Ha vuelto a suceder. Cuando en Minnesota aún no se han recuperado de las dramáticas muertes de George Floyd y Daunte Wright, a manos de policías, en Chicago un joven de 13 años, Adam Toledo, cayó tiroteado por un agente. Ha sido la Oficina de Responsabilidad Policial (COPA, por sus siglas en inglés) la que ha divulgado el video de lo sucedido el 29 de marzo en el vecindario de La Villita.

Todo sucedió en 18 segundos. En las imágenes, se puede ver cómo el chico sale corriendo, tira el arma y levanta sus manos. Acto seguido el policía le dispara.

La Oficina de Responsabilidad Policial ha divulgado 21 videos. Entre ellas están las cámaras de cuerpo de los policías. También las grabaciones de la Oficina de Emergencias y Comunicaciones.

El policía que persiguió al menor, lo detuvo y luego le dispara se llama Eric Stillman. El agente tiene cuatro informes por conducta inapropiada y tres informes por abuso de fuerza.

En uno de los videos Adam Toledo está con Rubén Román Jr en la calle 24. Van caminando y cuando llegan a la calle Sawyer se escuchan ocho disparos que son detectados por el sistema llamado shotspotter, y envían a la policía. También hubo llamadas al 911.

Llegan los policías al lugar de los disparos. El agente persigue a pie por un callejón a Adam Toledo. Le alcanza y el joven deja de correr cerca del aparcamiento de una iglesia. Parece que Toledo arroja el arma detrás de una cerca y luego le impactan los disparos, según informa Univision.

«Hemos fallado a Adam»

El agente Stillamn ilumina a Toledo con su linterna y dice: «¡Manos! ¡Enséñame tus putas manos!». Inmediatamente después, le dispara a corta distancia. El joven había levantado las manos, según se ve en las imágenes.

No se ve que el chico apunte al policía o levante el arma. Tampoco parece sostenerla en sus manos. Apareció junto a la cerca, detrás de Adam Toledo. Después de recibir un disparo, el joven se desploma en el suelo.

Justo después el agente llama por radio para pedir refuerzos y asistencia médica. «Mírame, mírame. ¿Estás bien? ¿Dónde recibiste el disparo?». Le levanta la sudadera y le dice: «Quédate conmigo».

Justo antes de que se publicaran las imágenes, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, al borde de las lágrimas, dijo: «En pocas palabras, hemos fallado a Adam». Ha llamado a la calma.

«Ningún padre debería tener el video de los últimos momentos de vida de su hijo a la vista de todo el mundo, y mucho menos deberían estar en la terrible situación de perder a su niño», ha dicho Lightfoot. «Ver a esta gente joven, hermosa y magnífica, pero traumatizada por la violencia que experimenta cada día, es el reflejo de nuestra ciudad».

La abogada de la familia de Adam Toledo ha calificado los hechos de «asesinato». Adeena Weiss Ortiz ha dicho: «Si se dispara a un niño desarmado con las manos en el aire, es un asesinato».

La familia Toledo insiste en que Adam no tenía vínculos con pandillas. Su madre, Elizabeth, ha contado a los medios estadounidenses que era todavía un niño, muy aficionado al lego.

La Fiscalía revela su versión

Según la versión de la Fiscalía del condado de Cook, Adam Toledo llevaba el arma que había utilizado Rubén Román, de 21 años, quien había hecho los disparos que alertaron a los agentes. De acuerdo con su versión, Toledo tenía el arma de Román cuando el agente le disparó.

Poco después de escucharse los disparos que hizo Román, llegan los agentes y los persiguen. Capturan a Román y el agente Stillman persigue a Toledo. Según la fiscalía, vio al niño con el arma en su mano derecha.

Luego el policía le disparó en el pecho. Stillman llamó de inmediato a emergencias y mientras tanto le aplicó medidas de primeros auxilios. Pero Adam Toledo falleció poco después.