Asia | Internacional

Las universitarias afganas tendrán que cubrirse totalmente el rostro con 'niqab'

La educación será segregada, accederán por puertas separadas, y las profesoras han de las mujeres han de ser mujeres

Varias mujeres en una protesta por sus derechos en Kabul

Varias mujeres protestan en demanda de sus derechos en Kabul. EFE

Las mujeres que acudan a universidades privadas en el Emirato Islámico de Afganistán han de llevar el rostro cubierto totalmente por un niqab y vestirán con una abaya, un vestido largo que oculta todo el cuerpo. Así lo han hecho saber los talibanes en un decreto del Ministerio de Educación Superior, que ha difundido la agencia France Presse.

Las clases estarán segregadas por sexo, o al menos divididas por una cortina. Las mujeres han de salir cinco minutos antes de clase para que en ningún momento se vean con los varones. Mujeres y hombres tendrán puertas de acceso diferentes a los centros. La educación privada empieza este lunes el curso escolar.

En el documento, se especifica que las profesoras de las mujeres han de ser otras mujeres, o si no fuera posible, «hombres de edad» o reconocida reputación. Este decreto está dirigido a la educación privada.

Cuando los talibanes estuvieron en el poder entre 1996 y 2001 las mujeres no podían acceder a la educación y siempre tenían que salir de cada acompañadas de un varón de la familia.

Burqas y niqabs a precio de oro

Si bien no se impone el burqa, que cubre todo el cuerpo y la cara dejando solo al descubierto los ojos, el niqab también oculta todo el rostro.

En las últimas semanas los burqas y niqabs han multiplicado su precio, dado que los afganos ya temían que impusieran severas normas de vestimenta a las mujeres.

«Es un plan difícil de poner en práctica porque no hay suficientes mujeres para impartir clase de forma segregada. Pero es positivo que puedan acceder a la educación universitaria», ha dicho un profesor universitario a France Presse.

Los talibanes han prometido que su gobierno será «inclusivo», es decir, será un reflejo de la composición étnica del país. Sin embargo, se descarta que haya mujeres al mando de los Ministerios o en puestos clave.

La semana pasada varias mujeres salieron a las calles, primero en Herat, y luego en Kabul, en demanda de sus derechos. En la capital afgana la protesta terminó violentamente, con alguna mujer herida. Querían llegar al Palacio Presidencial donde tendrá lugar la ceremonia de toma de posesión del nuevo gobierno.

Te puede interesar

Comentar ()