Internacional

Un ministro alemán propone levantar restricciones a los ya vacunados

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas.

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. EFE

La postura del Gobierno alemán es que las personas vacunadas estén sometidas a las mismas restricciones que el resto, pero el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, ha abierto el debate y ha propuesto que quienes hayan recibido la dosis de la vacuna puedan ir a restaurantes o cines.

Es el primer ministro del Gobierno federal que plantea una relajación de las restricciones y que «quienes estén vacunados puedan ejercer otra vez sus derechos fundamentales», ha apuntado en una entrevista con el periódico Bild am Sonntag.

«No se ha comprobado de forma fehaciente hasta qué punto las personas vacunadas pueden contagiar a otras. Lo que está claro es que una persona vacunada ya no le quitará a otra un respirador. Esto significa que al menos una de las razones fudnamentales de las restricciones a los derechos básicos ha sido eliminada», ha argumentado.

Maas ha defendido así a los dueños de restaurantes, cines, teatros yk museos, que «tienen que tener derecho a reabrir sus negocios en algún momento». «Si solo hay gente vacunada en un restaurante o un cine, ya no suponen un riesgo unos para otros», ha apuntado el dirigente del Partido Socialdemócrata (SPD).

En ese sentido, Maas ha rechazado un debate «sestado» porque no se trata de dar privilegios a las personas vacunadas, sino de que puedan ejercer sus derechos fundamentales.

Contagios entre vacunados

En respuesta, el ministro de Sanidad, Jens Spahn, ha rechazado la propuesta porque «las intervenciones sobre libertades civiles siempre deben estar bien fundamentadas, pero como no es seguro que una persona vacunada pueda transmitir el virus, no puede haber excepciones», según un portavoz del Ministerio en declaraciones a la agencia DPA.

«Hay mucha gente esperando solidariamente a que unos pocos puedan vacunarse antes y quienes no se han vacunado esperan que los que sí lo han hecho sean pacientes solidariamente», afirmó Spahn en diciembre.

El Partido Liberal Demócrata alemán (FDP) ha cargado contra la «populista» iniciativa de Maas. «En un momento en el que el alcance de la vacuna es muy limitado y solo cubre a los mayores y residencias, hablar de derechos especiales para las personas vacunadas está fuera de todo lugar», ha apuntado Andrew Ullmann, portavoz de Sanidad del FDP en el Parlamento.

También la Fundación Alemana para la Protección del Paciente ha cargado contra Maas por alimentar un «debate fantasma» sobre privilegios de la gente vacunada. «No hay bastantes vacunas», ha advertido.

Hasta ahora se han vacunado un millón de personas en Alemania, poco más del 1 por ciento de la población, principalmente las personas mayores y las que necesitan antención, así como el personal sanitario.

Comentar ()