La canciller Angela Merkel y los ministros presidentes de los ‘Länder’ han pactado endurecer las restricciones contra el coronavirus ante el elevado número de contagios que registra el país desde hace semanas. En concreto, Alemania ampliará el cierre de la actividad no esencial, las vacaciones escolares y la recomendación del teletrabajo hasta el 31 de enero.

Las autoridades de Alemania han confirmado este martes cerca de 950 fallecidos a causa del coronavirus durante las últimas 24 horas, con lo que el país europeo supera el umbral de los 35.000 muertos desde el inicio de la pandemia.

El Instituto Robert Koch (RKI), el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas, ha detallado a través de su página web que durante el último día se han confirmado 11.897 casos y 944 muertos, lo que sitúa los totales en 1.787.410 y 35.518, respectivamente.

Asimismo, ha señalado que durante el último día cerca de 23.500 personas se han recuperado de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, por lo que esta cifra total asciende a 1.424.700.

El organismo ha añadido que en estos momentos hay alrededor de 327.300 casos activos en el país, con una incidencia acumulada durante los últimos siete días de 134,7, para 112.002 positivos confirmados durante la última semana.

Noticia en ampliación.