Elecciones EEUU | Internacional | Política

Kamala Harris por Kamala Harris

La aspirante a vicepresidenta demócrata denuncia la injusticia racista, la política migratoria de Trump, y su falta de liderazgo

logo
Kamala Harris por Kamala Harris
Kamala Harris-candidata-demócrata-vp-Biden

La senadora Kamala Harris en un acto electoral en Los Angeles. EFE

Resumen:

Kamala Devi Harris ya ha hecho historia. Es la primera mujer negra y de origen asiático que aspira a la vicepresidencia de Estados Unidos. La designación de Joe Biden, quien será elegido oficialmente como candidato la próxima semana en la Convención Nacional Demócrata, ha entusiasmado a miles de mujeres, sobre todo a las afroamericanas, a los jóvenes, y no ha gustado nada a sus rivales republicanos. La fiereza con la que ha arremetido Trump contra Harris (es su nueva «nasty woman«) revela cómo la senadora californiana es una opositora incómoda.

Apenas 24 horas después del anuncio, que Joe Biden hizo por sus redes sociales este martes 11 de agosto, los demócratas batieron un récord de recaudación: diez millones de dólares. Una encuesta de Reuters/Ipsos señala que nueve de cada diez demócratas aprueban la decisión del ex vicepresidente de Barack Obama.

Habrá que esperar aún a ver el efecto en los sondeos pero una encuesta de este fin de semana aumentaba la ventaja del aspirante demócrata sobre el actual presidente, Donald Trump. Biden cuenta con un 53% de apoyos y Trump con un 42%, 11 puntos, mientras que en junio el sondeo de NPR-PBS NewsHour-Marist daba cuenta de una ventaja demócrata de ocho puntos.

En la media de encuestas que realiza RealClearPolitics, Biden tiene 49,3% de apoyos y Trump, 41,6%. Pero siempre hemos de tener presente cómo los sondeos se equivocaron estrepitosamente en 2016, cuando no previeron la victoria del actual presidente.

La elección de Joe Biden, moderada como el ex vicepresidente pero muy combativa en campaña electoral, denota cómo los demócratas van a por todas. Kamala Harris tiene experiencia como fiscal general de California, lo que para muchos es visto como si fuera una policía, pero a la vez encarna la ley. No es una ácrata que quiere acabar con América, como describe Trump a sus contendientes demócratas.

A su vez está muy curtida en los interrogatorios, que sabe convertir en un auténtico infierno, de modo que de uno y otro lado ya han empezado a compadecer a Mike Pence, el vicepresidente, con quien librará un duelo ante las televisiones.

Harris es elocuente, muy rápida en la argumentación, y tiene sentido del humor. En su primera intervención como aspirante a la vicepresidencia, el miércoles en Delaware, sin público por la pandemia, Joe Biden dejó claro por qué la ha elegido.

Kamala sabe cómo gobernar. Sabe cómo hacer las llamadas difíciles. Está preparada desde el minuto cero para esta misión», dijo Biden en su presentación

«Kamala sabe cómo gobernar. Sabe cómo hacer las llamadas difíciles. Está preparada desde el minuto cero para esta misión», dijo el ex vicepresidente, que repasó los logros de la senadora californiana como fiscal general del estado más grande del país, California, cuando no tuvo reparo en luchar contra los bancos sobre los abusos hipotecarios, o fue pionera como defensora del matrimonio homosexual. Como senadora, destacó Biden, su lucha para demostrar cómo Trump y sus asesores ocultaron la verdad y cometieron obstrucción a la justicia.

«Como hija de inmigrantes, sabe cómo las familias de inmigrantes enriquecen nuestro país, así como los desafíos que supone crecer como una mujer negra y de origen indio en Estados Unidos. Su historia es una historia americana, diferente de la mía en muchos aspectos, pero no tan distinta en lo esencial», destacó Biden, con quien tuvo un fuerte encontronazo en uno de los debates entre aspirantes en las primarias demócratas.

Dice mucho de Biden que haya pasado por alto esa furibunda crítica de Kamala Harris, que le acusó de ser condescendiente con políticos segregacionistas, en su elección final. Biden dijo que había pensado en su hijo Beau, que murió a los 46 años en 2015 de un tumor cerebral, amigo de Kamala, y fiscal general de Delaware. «Sigo echándote de menos», escribía la senadora en el último aniversario de la muerte de Beau.

Para conocer mejor a Kamala Harris vamos a escuchar (o leer) a Kamala Harris. Sus palabras describen a esta mujer que puede convertirse en la primera vicepresidenta de Estados Unidos, si los demócratas logran vencer a Donald Trump el 3 de noviembre de 2020.

La orgullosa hija de Shyamala Gopalan

Kamala Harris confiesa que fue educada para no hablar de sí misma. Pero su historia familiar tiene mucha fuerza y lo sabe. Es hija de Shyamala Gopalan, que llegó a California en 1960 procedente de Tamil Nadu, en el sur de la India. Apasionada de la ciencia, sus padres, un funcionario de Exteriores, y una activista de los derechos de la mujer, apoyaron su interés por ampliar estudios fuera de la India.

Destacó como investigadora sobre el cáncer de mama en la Universidad de Berkeley, donde conoció a Donald Harris, un brillante estudiante de Económicas procedente de Jamaica. Fue profesor en Stanford, donde todavía hoy es emérito. Se conocieron en las manifestaciones por los derechos civiles. Kamala recuerda cómo de pequeña iba a las protestas. Los padres de Kamala se separaron cuando ella tenía siete años y su hermana Maya, cuatro. Las crió su madre, con ayuda de la comunidad de vecinos y parientes, porque Shyamala trabajaba sin parar y viajaba mucho.

Kamala recordaba estos días tan especiales en su vida a su madre, que falleció de cáncer en 2009. «Mi madre solía decir: ‘No te quedes ahí sentada quejándote. Haz algo'». Me gustaría que ella estuviera con nosotros esta semana». En sus mítines de las primarias, suele añadir: «Bien, ¿qué podía hacer? Decidí competir por la Presidencia de Estados Unidos».

Su madre lució orgullosa en la jura de Kamala Harris como fiscal de distrito. La senadora californiana ha reiterado en varias ocasiones: «No hay honor más grande que decir que soy hija de Shyamala Gopalan Harris».

Sobre el racismo y las injusticias racistas

Kamala Harris alude con frecuencia a cómo algunos niños no jugaban con ella y con su hermana por ser de color, o cómo de niña fue una de las beneficiadas por una política de integración que hacía que trasladaran a los críos de color a barrios de mayoría blanca para fomentar la integración.

No conozco a una sola persona negra, pariente, amigo o colega, que no haya sufrido alguna forma de discriminación

«Sobre la cuestión de la raza, no podemos ocultar que no se habla del asunto de forma honesta y sincera. No conozco a una sola persona negra, ya sea pariente, amigo o colega de trabajo, que no haya sufrido alguna forma de discriminación. Cuando éramos pequeñas, mi hermana y yo tuvimos que escuchar cómo uno de nuestros vecinos decía a nuestros padres que no podía jugar con nosotras porque éramos negras (…) Seré directa sobre esto vicepresidente Biden. No creo que usted sea un racista. Estoy de acuerdo en que usted ha intentado buscar puntos de acuerdo. Pero creo también que es algo personal. Me hizo daño escuchar cómo defendía a dos senadores de EEUU que han construido su reputación y su carrera sobre su apoyo a la segregación racial. No solo eso usted trabajó con ellos y se opuso a la política de integración. Yo era de esas niñas pequeñas que se trasladaba en autobús a otro colegio fuera de su barrio por esa política de integración». Fueron sus palabras en el primer debate entre candidatos el 27 de junio de 2019.

«Contemos la verdad: la gente protesta (Black Lives Matter) porque los negros han recibido un trato inhumano en América. Nuestro país nunca ha acometido el problema del racismo sistémico desde los primeros días. Es el deber de todos y cada uno de los americanos hacerlo. No podemos esperar y quedarnos al margen. En los tiempos que corren el silencio es complicidad», recopila Cosmopolitan en junio de este año.

Sobre los inmigrantes

Kamala Harris es hija de un jamaicano y una india. Trump ha vuelto a recurrir a una estrategia (birtherism) que usó con Obama: poner en cuestión que sea estadounidense. Barack Obama era hijo de una mujer blanca de Hawaii y un keniata, y nació en Estados Unidos. Kamala también nació en Estados Unidos, con lo que, según la legislación del país, no hay duda de que es estadounidense.

Trump dijo que se hacía eco de un artículo escrito en Newsweek por John C. Eastman, un abogado conservador que cuestiona que la Constitución establezca de nacimiento la nacionalidad. Plantea que si los padres de la senadora no eran residentes permanentes cuando nació Kamala Harris, no tendría derecho a la ciudadanía.

«Seamos claros. Esta es una nación fundada por inmigrantes. A menos, como saben, que ustedes sean nativos americanos, sus ancestros vinieron en barcos de esclavos o secuestrados, de modo que ustedes son descendientes de inmigrantes», dijo a la MSNBC el 28 de mayo de 2019.

De hecho, la madre de Trump había nacido en Escocia y su abuelo paterno era alemán. Su actual esposa, Melania, nació en Eslovenia y adquirió la nacionalidad con una carta verde concedida a quienes destacan por su talento.

Sobre el aborto

Es una de las cuestiones por las que es más criticada por los llamados provida en Estados Unidos. La ex fiscal general de California defiende que el aborto sea legal.

«No podemos tolerar una vuelta atrás y no asumir que las mujeres son responsables. Las mujeres tienen valores. Las mujeres tienen autoridad para asumir sus decisiones sobre sus vidas y sus cuerpos… Como presidenta, lucharé cada día para que toda mujer pueda tomar la decisión por sí misma, lo que significa que respetaré a quien crea que no es la decisión que debe tomar, que quiera tomar una decisión diferente, pero debemos respetar a todas las mujeres en este país», dijo en un encuentro electoral en MSNBC en mayo de 2019.

Sobre la reforma sanitaria

Kamala Harris defendía hace dos años la sanidad pública para todos, como el senador por Vermont, Bernie Sanders, quien fue contendiente para la Presidencia como ella. Sanders fue el último de los rivales de Biden en retirarse. En un artículo publicado en The New York Times, Harris se refería a su madre, que padeció cáncer de colon y apoyó la Affordable Care Act (Ley de Asistencia Asequible). Fue una de las primeras senadoras en firmar la petición de Sander a favor del Medicare for All. «Creo que la sanidad debería ser un derecho, pero la realidad es que es un privilegio en este país. Necesitamos un cambio».

En julio de 2019, daría más detalles sobre su proyecto, que se desarrollaría por fases y que permitirá a las aseguradoras privadas ofrecer sus planes sanitarios en este nuevo sistema. Lo financiaría con tasas a las transacciones bursátiles y a los fondos y derivados.

Sobre la reforma policial

Como ex fiscal general, muchos ven a Kamala Harris como una policía. En realidad, ella se ve como una defensora de la ley, por ello emprendió una carrera dentro del sistema, para conocerlo mejor y para promover cambios desde dentro.

¿Saben lo que de verdad crea más seguridad? Crear empresas públicas, viviendas asequibles, más empleo, ayudar a los pequeños empresarios…No más policía en las calles»

«El statu quo defiende que si hay más policía en las calles habrá más seguridad. Es un concepto erróneo. ¿Saben lo que de verdad crea más seguridad? Crear escuelas públicas, viviendas asequibles, apoyar la creación de empleo, ayudar para que accedan al capital los pequeños empresarios, o quienes promuevan el empleo en sus comunidades… Pero no, no apoyamos que se desmantele la policía. Hemos de ser prácticos… Muchas ciudades en nuestro país gastan una tercera parte de su presupuesto en policía. Con todas las responsabilidades que tienen a su cargo. Y mientras tanto se desmantelan escuelas. No se soluciona el problema de la seguridad con más policías en las calles», puede leerse en The New York Times, del 10 de junio de 2020.

Sobre Trump

La senadora Kamala Harris defendió que había que plantear el impeachment (juicio político) contra Donald Trump, como hicieron finalmente los demócratas. Perdieron, como era previsible, porque en el Senado los republicanos cuentan con mayoría, y las disidencias fueron mínimas.

«Tengo muy buenas razones para creer que la investigación nos va a llevar a pruebas que confirman que el presidente y su administración obstruyeron a la justicia. Creo que el Congreso debería los pasos pertinentes para el impeachment. Creo que necesitamos poner fin a este presidente», dijo en un encuentro con electores en abril de 2019, según la CNN.

Esta semana, en su presentación oficial como aspirante a la vicepresidencia, ha subrayado la necesidad de que los votantes apoyen de forma clara a los demócratas. «Necesitamos más que una victoria el 3 de noviembre. Necesitamos un mandato que pruebe que estos años pasados no representan lo que somos ni lo que aspiramos a ser. A Joe le gusta decir que en la papeleta está nuestra alma. Y es cierto».

Sobre la gestión del coronavirus

La senadora californiana ha acusado a Trump de preocuparse solo de sí mismo y olvidar a la gente que lo eligió. «América pide a gritos liderazgo», dijo este miércoles en Delaware.

Reconoció cómo la pandemia ha afectado a todo el mundo, pero recriminó a Trump su gestión, causa de que Estados Unidos sea el país del mundo con más casos, cerca de 5,4 millones, y más fallecidos, cerca de 170.000, a 15 de agosto, según la Universidad Johns Hopkins.

«En América el virus ha golpeado de forma más fuerte porque Trump no se lo tomó en serio desde el principio. Su rechazo a los tests, sus cambios de parecer sobre las mascarillas y la distancia social, y su desconfianza en los expertos. Por todas estas razones en América muere una persona por coronavirus cada 80 segundos», afirmó Kamala Harris.

Sobre su lucha

Kamala Harris va a pelear por la victoria. Como lo hizo cuando compitió para ser fiscal general y luego por el Senado. En 2003 decía a Joan Walsh, según contaba en The Nation: «Me he dejado la piel en todo lo que he hecho en mi vida. La campaña va a ser sucia, sexista, desagradable, incluso racista. No me da miedo. Me dejaré la piel, porque no tengo intención de perder estas elecciones». Así se plantea cada batalla que libra.

Comentar ()