Estados Unidos | Internacional

El encuentro de Sánchez y Biden se reduce a menos de 50 segundos en un pasillo

El presidente de EEUU y el jefe del gobierno español se saludan en una primera toma de contacto tan esperada como decepcionante

Joe Biden y Pedro Sánchez en un pasillo en la sede de la OTAN.

Joe Biden y Pedro Sánchez coinciden en un pasillo en la sede de la OTAN. OTAN

El misterio se ha mantenido durante la jornada del lunes. A primera hora nadie sabía a qué hora sería el esperado encuentro entre el presidente de EEUU, Joe Biden, y el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, ni qué formato tendría. Finalmente, los dos se han visto durante unos segundos en un pasillo, en la sede de la cumbre de la OTAN, que se celebra en Bruselas. La Moncloa ha dicho, según la Cadena SER, que se trata de una primera «toma de contacto que servirá para estrechar lazos». El saludo ha durado menos de 50 segundos.

Tal y como informa Moncloa, el presidente del Gobierno y el presidente de Estados Unidos han mantenido una breve conversación tras la foto de familia. «Tal y como se había señalado previamente, ambos querían saludarse, conocerse personalmente y establecer un primer contacto. Así lo habían pactado sus respectivos equipos. Entre otras cosas, se había acordado que su saludo fuera captado por las cámaras como prueba de la excelente relación que existe entre ambos países», han asegurado en un comunicado.

En la agenda actualizada de Joe Biden de este 14 de junio no figuraba la reunión con Pedro Sánchez. Sí que aparecían sus citas con los primeros ministros de las tres repúblicas bálticas, que han tenido lugar hacia el mediodía. Biden se ha visto con Kaja Kallas, primera ministra de Estonia, Egil Levits, de Letonia, y Gitanas Lauseda, de Lituania.

Los países bálticos, antiguos miembros de la Unión Soviética, están en primera línea de frente con el Kremlin. Son quienes más temen la política expansionista que desarrolla el presidente, Vladimir Putin, como se ha visto desde la anexión de Crimea.

A su vez, está previsto que por la tarde celebre una reunión bilateral con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. Turquía es un aliado clave en la región, que en los últimos tiempos ha desarrollado una agenda propia, muchas veces contrapuesta a los intereses de varios miembros de la OTAN.

Tampoco había rastro del encuentro en la agenda actualizada por Moncloa sobre las actividades de Pedro Sánchez en Bruselas, lo que hacía prever que Biden y el jefe del gobierno español se limitarían a saludarse y charlar brevemente. España se ha ofrecido a ser sede de la próxima cumbre en 2022, cuando se conmemoran los 40 años del ingreso en la Alianza.

Encuentro con Boris Johnson

El presidente del gobierno español ha arrancado su jornada en Bruselas con un encuentro con el primer ministro británico, Boris Johnson. En su cuenta de Twitter, Sánchez da cuenta en inglés y en español de esta reunión, donde los dos mandatarios han profundizado en las relaciones bilaterales, siempre marcadas por la cuestión de Gibraltar.

El premier ha sido el anfitrión del G-7 en Corbis Bay, Cornualles. En esta cumbre se ha visto arrinconado por diversos mandatarios de la UE por su actitud desafiante sobre Irlanda del Norte, en relación con el Brexit. Incluso el presidente Biden se ha puesto de parte de los europeos y ha dicho a Johnson que los Acuerdos de Viernes Santo han de respetarse.

Sánchez también tiene en agenda bilaterales con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y con Erdogan, presidente de Turquía, además de la esperada foto con Joe Biden.

Desde que asumió como presidente de EEUU, el pasado 20 de enero, no ha habido contacto directo entre Biden y Sánchez. El presidente de EEUU sí había hablado por teléfono, antes del G-7, con la canciller, Angela Merkel, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro irlandés, Micheál Martin.

En Corbis Bay ha podido departir también con Boris Johnson, o el primer ministro italiano, Mario Draghi. Especialmente afable se le ha visto con Macron, con quien se paseó con los brazos enlazados en la espalda.

Desde Moncloa, aseguran que el contacto con la Administración Biden es fluido y que ha sido la gestión de los jefes de gabinete, Iván Redondo, y Ron Klain, lo que ha hecho posible el vis a vis. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, conversó con el jefe de la diplomacia de EEUU, Antony Blinken, el viernes 11 de junio.

Hablaron sobre migración, donde España puede desempeñar un papel relevante que interesa a EEUU para contener las entradas a su territorio, y a su vez hacer que comprendan la presión que ejerce Marruecos sobre España. También sobre Oriente Próximo y América Latina (Nicaragua y Venezuela). Blinken y Laya entablaron su primer contacto a mediados de febrero.

También Margarita Robles, ministra de Defensa, ha intercambiado puntos de vista con el secretario de Estado de Defensa, Lloyd Austin. El Convenio de Defensa, en el que se detallan las condiciones de uso de las bases de Rota y Morón por los estadounidenses, acaba de prorrogarse hasta mayo de 2022.

Este mes se espera la visita a España del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro N. Mayorkas, de origen cubano, con quien ya ha conversado el ministro del Interior, Fernando Grande- Marlaska.

Después de tanta expectación, si el encuentro se limita a esta coincidencia en el pasillo será decepcionante. El deseado abrazo ha quedado reducido a un breve saludo mientras caminaban.

Te puede interesar

Comentar ()