no tiene moral para pararse como un patiquín ahí, un muñequito de tortas, a darle lecciones a Venezuela. Hace tiempo que desde Madrid no recibimos lecciones ni acatamos órdenes. Pedro Sánchez, para que lo sepas. Hay vergüenza, hay dignidad».

Sánchez, ojalá no te manches las manos de sangre junto a Trump en la crisis venezolana», afirma el líder chavista

Y advierte al jefe del Gobierno español: “Te va a ir peor que Aznar cuando se metió en Irak. Ojalá no te manches las manos de sangre junto a Trump en la crisis venezolana. Ojalá”.

También habla Maduro sobre el Partido Popular y Ciudadanos, muy críticos con el régimen chavista y con Sánchez, a quien reprochan incluso haberle dado el ultimátum de ocho días para que acepte convocar elecciones. «Es un show de una derecha que nos desprecia mucho. Lo llevan en la sangre. Es un desprecio que viene de su visión neocolonial».

Y al distanciamiento de Pablo Iglesias, líder de Podemos, replica: «Debería ocuparse más de unir a su partido y no dejarse presionar. Creen que ganan puntos hablando mal de Venezuela y es al revés». Una y otra vez Maduro se identifica con Venezuela. Si le critican a él, critican a Venezuela.

Al finalizar la entrevista, el líder chavista vuelve a dirigirse a Sánchez: “Por las malas nunca aceptaremos nada. Nosotros somos, como dice Rodríguez Zapatero, como los vietnamitas, luchamos hasta con las uñas (…) Por las malas nunca aceptamos nada, que lo sepas. Que lo sepa Pedro Sánchez. Por las malas te hundirás tú. Venezuela, por las malas, no da un paso en ninguna dirección. Que lo sepa el mundo”.

Los errores de Trump

Évole le pregunta qué haría si tuviera delante a Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Replica el líder chavista: “¡Para! ¡Para, Donald Trump! ¡Estás cometiendo errores que van a mancharte de sangre las manos! ¡Para!

Según el delfín de Chávez, “ellos al final quieren volver a un siglo XX de golpes de Estado militares, de gobiernos títere, subordinados a sus mandos y de saqueo de nuestros recursos naturales y eso es inviable. El siglo XXI está avanzando. América Latina y el Caribe no pueden volver a ser el patio trasero de Estados Unidos”.

El papel de los militares

Sobre sus continuas visitas a cuarteles en los últimos días, Évole le pregunta si dedica ahora más tiempo a convencer al pueblo o a los uniformados. “Yo no dedico tiempos para permanecer en el poder. Dedico tiempo a cumplir mis deberes”.

Justifica su gran atención a los preparativos de maniobras con la acusación de que se ha preparado un golpe contra él: «La derecha venezolana, con el aval de EEUU y la derecha europea, ha hecho un llamado a un golpe de Estado militar, como si fuera normal, a una insurrección militar. Y yo me he ido a los cuarteles a recibir el juramento de lealtad».

Temor a una guerra civil

Dado que Maduro no parece dispuesto a ceder, y tampoco la oposición que según las concentraciones recientes se apoya en la mayoría de la población y en gran parte de la comunidad exterior, el temor a una guerra civil lleva al periodista de La Sexta a plantearle si se plantea esta posibilidad.

A juicio del líder chavista, «todo depende del nivel de locura y de agresividad del imperio del Norte y de sus aliados de Occidente. Nosotros simplemente vivimos en nuestro país y pedimos que nadie intervenga en los asuntos internos. Y nos preparamos para defender a nuestro país»

Maduro ha anunciado la creación de 50.000 unidades populares de defensa, civiles con instrucción militar y acceso a las armas del ejército bolivariano, es decir, parecería que se dispone a “armar al pueblo”.

La opción militar está sobre la mesa de Trump. ¿Qué debe hacer un país? ¿Rendirse?», dice Maduro

«El pueblo se está armando ya. En caso de un conflicto local, regional o nacional, el pueblo sabe a dónde ir. Sabe qué hacer. Sabe cómo defender. Se llama la guerra de todo el pueblo… La opción militar está sobre la mesa de Donald Trump. ¿Qué debe hacer un país? ¿Rendirse? Si quieres la paz, dice un adagio, prepárate para la guerra. A mí me gusta decirlo de otra forma: Si quieres la paz, prepárate para defenderla”, señala Maduro y agrega: “Nosotros no vamos a entregar Venezuela”.

Ante el periodista de La Sexta Maduro se muestra proclive a hablar con «el diputado Guaidó», como llama al presidente «encargado», aunque muestra sus dudas sobre el poder real que tiene.

Deje de hacer daño a Venezuela… La política no es un juego de muchachos», le indica a Juan Guaidó

«Detrás de él estás los que tienen el poder», dice. Si le tuviera delante, Maduro, con tono paternal, le diría que piense lo que está haciendo y deje de hacer daño al país, que no se deje utilizar por potencias extranjeras y caciques locales». La política, agrega el líder chavista, «no es un juego de muchachos». Guaidó tiene 35 años.

Asegura el inquilino de Miraflores que su país padece “una guerra económica”, de ahí la hiperinflación. Es, según su versión, una guerra externa e interna. Destaca asimismo: “También hay que decir que tenemos protección social, un desempleo por debajo del 6%..”.

Sobre el éxodo de venezolanos, que la ONU cifra en 3,5 millones, más del 10% de la población, el líder chavista estima que se han ido entre 600.000 y 800.000 venezolanos. “Mucha gente se ha ido engañada. O con una esperanza… Se fueron con una falsa visión o con desesperación”.

Le pregunta Jordi Evole si se siente “contra las cuerdas”. Y Maduro da a entender que se guarda ases en la manga y compara a Venezuela con David en su lucha contra Goliat.

«Nuestros oponentes son poderosos y dan golpes sucios. Es como David contra Goliat, nosotros tenemos nuestros secretos también. Y tenemos nuestra honda». Pero deja claro: “Los bolivarianos no nos rendimos”.