En el vigésimo aniversario de la primera toma de posesión de Hugo Chávez, su sucesor, Nicolás Maduro, ha congregado a miles de fieles en la Avenida Bolívar de Caracas. El líder chavista ha intentado contraprogramar a la oposición que ha congregado a cientos de miles de venezolanos en todo el país para pedir elecciones libres y transparentes. “¿Nos convertimos en colonia gringa?”, ha preguntado a la multitud.

En una maniobra que suena a burla, Maduro ha instado a celebrar elecciones legislativas este año. Es decir, acepta que se anticipe dos años la renovación de la Asamblea Nacional, el único órgano legítimo de Venezuela, de mayoría opositora.

“Vamos a hacer una consulta nacional en cabildos bolivarianos para consultar al pueblo, me parece extraordinaria, democrática, libre y podemos hacerla consensuada en una mesa de diálogo”, ha señalado como si este planteamiento tuviera lago que ver con lo que demanda más del 80% de los venezolanos.

En Venezuela hay un solo presidente elegido por el voto popular y es este muchacho, Nicolás Maduro Moros”, señala el líder chavista

La oposción, y gran parte de la comunidad internacional está en las calles para exigir elecciones presidenciales, ya que Maduro fue reelegido en mayo pasado en unos comicios considerados fraudulentos por haber sido convocados por la Asamblea Constituyente y no ofrecer garantías a la disidencia.

Maduro ganó entoncees, pero la abstención fue la mayor de la historia de Venezuela, un 54%. “En Venezuela hay un solo presidente elegido por el voto popular y ese presidente es este muchacho, Nicolás Maduro Moros, ésa es la verdad”.

Ante sus seguidores, vestidos de rojo, Maduro se ha dirigido a la oposición, que reclama que deje el poder: “Si ustedes quieren,  nosotros queremos”, en referencia a la celebración de elecciones parlamentarias. Ha encomendado organizarlas a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente, según informa Telesur. El oficalismo considera que la Asamblea Nacional está en desacato desde 2016.

Es la primera vez que Maduro comparece ante sus seguidores en un  mitin concurrido desde el atentado fallido de agosto pasado. “Dejen de llamar a la guerra, dejen de llamar a la intervención militar, dejen de apoyar un golpe de Estado que ya fracasó. Fracasó y no se dan cuenta. Aquí está gobernando la Revolución, y vamos a seguir gobernando”, ha dicho el delfín de Chávez.

Llamamiento a los milicianos

A los militares, les ha llamado a la unión, y les ha señalado: “Si quieres la paz, prepárate para defenderla”. Ha recordado que entre el 10 y el 15 de febrero se realizan las maniobras más importantes en la Historia del país, por el bicentenario de Angostura. Ha llamado a los milicianos a incorporarse a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o a la Guardia Nacional Bolivariana. Ya hay dos millones de milicianos.

“Somos un pueblo pacifista pero somos un pueblo guerrero. Somos guerreros de la paz”, ha declarado. “Pido al pueblo estadounidense que detengan a Trump… No queremos un nuevo Vietnam”.

En redes, el periodista Gabriel Bastidas ofrecía una panorámica de la Avenida Bolívar, concurrida, pero sin comparación posible con la movilización opositora en todo el país y en el exterior.

Su llamamiento coincide con el primer anuncio de un general de aviación de su rechazo al dictador y su lealtad a Juan Guaidó como presidente “encargado” de Venezuela. El general Yáñez ha asegurado que el 90% de las Fuerzas Armadas esta´con el pueblo. “No repriman más”, dijo este responsable de Planificación. A su vez, ha indicado que dos aviones están preparados para cuando Maduro se marche del país.

Maduro ha vuelto a hacer un llamamiento al diálogo, pero un diálogo apoyado por México, Uruguay y Bolivia. Hasta ahora Maduro ha utilizado el diálogo para ganar tiempo sin aceptar unas condiciones mínimas. Precisamente esa estrategia acabó dividiendo a la disidencia, que salió esquilmada de las conversaciones de Santo Domingo.

A la oposición le ha indicado:  “El día que quieran, donde quieran, como quieran, estoy listo para hablar y para facilitar el camino del encuentro nacional, para respetar esta Constitución entre todo y para poner una agenda nacional de prioridades”.

Me da vergüenza ver cómo este grupo golpista actúa a las órdenes de Trump”, señala Maduro

Ha denunciado que la oposición ha dado un “golpe de Estado”, ya que, a su juicio, la jura de Guaidó fue una autoproclamación. Maduro reivindica que las elecciones presidenciales de mayo fueron libres y transparentes y que como presidente acaba de iniciar su segundo mandato.

Según Maduro, Estados Unidos está detrás del “golpe de Estado”. Maduro ha clamado: “Me da vergúenza como este grupo golpista obedece a las órdenes de Trump”.

Maduro ha concluido con alusiones a Hugo Chávez. “Hemos de recordarlo cada día, en cada batalla que damos, no es fácil, quién dijo que iba a serlo”.  La marcha opositora ha terminado con el juramento del pueblo, que se ha comprometido a seguir en las calles hasta que acabe “la usurpación”. Maduro a su vez ha instado a sus fieles a jurar “por la defensa de la patria bolivariana”.