«Hoy es un día para la esperanza». Ha dicho la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, al anunciar el principio de acuerdo sobre Gibraltar en rueda de prensa, horas antes de que se cumpliera el plazo límite, la medianoche de este 31 de diciembre de 2020. «Tenemos las bases para construir una zona de prosperidad común», ha añadido. Ha señalado cómo los trabajadores pueden «respirar aliviados».

«Es histórico», ha remarcado Laya. Es el Acuerdo de Nochevieja, como el alcanzado entre el Reino Unido y la UE ha sido el Acuerdo de Nochebuena. Gibraltar queda dentro del Espacio Schengen y se levanta la Verja. Así, in extremis, se evita el peor escenario, que había anticipado González Laya. «España será la responsable de la aplicación de Schengen en Gibraltar», ha añadido. En este caso se trataba de la movilidad de los ciudadanos, más que de mercancías, y queda garantiza según este principio de acuerdo.

En los primeros cuatro años serán agentes de Frontex los que asistirán en misiones de control en el puerto y aeropuerto, según ha confirmado González Laya. Es decir, se deduce que no serán guardias civiles los que entrarán en Gibraltar.

«Este acuerdo busca la corresponsabilidad. La interdependencia expresa la relación en torno al Campo de Gibraltar. Gestionamos la interdependencia con corresponsabilidad. Nuestras pretensiones de soberanía son irrenunciables, para el Reino Unido también», ha señalado.

La ministra ha dicho que el principio de acuerdo contempla medidas de competencia leal en fiscalidad, medioambiente y derecho laboral, «sin perjuicio de las pretensiones en materia de soberanía, que quedan salvaguardadas».

Todos éramos conscientes de que lo que nos jugábamos en esta negociación era que Gibraltar fuera el único lugar donde se aplicara un Brexit duro»

arancha gonzález laya

«Hoy damos el primer paso ante las autoridades comunitarias para que ellas procedan a un acuerdo entre el Reino Unido y la UE sobre Gibraltar, que quedó excluida hasta que diéramos las pautas España y el Reino Unido», ha explicado Laya. En seis meses se habrá cerrado este proceso. Habrá flexibilidad durante este tiempo. El tráfico a través de la Verja será lo «más fluido posible».

González Laya ha relatado cómo la noche ha sido complicada con momentos en los que parecía que no se resolverían los escollos y otros de más esperanza. Finalmente, la ministra se ha felicitado, sobre todo, por lo que supone para los ciudadanos de la comarca. «Todos éramos conscientes de que lo que nos jugábamos en esta negociación era que Gibraltar fuera el único lugar donde se aplicara un Brexit duro», ha recordado la jefa de la diplomacia española.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha celebrado el principio de acuerdo asegurando que permitirá a España «eliminar barreras y avanzar a una zona de prosperidad compartida» con Reino Unido.

Dominic Raab, el ministro británico de asuntos exteriores, ha agradecido a González Laya su «enfoque positivo y constructivo» durante las negociaciones. En un comunicado, Raab ha señalado que todos los implicados se han comprometido a «mitigar los efectos» de este periodo de transición en Gibraltar y en «garantizar la fluidez de las fronteras» a la espera de que se formalice el acuerdo.

No había plan B

En reiteradas ocasiones, incluida en una entrevista en El Independiente, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, había insistido que si no había acuerdo, Gibraltar sería frontera externa de la Unión Europea. Y descartó la existencia de un plan B al respecto. Los trabajadores transfronterizos sí tenían garantizado su paso sin visados en todo caso. Son unos 15.000 los que cruzan a diario la verja y se han inscrito como «trabajadores transfronterizos».

Fuera de las exigencias de visado quedan los 15.000 trabajadores que cruzan diariamente la verja que se hayan inscrito como “trabajadores transfronterizos” y, por ello, cuentan con un certificado que les permitirá moverse con libertad.

Estos trabajadores pueden salir y entrar de Gibraltar con DNI o pasaporte. Tienen derecho a ser tratados en las mismas condiciones que los británicos en Gibraltar en cuanto a sueldo y condiciones laborales. También tienen garantizadas las prestaciones previstas en Gibraltar en materia de seguridad social, desempleo, pensiones y asistencia sanitaria. Y cuentan con las ventajas fiscales previstas en la legislación de Gibraltar.

A su vez, el gobierno ha aprobado un «régimen transitorio» con medidas válidas durante un plazo limitado y que exigen reciprocidad entre las partes. Se suspenderían en dos meses si el gobierno británico no corresponde de la misma manera a los españoles. Estas medidas se refieren al ejercicio profesional de los gibraltareños, la continuidad de determinados servicios financieros y la actividad de empresas de transportistas, así como en el ámbito de servicios aéreos y aeroportuarios.

A su vez los gibraltareños podrán seguir beneficiándose del sistema sanitario hasta el 30 de junio de 2021. Y se mantendrán las mismas condiciones de acceso al sistema educativo universitario español en el curso 2020/2021.

Mientras tanto, el acuerdo comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea superó una nueva etapa el miércoles 30 de diciembre al ser aprobado en el Parlamento británico y en la Cámara de los Lores. La reina ya ha estampado su firma al documento de 1.246 páginas. También lo han hecho los gobiernos de los Veintisiete. Falta el Parlamento Europeo que lo votará en su próxima sesión de enero.

El acuerdo sobre Gibraltar ha tenido en vilo a los municipios de la Comarca hasta el último minuto. En un comunicado, los ocho alcaldes de la zona pedían una solución «urgente» para una región muy castigada económicamente. Su principal demanda es que la anunciada «zona de prosperidad compartida» no sea «un reclamo publicitario» sino «un compromiso».

El portavoz de la Asociación Sociocultural de Trabajadores Españoles en Gibraltar (Ascteg), Juan José Uceda, señalaba que el problema era el GiBrExit. La actividad económica de La Línea depende en un 40% de Gibraltar. De ahí su esperanza con el principio de acuerdo alcanzado.

«Al final cuando esperábamos el Brexit más duro nos encontramos con el proyecto Schengen y, aunque quede pendiente la aprobación definitiva, nos ha hecho sonreír de corazón a los trabajadores fronterizos, a Gibraltar, La Línea especialmente y la Comarca y realmente también al resto de fronterizos para quiénes no había más alternativa que un mal Brexit muy duro», ha dicho Uceda al conocer la noticia. «La prosperidad compartida no es un capricho, puede ser el comienzo de un mejor futuro y por eso nos gusta como trabajadores y vecinos de los gibraltareños», ha añadido.

En el referéndum del 23 de junio de 2016 el no al Brexit se impuso por más del 96% en Gibraltar, pero la victoria del en el Reino Unido les obliga a salir de la Unión Europea, si bien su peculiar situación obliga al acuerdo entre el Reino Unido y España sobre su futuro. Así ha sido y horas de negociación han logrado su fruto: se levanta la Verja. «Es un objetivo compartido por los gibraltareños, por los ciudadanos de La Línea, y por eso es un buen acuerdo», ha remarcado la ministra española.