Internacional

La ONU pide a los países vecinos de Afganistán que no cierren sus fronteras para evitar "una catástrofe"

Los soldados paquistaníes y los talibanes afganos están en alerta en la ciudad fronteriza de Torkham para evitar incidentes adversos y mantener el orden público a medida que se ha reforzado la seguridad. Europa Press

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha pedido este viernes a los países vecinos de Afganistán que no cierren sus fronteras a la gente que busca huir del país para evitar que la situación se convierta en «una catástrofe humanitaria».

Según el portavoz de ACNUR Babar Baloch, de visita en Pakistán, muchos afganos podrían verse disuadidos de cruzar la frontera por pensar que no tienen los papeles necesarios o que tendrían que enfrentarse a guardias armados: «Todavía pueden pasar por Pakistán, pero el cruce está muy regulado», ha señalado el portavoz, según detalla un comunicado distribuido por el organismo.

Frente a la crisis de refugiados afganos que se avecina tras la toma de poder por parte de la insurgencia talibán el pasado 15 de agosto, las autoridades de Pakistán anunciaron esta semana el cierre temporal de los principales pasos fronterizos.

En el comunicado, la agencia de la ONU ha defendido también que «aunque muchas personas pueden no tener los documentos necesarios para salir, sí tienen una necesidad imperiosa de protección internacional».

No cesar las donaciones

Por su parte, la ONG Human Rights Watch (HRW) ha advertido de que se necesita una respuesta urgente a los desafíos en materia alimentaria, de educación y salud que enfrenta el país tras la toma del poder por parte de los talibán.

Para ello, han instado a la comunidad internacional a que continúen invirtiendo en ayuda humanitaria para la región. «Los gobiernos donantes tienen reparos comprensibles a proporcionar asistencia y financiación a Afganistán bajo el gobierno de los talibán, dado su terrible historial en derechos y los recientes abusos», ha asegurado la directora adjunta de Asia en HRW, Patricia Gossman.

«Para prevenir que una situación difícil se vuelva aún peor, los donantes internacionales deberían acordar urgentemente apoyar a las agencias internacionales y los grupos no gubernamentales que puedan proporcionar ayuda de emergencia en alimentación, salud y educación», ha defendido Gossman, en un comunicado difundido este viernes.

En la misma línea, la organización ha pedido también que se revisen las sanciones que el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros, habían impuesto a los talibán durante su anterior etapa al frente de Afganistán.

Te puede interesar

Comentar ()