Ya es oficial. El ex vicepresidente Joe Biden ha sido elegido por los delegados y superdelegados virtualmente congregados en la Convención Nacional Demócrata, rebautizada como Convención a Través de América, como candidato a la presidencia de Estados Unidos. Biden, que cumple 78 años el 20 de noviembre, lleva soñando con esta nominación desde hace 32 años. Su compañera de fórmula electoral es Kamala Harris, hasta ahora senadora por California y ex fiscal general de este estado.

Joe Biden pronuncia su discurso de aceptación este jueves, último día de esta peculiar convención, que por la pandemia del coronavirus se celebra por primera vez de manera virtual. Esta noche, madrugada en España, se conocieron los votos de los delegados de los 57 estados y territorios estadounidenses.

Los últimos en dar su apoyo han sido los representantes de Delaware, estado que ha representado Biden en el Senado entre 1973 y 2009. Entre 2008 y 2016 Biden fue vicepresidente con el primer presidente afroamericano de la Historia de EEUU, Barack Obama.

La carrera por la nominación fue muy concurrida. Una veintena de candidatos estaban en liza hace un año, entre ellos la actual aspirante a la vicepresidencia, Kamala Harris. Joe Biden comenzó con poco fuelle, mientras que un joven poco conocido a nivel nacional, Pete Buttigieg, acaparaba las miradas, y los votos en los caucus y primarias de arranque.

Carolina del Sur marcó el punto de inflexión en la carrera de Biden hacia la Presidencia. Y fue la comunidad afroamericana la que inclinó la balanza hacia Joe Biden. A partir de ahí dejó atrás a sus contendientes. El último que lidió con Joe Biden fue el senador por Vermont, el izquierdista Bernie Sanders, quien el lunes ha mostrado claramente su respaldo al ex vicepresidente.

Sanders dijo que está en juego no solo la democracia, sino la vida de los americanos. A su vez, Michelle Obama, en esa primera jornada de la convención, reducida a dos horas diarias de mensajes grabados en video, dejó claro que Trump no está a la altura del cargo e instó a los estadounidenses a votar «como si la vida fuera en ello». El presidente contestó a Michelle Obama en su red social favorita, Twitter: «Alguien debería explicar a Michelle Obama que Donald J. Trump no estaría aquí, en la preciosa Casa Blanca, si no fuera por el trabajo hecho por su esposo, Barack Obama».

Mensajes de Bill Clinton y Colin Powell

En la segunda jornada de la Convención Nacional Demócrata, el ex presidente Bill Clinton, que justo este miércoles cumple 74 años, ha dejado claro lo relevante que es la elección de noviembre de 2020. «Si quieren un presidente que gobierne, en lugar de estar todo el día viendo la televisión y tuiteando, voten por Joe Biden», ha dicho Clinton.

«Trump afirma que lideramos el mundo. Bueno, somos la única gran economía industrializada que ha triplicado su tasa de paro. En un momento como éste, el Despacho Oval tendría que ser el centro de mando, pero es el eje de las tormentas. Solo hay caos», ha subrayado el ex presidente.

Nuestro partido está unido para ofrecerles una opción diferente a Trump: un presidente dispuesto para trabajar y con los pies en la tierra», dice Bill Clinton

«Nuestro partido está unido para ofrecerles una opción muy diferente: un presidente dispuesto y preparado para trabajar. Es una persona con los pies en la tierra, que sabe cómo hacer el trabajo. Es un hombre con una misión: asumir la responsabilidad, no echar la culpa; concentrarse, no distraer; es un hombre que une, no divide», ha dicho Clinton, que estuvo en la Casa Blanca entre 1993 y 2001.

Junto a líderes demócratas como Bill Clinton o Jimmy Carter, que a sus 95 años ha intervenido por audio, en la Convención están interviniendo republicanos históricos con el claro objetivo de atraer el voto de los disidentes con Trump dentro del partido rival. Entre ellos, esta noche ha intervenido el ex secretario de Estado Colin Powell, quien destacó la importancia de que haya en la Casa Blanca un presidente que trabaje por la unión del país.

«Hoy, somos un país dividido, y tenemos un presidente haciendo todo en su poder para que así sea y mantenernos así. Cuánta diferencia hará tener un presidente que nos una, que recupere nuestra fortaleza y nuestra esencia», ha señalado.

Colin Powell, a su vez, ha destacado que es necesario que el presidente haga caso a los diplomáticos y la comunidad de inteligencia. «Joe Biden restaurará el liderazgo de Estados Unidos y nuestra autoridad moral. Será un presidente que sabe que Estados Unidos es más fuerte cuando, como ha dicho, ‘lideramos tanto por el poder de nuestro ejemplo como por el ejemplo de nuestro poder'».

Luego destacó el poder de «restaurar» las relaciones internacionales que Joe Biden tendría en la Casa Blanca. «Confiará en nuestros diplomáticos y nuestra comunidad de inteligencia, no en los halagos de dictadores y déspotas. Él enfrentará a nuestros adversarios con fuerza y experiencia. Sabrán que habla en serio. Apoyo a Joe Biden porque el primer día restaurará el liderazgo de Estados Unidos y nuestra autoridad moral. Será un presidente que sabe que Estados Unidos es más fuerte cuando, como ha dicho, ‘lideramos tanto por el poder de nuestro ejemplo como por el ejemplo de nuestro poder'».

Otra de las intervenciones más esperadas, y más breves, apenas 60 segundos, ha sido la de Alexandria Ocasio-Cortez, la congresista más joven de la historia de Estados Unidos. Ni siquiera tiene edad para ser candidata a la Presidencia, 35 años. Ocasio-Cortez, que ha apoyado a Bernie Sanders hasta el final, ha dejado claro que respalda a Joe Biden en esta carrera electoral. «Ganaremos en noviembre», ha sentenciado.

A su vez, ha grabado un mensaje de video la viuda del senador John McCain, gran amigo de Joe Biden, a pesar de las rivalidades políticas. McCain murió víctima de un tumor cerebral, la misma enfermedad que sufrió Beau Biden, el hijo del ex vicepresidente que falleció prematuramente hace cinco años.

Cindy McCain ha elogiado a Biden por su experiencia en lograr acuerdos. «Es un estilo legislativo y de liderazgo que no ves a menudo», ha señalado la viuda del senador republicano, que se enemistó claramente con Donald Trump en los últimos años de su vida.

Jill Biden, la familia como ejemplo

Como es tradicional, la esposa del candidato tiene un papel relevante en la Convención Nacional Demócrata. En la segunda jornada, ha sido Jill Biden quien ha clausurado la sesión virtual. Jill Biden ha elogiado el «amor» y la «compasión» de su esposo.

«Hay quienes nos dicen que nuestro país está irremediablemente dividido, que nuestras diferencias son irreconciliables. Pero eso no es lo que he visto durante estos meses», ha dicho Jill Biden, que ha dado un discurso centrado en los valores familiares y con alusiones a su trabajo como profesora de inglés. De hecho, su intervención se grabó en el instituto de secundaria de Willmington, Delaware, donde ejerció en los 90.

Sin citar a Trump, Jill Biden ha dicho que Estados Unidos necesita, para salir adelante y superar la pandemia y las crisis encadenadas, «un liderazgo digno».

Jill Biden aludió a las experiencias dolorosas que ha sufrido su esposo en su vida. Joe Biden perdió a su primera esposa y a su hija en 1972 en un accidente de tráfico. Su hijo Beau, que había sobrevivido, falleció en 2015 de un tumor cerebral. Tenía 46 años y era fiscal general en Delaware, muy amigo de Kamala Harris. Jill y Joe se casaron en 1977 y tienen una hija en común, Ashley.

«¿Cómo sanas a una familia rota? De la misma manera que sanas a una nación. Con amor y comprensión, y con pequeños actos de compasión. Con valentía. Con fe inquebrantable», ha dicho con convicción. «Sé que si confiamos esta nación a Joe, hará por sus familias lo que hizo por la nuestra: nos unirá y nos sanará».