Si hay un acrónimo poderoso, este es POTUS (president of United States). En el caso de la primera dama se habla de FLOTUS (first lady of US). ¿Y cómo se llama al marido de la vicepresidenta, ahora que Kamala Harris ha hecho historia como la primera mujer en el puesto? La propia Harris lo ha aclarado: «Sería SHUS (second husband of US, que se lee como show us, enséñanos)», decía una seguidora en un mitin. Doug Emhoff, que se tomó un permiso en agosto en su empleo como abogado en la firma DLA Piper, lo va a prolongar. Su misión ahora será apoyar incondicionalmente a Kamala Harris.

Con esta decisión Douglas Emhoff (Nueva York, 1964) marca un hito. Será el primer «segundo caballero» de la historia de Estados Unidos y el primero que sacrifica su profesión para dedicarse a su pareja. Doug Emhoff tampoco quiere que haya posibilidad de conflicto de intereses, ya que su firma, en su defensa de determinados clientes, hace lobby en Washington.

En la toma de posesión, el 20 de enero de 2021, también él asumirá entre bastidores en un papel insólito para el que no tiene modelos. Es la primera vez que un judío forma parte del cuarteto presidencial. La comunidad judía está entusiasmada por contar con este relevante representante en la nueva Administración de EEUU.

De momento está colaborando en el equipo de transición de Joe Biden y Kamala Harris. En la campaña electoral, ha sido «el arma secreta» de la hoy vicepresidenta electa, según titula The Washington Post. Tiene superfans que le animan con el hashtag #DougHive igual que los de Kamala jalean sus bailes y sus risas con #KHive. La expresión viene de BeyHive, por Beyoncé.

Doug Emhoff se presenta en su cuenta de Twitter como «papi, marido de Kamala Harris, abogado, golfista en un futuro, defensor de la justicia y la igualdad». En Instagram suele colgar sus fotos con quien es el amor de su vida. «Tan orgulloso de ti», escribió al pie de una imagen de los dos abrazándose tras confirmarse la victoria de la fórmula electoral demócrata en las elecciones.

View this post on Instagram

So proud of you. ❤️❤️🇺🇸🇺🇸

A post shared by Doug Emhoff (@douglasemhoff) on

En la campaña Doug Emhoff ha dado discursos en los que ha emocionado por su devoción por Kamala Harris. Su naturalidad y esa forma desenfadada de mostrar su cariño por su esposa ha conmovido.

Durante las primarias demócratas coincidió con otra pareja singular, la formada por Pete Buttigieg y su marido, Chasten, quien también fascinó por su sentido del humor y su falta de pudor a la hora de hablar en público de su admiración por su pareja.

Chasten y Doug compartieron debates y, lejos de enfrentarse como sus parejas en el escenario, se hicieron amigos. Chasten le aconsejó, cuando Kamala Harris fue la elegida por Joe Biden como compañera de fórmula electoral: «Sigue siendo como eres. No hagas caso de quienes quieran cambiarte».

Una historia de amor de película

Doug y Kamala son una pareja que se conoció en la madurez. Emhoff, blanco y judío, ya había estado casado con una ejecutiva del mundo del entretenimiento, Kerstin, de quien se había divorciado en 2008. Tuvieron dos hijos, Cole y Ella, en homenaje a sus ídolos del jazz, John Coltrane y Ella Fitzgerald.

Kamala Harris era fiscal general de California cuando conoció a Doug. Una amiga común hizo de Celestina. En una entrevista profesional con Doug Emhoff tuvo una idea y le propuso conocer a su amiga Kamala Harris. El abogado llevaba ya cinco años divorciado y rozaba los 50 años. Sabía quién era Kamala Harris y le parecía «guapísima».

A Kamala su amiga le aconsejó que no buscara a Doug Ehmhoff en google. Le pidió que le diera una oportunidad. Doug, muy aficionado a los deportes, le envió un mensaje de texto mientras veía un partido y luego le dejó un mensaje de voz del que se arrepintió nada más colgar. A Kamala le hizo gracia y le llamó. Estuvieron hablando una hora y decidieron verse.

Soy demasiado mayor para andar con jueguecitos. Me gustas mucho y me gustaría probar si esto funciona»

doug emhoff a kamala harris

Después de esa primera cita, Doug escribió a Kamala: «Soy demasiado mayor para andar con jueguecitos. Me gustas mucho y me gustaría probar a ver si esto funciona». Congeniaron hasta el punto de que muy pronto Doug le propuso conocer a sus hijos, entonces adolescentes. Kamala prefirió esperar. Es hija de padres divorciados y quería tener cuidado.

Finalmente, se encontraron y fue un flechazo. Kamala confiesa que Doug le enamoró pero quienes encarrilaron su amor fueron Cole y Ella, quienes le llaman Momala, un juego verbal con su nombre y la palabra mom (mami).

Para terminar de edulcorar la postal Kamala también se lleva bien con la ex de Doug. Todos celebran juntos el Día de Acción de Gracias.

Un año después de la primera cita, en 2014 se casaron en Santa Barbara. Era la primera boda de Kamala Harris. En sus memorias, The Truths we hold, Kamala Harris arranca hablando de Doug. Cuenta cómo él suele despertarse muy pronto y lee las noticias en la cama. Según su reacción, sabe cómo va a ir el día.

Según relata The Washington Post, una noche de 2017 cenaban juntos Kamala y Doug con Kerstin cuando la entonces fiscal general relató que él le había dado la sorpresa de preparar un viaje sorpresa. Kerstin se quedó de piedra: jamás se lo habría imaginado del hombre con quien había estado casada, quien solo parecía disfrutar jugando al golf y viendo deportes en la televisión.

Doug le contestó: «Lo cierto es que ahora soy mucho mejor de lo que era». Kerstin le dijo a Kamala: «No sé lo que habrás hecho a este hombre pero realmente es fantástico».