Estados Unidos ha lanzado este domingo un ataque «en defensa propia» para neutralizar una amenaza «inminente» sobre el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de la capital de Afganistán, Kabul, después del atentado que dejó 170 muertos el jueves y de que Joe Biden haya reiterado el «alto riesgo» de que se produzcan potenciales nuevos ataques en la zona.

Así lo ha confirmado el portavoz del Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM), el capitán Bill Urban, que ha detallado que el ataque se ha llevado a cabo con un dron sobre un vehículo en Kabul. El ataque «ha eliminado una amenaza inminente de Estado Islámico Provincia Jorasán (ISKP) contra el Aeropuerto Hamid Karzai», ha agregado.

Urban ha puntualizado que Estados Unidos está «confiado» de haber alcanzado su objetivo y ha señalado que «explosiones secundarias significativas» procedentes del vehículo atacado «indicaban la presencia de una cantidad sustancial de material explosivo».

Respecto a la posibilidad de que el ataque haya causado víctimas civiles, el portavoz del CENTCOM ha señalado que esa opción «se está evaluando», aunque por el momento no se tiene constancia de este extremo. «Seguimos vigilando amenazas potenciales futuras», ha garantizado, según ha recogido la cadena de televisión CNN.

Varios cohetes han impactado en el aeropuerto de la ciudad en torno a las 15.00 (hora peninsular), según han informan varios medios y periodistas locales. La explosión se produce tres días después del ataque de Estado Islámico y la posterior respuesta estadounidense en la que fallecieron 170 personas, entre ellas 13 militares americanos.

Un funcionario del Ministerio de Sanidad ha confirmado a la BBC que, efectivamente, se ha escuchado una fuerte explosión cerca del aeropuerto de Kabul. También lo corroboran las imágenes compartidas en redes sociales, en las que se puede avistar una gran nube de humo negra que se eleva por encima de los edificios cercanos al aeródromo.

De momento se desconoce el origen de la explosión o siquiera si hay afectados. Lo que sí sabemos es que los cohetes han impactado en las residencias cercanas al aeropuerto.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya había advertido este sábado de que era «altamente probable» que se produjera un nuevo atentado en Kabul en las próximas 24-36 horas después del doble atentado suicida del pasado jueves.

«La situación sigue siendo extremadamente peligrosa allí y la amenaza de atentados terroristas en el aeropuerto sigue siendo elevada. Nuestros comandantes me han informado de que es altamente probable un ataque en las próximas 24-36 horas», ha explicado Biden en una comparecencia, informa Europa Press.

«Este ataque no ha sido el último. Seguiremos cazando a cualquier persona implicada en ese despreciable atentado y les haremos pagar. Responderemos siempre que haya quien quiera hacer daño a Estados Unidos o atacar a nuestra tropas», ha remachado.