La transición avanza en Estados Unidos, a pesar de Donald Trump, que sigue atrincherado en la Casa Blanca. El presidente electo, Joe Biden, ha anunciado que Ronald A. Klain, de 59 años, será su jefe de gabinete.

«Ron ha sido valiosísimo para mí durante los años que hemos trabajado juntos, como cuando rescatamos la economía de una de las peores caídas de nuestra historia en 2009 y luego superamos una emergencia de salud pública en 2014», ha dicho Biden en un comunicado. Klain fue el zar del Ébola en la Administración Obama.

Klain ha sido muy crítico con la gestión realizada por Donald Trump de la pandemia del coronavirus. En un video del pasado mes de marzo, Klain explica cómo Donald Trump eliminó en 2018 la Oficina de Prevención de Pandemias que se creó en la Administración Obama tras la experiencia de la crisis del Ébola. También relata cómo Trump infravaloró la enfermedad y dio la impresión de que controlaba la situación cuando no era así.

Biden y Klain se conocen desde finales de los 80 cuando el ahora presidente electo era senador por Delaware y estuvo a cargo del Comité Judicial del Senado. Klain, con formación en leyes, era asesor del comité. Entre 2008 y 2011 fue jefe de gabinete del vicepresidente Biden y ayudó a impulsar el paquete de estímulos para paliar los efectos de la recesión.

«La profunda y variada experiencia de Ron Klain y su capacidad de trabajo con personas de todo el espectro político es precisamente lo que necesito en un jefe de gabinete de la Casa Blanca, mientras afrontamos este momento de crisis y unimos a nuestro país», ha añadido Biden.

Klain también fue jefe de gabinete de Biden en su época como vicepresidente en la Administración Obama. El experimentado abogado, un estratega que conoce a fondo los pasillos de la Casa Blanca, ha agradecido en Twitter los mensajes de felicitación y se ha mostrado muy honrado por la designación.

Respetado en la izquierda demócrata

La izquierda del Partido Demócrata ha recibido con optimismo esta elección. Entre quienes han expresado su satisfacción por este nombramiento está Elizabeth Warren, la senadora por Massachusetts, progresista, que intentó la nominación demócrata. «Es una extraordinaria elección. Entiende la magnitud de la crisis económica y de salud que abordamos y tiene la experiencia adecuada para liderar a la próxima administración».

Poco a poco se irán conociendo los nombres del equipo Biden y Harris. Es posible que haga una señal a la izquierda demócrata con la designación de Bernie Sanders, quien se quedó a las puertas de la nominación una vez más, como titular de Trabajo. Sanders aceptaría, según ha dicho, pero considera prioritario encauzar la transición y lograr que Trump deje de perjudicar al sistema democrático.

Desde el lunes Joe Biden y Kamala Harris se han puesto manos a la obra con las prioridades de la nueva Administración. La inauguración será el 20 de enero de 2021, pero dada la crisis del coronavirus no hay tiempo que perder, aunque la transición de momento no puede empezar oficialmente. El 8 de diciembre será cuando los estados harán oficiales los resultados.

Joe Biden ha logrado un récord histórico en número de votos al superar los 77 millones, mientras que Donald Trump ha logrado más de 72 millones. Hasta ahora Biden tiene el 50,8% del voto popular y Trump un 47,4%.

El recuento no ha terminado aún, pero Joe Biden superó los 270 votos electorales con su triunfo en Pensilvania. En Georgia acaba de saberse que gana Biden por 14.000 votos y se reclama un recuento manual.

Georgia centra las miradas por la batalla del Senado porque la elección de dos senadores tendrá una segunda vuelta el 5 de enero. Ahora los republicanos tienen 50 senadores, y los demócratas necesitan ganar esos dos puestos en Georgia para empatar a 50. En ese caso el voto de calidad sería de la vicepresidenta, Kamala Harris.