Internacional

La Justicia belga da un mes para suspender las restricciones del Covid al considerar que carecen de base legal

La sentencia explica que las medidas excepcionales carecen de la base legal necesaria, tal y como argumentó la Liga de Derechos Humanos

Un vial de la vacuna de AstraZeneca.

Un vial de la vacuna de AstraZeneca. EFE

El Tribunal de primera instancia de Bruselas ha dado este miércoles un plazo de 30 días al Estado belga para suspender las restricciones a las libertades impuestas en el marco de la lucha contra el coronavirus, al considerar que las medidas adoptadas hasta ahora carecen de base legal.

«El Tribunal constata una ilegalidad aparente e invita al Estado belga a poner remedio en el plazo de treinta días», según un comunicado de las autoridades judiciales recogido por medios locales.

La sentencia explica que las medidas excepcionales -adoptadas por decreto ministerial en sucesivas decisiones- carecen de la base legal necesaria, tal y como argumentó la Liga de Derechos Humanos en la denuncia que llevó este asunto ante la Justicia.

La Ley de Seguridad Civil en la que se apoyaron las autoridades para decretar medidas que afectan a libertades constitucionales y derechos fundamentales no da una cobertura legal suficiente, según el tribunal.

La Liga de los Derechos Humanos, que denunció el caso, argumenta que las medidas salieron adelante con órdenes ministeriales escapando al control parlamentario y reclama que el marco legal que se decida surja tras un debate y votación en la Cámara.

Por ello, el tribunal reclama al Estado encuadrar estas restricciones dentro del marco de una ley específica o de suspender su aplicación en el máximo de treinta días, bajo pena de una multa de 5.000 euros por día de retraso, hasta un máximo de 200.000 euros.

El Gobierno ya trabaja en una ‘Ley Pandemia’ para dar una cobertura más sólida a las decisiones que promueve para restringir las libertades en el marco de la pandemia, una ley que de hecho está previsto que debatan en el Parlamento este mismo miércoles.

En su gestión de la pandemia, el Gobierno federal mantiene cerrados los establecimientos de hostelería y también locales de ocio y entretenimiento, como salas de conciertos, teatros y cines.

Desde esta semana también han tenido que cerrar de nuevo sus puertas las tiendas -aunque pueden atender con cita previa- y servicios de contacto directo con sus clientes, como peluquerías o centros de estética.

También decidió cerrar sus fronteras al turismo y todo viaje que no sea esencial el pasado febrero, una medida que mantiene al menos hasta mediados de abril a pesar de la llamada al orden de la Comisión Europea, que considera este cierre desproporcionado.

Comentar ()