Elecciones EEUU | Internacional | Política

La muerte de la juez Ginsburg abre otra batalla entre republicanos y demócratas

Icono de feministas y minorías, su sucesión puede inclinar la balanza judicial claramente hacia los conservadores

Ruth Bader Ginsburg juez Supremo

La juez Ruth Bader Ginsburg, en la Escuela de Leyes de Nueva York en 2018. EFE

Pequeña de estatura con una trayectoria descomunal. La juez Ruth Bader Ginsburg, referente de la lucha por la igualdad de las mujeres, ha fallecido el viernes a los 87 años por complicaciones del cáncer de páncreas que padecía. El presidente, Donald Trump, intentará reemplazar a Ginsburg por un juez conservador a lo que se oponen los demócratas porque está a punto de expirarse su mandato. Desde 1880 no se nombra un juez para el Supremo en año electoral.

Ginsburg, conocida en EEUU por sus siglas RBG, pidió antes de morir que elijan a su sucesor después de las elecciones. «Mi más ferviente deseo es que no me reemplacen hasta que un nuevo presidente esté instalado», ha dado a conocer su nieta, según informa la cadena NPR. El Supremo tiene el poder de decidir sobre los grandes cambios legales: aborto o inmigración, por ejemplo.

Al conocerse su muerte, algo que temían los demócratas desde que dio a conocer que estaba enferma de cáncer hace ya años, cientos de personas se congregaron ante la sede del Supremo y le rindieron homenaje con flores y velas. Su responsabilidad y su dignidad han servido de ejemplo a generaciones.

La juez Ginsburg fue la segunda mujer en el Tribunal Supremo. Fue designada para el puesto por Bill Clinton. No era su candidata favorita pero quedó convencido después de leer el extraordinario informe que preparó Marty Ginsburg, su marido, también formado en Harvard, donde se conocieron, y de hablar con ella.

Su desaparición deja al Supremo con tres jueces nombrados por demócratas y cinco por republicanos. Si Trump designa a su sucesor los republicanos dominarían claramente este órgano, cuyas decisiones son trascendentales.

Donald Trump ha nombrado en su mandato a dos jueces, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, quien tuvo dificultades para su aprobación. Los puestos en el Supremo son vitalicios. A Kavanaugh una mujer le acusó de abusos y el juez tuvo que responder sobre esta denuncia ante los senadores.

La votación fue muy ajustada: 50 a favor y 48 en contra. En caso de empate en una votación en el Senado es el presidente de la Cámara Alta, el vicepresidente Mike Pence, quien tiene voto de calidad.

Los senadores republicanos van a tratar de elegir al sucesor de Ginsburg, a pesar de que queda apenas mes y medio para las elecciones presidenciales. Es el Senado el que confirma a los jueces propuestos por el presidente y los republicanos tienen mayoría en la Cámara Alta.

En la actualidad hay 53 senadores republicanos y 45 demócratas además de dos independientes. El 3 de noviembre se renueva un tercio de la Cámara y los republicanos tienen ocasión de aumentar su mayoría y los demócratas de recuperarla.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, ha dicho que se votará al nominado por Trump en el Senado, según informa The New York Times. En 2016 los republicanos, que controlaban el Senado, bloquearon al designado por Barack Obama, el juez Merrick B. Garland. Argumentaban que si las audiencias se realizaban en el último periodo de un presidente se excluía a los votantes del proceso.

Ahora lo ven diferente. Según Mitchell, prometieron que iban a trabajar con Trump y apoyar su agenda, sobre todo con los nombramientos sobresalientes del sistema judicial federal. Trump ha anunciado que se dispone a proponer al sucesor de Ginsburg lo antes posible, sin hacer caso a su último deseo.

Los senadores pueden confirmar al juez que proponga Donald Trump hasta el 20 de enero cuando asume el ganador de las elecciones del 3 de noviembre.

Homenaje en Washington por la muerte de Ruth Bader Ginsburg. EFE

El aspirante demócrata a la Presidencia, Joe Biden, acusa a los republicanos de hipocresía. «No hay duda alguna, déjenme ser claro: los votantes deben elegir al presidente y el presidente ha de elegir al juez para que el Senado lo evalúe». También han pedido que se respete el deseo de Ginsburg el ex presidente Barack Obama y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

La muerte de la juez Ginsburg sorprendió a Trump después de un mitin electoral. A los periodistas, les dijo que fue «una mujer increíble con una vida increíble».

En Twitter, ha lamentado la pérdida de «un titán del Derecho». Elogió a Ginsburg por su mente brillante, que demostró que se puede «estar en desacuerdo sin ser desagradable hacia los que tienen diferentes puntos de vista».

Icono de la lucha de las mujeres

Ruth Bader Ginsburg nació en 1933 en una familia de inmigrantes judíos de origen ruso. Llegó al Supremo con fama de centrista en la Corte de Apelaciones, a donde había llegado nominada por Jimmy Carter en 1980. Llevaba 27 años en el Tribunal Supremo.

La juez Ginsburg se dio a conocer por el caso llamado Estados Unidos vs Virginia, cuando se anuló la política de admisión exclusiva a los hombres en el Instituto Militar de Virginia. Alegó Ginsburg que ninguna ley debe negar a las mujeres «la plena ciudadanía, la misma oportunidad de aspirar, lograr, participar, y contribuir a la sociedad en función de sus talentos y capacidades individuales».

De su talante habla su amistad con el juez ultraconservador Antonin Scalia a quien le unía la pasión por la ópera. A pesar de sus diferencias ideológicas, siempre se trataron con gran respeto. Scalia murió en 2016.

Ruth Bader Ginsburg siempre reconoció que su trayectoria estaba marcada por su relación con Marty Ginsburg, el estudiante de Leyes que conoció cuando ella tenía 17 años en una cita a ciegas. Siempre dijo que su gran suerte en la vida fue haberlo conocido.

Desde el primer momento Marty respetó a Ruth por su inteligencia («fue el primer hombre al que le gustó que yo tuviera cerebro») y siempre fue el primero en apoyar su carrera profesional. En aquella época las escuelas universitarias veían con recelo el acceso de mujeres. Marty era bromista y extravertido; Ruth, callada y discreta. Tuvieron dos hijos y estuvieron casados 56 años. Marty Ginsburg murió hace diez años.

La vida de Ginsburg ha inspirado la película On the Basis of Sex (Sobre la base del sexo) de 2018 acerca de su trabajo en la lucha contra la discriminación contra la mujer. Su vida es inspiración de muchas jóvenes en la actualidad.

Comentar ()