Asia | Internacional

El mulá Mohamad Hasan Akhund, en la lista de terroristas de la ONU, encabeza el gobierno talibán

El mulá Baradar será el número dos, y a cargo de Interior, el líder de la red Haqqani, buscado por el FBI

Zabihullah Mujahi, portavoz del gobierno del Emirato Islámico de Afganistán

Zabihullah Mujahid, portavoz de los talibanes, en una rueda de prensa. EFE

Después de una larga espera, los talibanes han dado a conocer la composición de gran parte de su gobierno y cómo darán forma al Emirato Islámico de Afganistán. Encabezará el gobierno el mulá Mohamad Hasan Akhund, en la lista de terroristas de la ONU. Su número dos será el mulá Abdul Ghani Baradar, a cargo del gobierno. El Líder Supremo y jefe del Estado será el Mawlani Hibatullah Akhundzada como príncipe de los creyentes. Es una estructura de Estado a la iraní.

«No permitiremos injerencias extranjeras. Tampoco nos inmiscuiremos en los asuntos de otros. Confiamos en que otros países reconozcan la legitimidad de nuestro Estado islámico», ha remarcado el portavoz, Zabihullah Mujahid. A la ceremonia han sido invitados representantes de China, Rusia, Irán, Pakistán y Qatar.

El jefe del Consejo será el mulá Mohamad Hasan Akhund, quien está en la lista de sancionados por la ONU y procede de Kandahar, de donde son originarios los talibanes. Forma parte de la Rehbari Shura, el poderoso Consejo que toma las principales decisiones del grupo. Es un líder religioso más que militar.

El mulá Mohammad Hassan Akhund fue incluido en la lista del Consejo de Seguridad de la ONU el 25 de enero de 2001 como primer Adjunto del Consejo de Ministros, como ministro de Asuntos Exteriores y como gobernador de Kandahar del régimen talibán. Era uno de los comandantes talibanes más eficaces a principios de 2010.

Serajuddin Haqqani, líder de la red Haqqani, será ministro del Interior. Está en la lista de los terroristas más buscados por el FBI. El mulá Abdul Haq Waseeq, encabezará la Dirección Nacional de Seguridad; y Mawlawi Muhamad Yaqoob Mujahid, hijo del mula Omar, fundador de los talibanes con el mulá Baradar, será el titular de Defensa. El mulá Fazel Akund será el jefe del Ejército.

A cargo de Exteriores estará Mawlawi Amir Khan Mutaqqi. Como titular de Finanzas figura mulá Hidayatullah Badri. A cargo de Educación está el sheikh Mawlawi Noorullah. En Telecomunicaciones, otro miembro de los Haqqani, Najibullah Haqqani.

También el portavoz talibán ha anunciado el nombre del titular de Justicia: Mawlawi Abdul Hakim Sharie; Economía: Qari Din Haif; de Fronteras y Asuntos Tribales: mulá Noorullah Noori; el titular de Agua y Energía, el mulá Abdul Latif Mansoor; de Aviación Civil y Transporte: mulá Hamidullah Akhundzada; de Eduación Superior: Abudl Baqi Haqqani: de Información y de Cultura: mulá Khairullah Khairkhah.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Papel relevante de los fundadores

Quien hasta ahora encabezaba la oficina política de los talibanes será el número dos del gobierno. El mulá Baradar fue cofundador de los talibanes junto al mulá Omar. Antes de anunciarse el gobierno, el mulá Baradar se reunió con los representantes de Qatar, un país que desempeña un papel clave en esta nueva era en Afganistán.

El anuncio se esperaba para después de las oraciones del viernes pasado, día sagrado para los musulmanes, pero finalmente se pospuso al sábado y luego se ha ido retrasando hasta este martes. Aún quedan Ministerios sin designar. El portavoz no ha descartado que alguno sea ocupado por una mujer y ha insistido en que defenderán los derechos de las mujeres. Sin embargo, ya han impuesto la enseñanza segregada en las universidades privadas y normas estrictas de vestimenta.

El mulá Baradar desempeñó un papel crucial en las negociaciones de Doha, en Qatar, donde el presidente de EEUU aceptó la retirada total a cambio de que se garantizara la seguridad de las tropas.

Fue encarcelado en 2010 en Pakistán, país que desde hace años pretende mantener a la vez buenas relaciones con EEUU y con los talibanes. Ocho años más tarde lo liberaron a petición de EEUU con el fin de que encabezara la delegación de los talibanes en las negociaciones.

Prueba de ese papel tan señalado de Pakistán en el tablero afgano es la presencia del jefe de los servicios secretos paquistaníes, el general Faiz Hamid, en Kabul en esta jornada en la que se ha anunciado el nuevo gobierno de los talibanes, según ha revelado TOLOnews.

Los talibanes aseguran que controlan el Panjshir

Coincide este anuncio con la toma del valle del Panjshir, la única región que aún se resistía los talibanes. El grupo ha difundido mensajes en sus redes sociales en los que se ve a combatientes talibanes ante la puerta del edificio donde se afincaba el gobernador. El portavoz talibán Zabihullah Mujahid ha dicho: «Con esta victoria, nuestro país está completamente liberado del cenagal de la guerra». De confirmarse, sería la primera vez en cuatro décadas de guerra que vence la resistencia del Panjshir.

Los talibanes tomaron el control de Afganistán, salvo este valle hasta ahora inexpugnable, el pasado 15 de agosto, cuando cayó en sus manos Kabul. Ese día el presidente, Ashraf Ghani, huyó del país.

Massoud, cuyas fuerzas han mantenido estos días duros combates con los talibanes, ha dicho en su página de Facebook que desea «una paz duradera» y para conseguirla sus fuerzas pararán los combates, si también lo hacen los talibanes.

Las mujeres, en la lucha

En las calles de Kabul un grupo de mujeres se atrevió el viernes a desafiar a los talibanes, para demandar que respeten los derechos que han ido adquiriendo en una lucha que aún no había finalizado. Su intención era llegar al Palacio Presidencial pero fuerzas de seguridad se lo impidieron y hubo algunas mujeres heridas. Y siguen en la brecha. Hoy algunos hombres se han unido a la protesta que ha terminado también de forma violenta.

Los talibanes habían dicho previamente que si bien no estarían a cargo de ningún Ministerio sí que trabajarían en ellos. Sus portavoces insisten en que tendrán un papel relevante en la sociedad, según siempre la ley islámica. Sin embargo, muchas activistas y periodistas denuncian cómo van siendo relegadas poco a poco. En las escuelas han separado a los estudiantes por sexos. Y no está claro hasta qué edad podrán estudiar.

Desde mediados de agosto los talibanes tienen bajo su control casi todo Afganistán. Solo queda un foco de resistencia en el Panjshir. El ex presidente Hamid Karzai ha pedido a los talibanes y a los seguidores del hijo de Mashood que combaten en esta región que lleguen a un acuerdo de paz en un comunicado, según informa TOLOnews.

Mientras tanto, las Naciones Unidas han reanudado los vuelos humanitarios a algunas zonas del país, de acuerdo con Al Jazeera. Desde Islamabad han partido a Mazar-i-Sharif, en el norte, y Kandahar, en el sur. Decenas de miles de afganos son desplazados internos debido a la guerra. Otro medio millón ha huido a países limítrofes como Pakistán o Irán. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha anunciado que el 13 de septiembre tendrá lugar una conferencia internacional para recaudar fondos destinados a Afganistán, según informa la agencia Efe.

Tras la salida de las fuerzas internacionales, comandadas por Estados Unidos, tras 20 años de presencia en Afganistán, los talibanes se hicieron con el control del aeropuerto de Kabul. Desde que cayó Kabul hasta el 31 de agosto decenas de miles de afganos salieron del país por temor a que los talibanes reproduzcan el régimen de terror que impusieron en los 90. Aún quedan miles que se sienten amenazados.

Los talibanes han contado con la ayuda de Qatar, que ha enviado a personal cualificado, para reanudar la actividad en el aeropuerto de Kabul. El primer vuelo en aterrizar en esta nueva etapa procedía de Emiratos Árabes Unidos y ha llegado a la capital afgana cargado con 60 toneladas de ayuda humanitaria, según el portavoz de los talibanes, Zabijullah Mujadir.

El viernes pasado los ministros de Exteriores de la Unión Europea han acordado mantener contactos con los talibanes, encaminados a encauzar la ayuda humanitaria así como a continuar con la evacuación de afganos que hayan colaborado con gobiernos y ejércitos europeos.

«Debemos tratar con el nuevo gobierno de Afganistán, pero esto no significa reconocimiento, es una cuestión operativa», dijo en Brdo, Eslovenia, el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell. «Si se cumplen las condiciones de seguridad, tendremos una presencia conjunta de la UE en Kabul».

Sea como sea, la comunidad internacional va a tener que tratar con los talibanes, aunque no los reconozca, si quiere que haya más evacuaciones. Tendría que negociar el reconocimiento o cierta legitimidad a cambio de medidas que contemplen el respeto a los derechos humanos. Pero el hecho de que este gobierno diste mucho de ser «inclusivo», como anunciaban, hace prever que el acercamiento no será nada fácil.

Te puede interesar

Comentar ()