Estados Unidos | Internacional

Trump ignora el impeachment y acude a Davos como gran líder mundial

El Senado empieza este martes las alegaciones del juicio político, mientras el presidente de EEUU acude a la cumbre

Trump Davos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de emprender viaje a Davos, Suiza. EFE

Por tercera vez en la Historia un presidente de Estados Unidos afronta un impeachment (juicio político). Antes que Trump pasaron por este proceso Bill Clinton y Andrew Johnson y en ningún caso se procedió a la destitución. Nixon renunció antes. El Senado comienza las alegaciones este martes en Washington al tiempo que Donald Trump se presentará ante la comunidad financiera y política internacional en el Foro Económico de Davos. Trump ignora así el proceso impulsado por los congresistas demócratas en pleno año electoral.

Trump, que el año pasado no asistió a la cumbre de Davos, quiere celebrar ante las élites mundiales su recién alcanzado acuerdo comercial con China. Así intentará restar atención al arranque del juicio político y confirmarse como líder de la mayor potencia global.

Insistirá en el éxito de su «América primero», el nacionalismo económico que pretende seguir impulsando si vence el próximo 3 de noviembre. Davos es la gran cita anual de la economía y la política global. A esta cumbre celebrada en la localidad suiza acuden los principales mandatarios del planeta.

Estarán en Davos la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron. Esta vez faltará Xi Jinping, el líder chino, que acaparó los focos en 2017 como gran defensor de la globalización frente al nacionalismo trumpiano.

La activista Greta Thunberg explicará a los líderes mundiales la importancia de la lucha contra el cambio climático. Es el gran tema en la agenda de esta edición.

También irán el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y acaba de confirmarse que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, estará en el enclave alpino el jueves. No se descarta que Guaidó y Trump celebren allí su primer encuentro, lo que sería un gran espaldarazo al presidente encargado de Venezuela, justo cuando se cumple un año de su proclamación en asamblea popular.

Abogados de Trump al ataque

Pero este martes en Washington Trump será el protagonista ausente. En la víspera de la sesión inaugural en el Senado, el equipo jurídico del presidente ha presentado un informe de 110 páginas en el que destacan que Trump «no hizo nada incorrecto» cuando mantuvo una conversación con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky. Han calificado como «endebles» las acusaciones. Incluso han ido más allá: «Es una perversión peligrosa de la Constitución».

«Los demócratas en el Congreso están dispuestos a encontrar una vía para corromper el extraordinario poder del impeachment para usarlo como una herramienta política con el fin de cuestionar el resultado de las elecciones de 2016 e interferir en las elecciones de 2020″, destacan los abogados del presidente.

El Senado debería rechazar la acusación y absolver de inmediato al presidente… Ni siquiera debería empezar el proceso», dicen los abogados de Trump

A su juicio, «el Senado debería rechazar la acusación y absolver de inmediato al presidente… Vamos a demostrar que los cargos son claramente infundados, por lo que ni siquiera debería empezar el proceso. Deberían desestimarse los cargos desde el principio». Consideran que el impeachment es una farsa de los demócratas.

El fin de semana se han conocido los nombres de tres incorporaciones estelares al equipo jurídico del presidente Trump. Son Kenneth Starr y Robert Ray, antiguos fiscales que investigaron al ex presidente Bill Clinton en el proceso de impeachment entre 1998 y 1999.

También se ha incorporado Alan Dershowitz, quien junto a Starr ha defendido a OJ Simpson y Jeffrey Epstein. Los tres se suman al equipo del abogado general de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y uno de los letrados personales de Trump, Jay Sekulow.

Es curioso el papel que el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, ha desempeñado en la trama ucraniana, sobre la que se sustenta el impeachment. Ha sido Giuliani quien ha actuado de intermediario a la hora de establecer contactos con los dirigentes ucranianos, a quienes Trump pedía investigar los negocios de un hijo de quien puede ser su rival demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden.

Los demócratas que han avalado el impeachment sostienen que Trump pretendía que el presidente ucraniano impulsara esta investigación a cambio de desbloquear la ayuda militar ya aprobada en el Congreso a Kiev.

El Senado tiene la palabra

Desde este martes el Senado de Estados Unidos se convierte en un tribunal. El presidente del Tribunal Supremo, el juez John Roberts, estará al frente. Los 100 senadores ejercen de jurados.

Siete congresistas demócratas se encargarán de fundamentar la acusación. El jueves pasado procedieron a leer los cargos contra Trump, los artículos del impeachment, abuso de poder y obstrucción al Congreso. Tanto el juez Roberts como los cien senadores han prometido ser imparciales.

Antes de llegar al Senado, el proceso ha arrancado en la Cámara de Representantes, que en la actualidad cuenta con mayoría demócrata. La presidente de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, justificó este paso porque «nadie está por encima de la ley». La Cámara de Representantes aprobó por mayoría que el Senado afronte el juicio político a Trump por

Hay 53 senadores republicanos, 43 demócratas y dos independientes. Para que el juicio político derive en la destitución del presidente tendrían que votar a favor dos tercios del Senado, lo que a día de hoy es improbable. Los republicanos siguen respaldando a Trump sin fisuras. Consideran que es un caballo ganador con vistas a las elecciones presidenciales y no quieren asumir riesgos.

Los demócratas afrontan ahora el proceso de elección del candidato a disputar la Presidencia a Trump. El arranque será el caucus de Iowa el 3 de febrero. Los senadores demócratas aspirantes, como Bernie Sanders o Elizabeth Warren, verán recortadas sus posibilidades de hacer mítines porque han de estar presentes en el Senado de lunes a sábado.

Por un lado, el impeachment recuerda cómo Trump es un presidente sui generis, que conversa con los líderes de otras naciones como lo haría John Wayne en un western. Sin embargo, también va a poner en el foco a quien puede ser su rival, el demócrata Joe Biden. Muchos se van a preguntar qué hacía el hijo de Joe Biden ganándose la vida como abogado en una empresa ucraniana.

Los republicanos se inclinan por un proceso rápido. Su intención es que el 4 de febrero, cuando el presidente de el discurso del Estado de la Unión ya se conozca el veredicto. El juicio político a Bill Clinton duró cinco semanas, del 7 de enero de 1999 al 12 de febrero. Permaneció en el cargo hasta 2001.

Trump puede pasar a la Historia como el primer presidente de EEUU que, tras superar un impeachment, resulta reelegido. Mientras tanto, para mostrar que el proceso no cambia su agenda y que es un macho alfa de la política internacional va a dejarse ver en Davos, la cumbre de las cumbres.

Te puede interesar

Comentar ()