Después de unos tanteos iniciales, en los que Verdes y Liberales, los Borgen alemanes, se han dejado querer por socialdemócratas y conservadores (Unión), este jueves se darán los primeros pasos para ver las posibilidades de formar una coalición semáforo en Alemania (Verdes y Liberales con socialdemócratas, por los colores de los partidos implicados). Sin embargo, nada está cerrado hasta que todo esté cerrado y aún sería posible una coalición Jamaica en Alemania (con los conservadores, liderados, todavía, por Armin Laschet).

«(Semáforo) Este país (bandera alemana) no puede quedarse en el limbo! En las conversaciones exploratorias hemos hablado de lo que nos une, no de lo que nos separa», ha dicho este miércoles Annalena Baerbock, colíder de los Verdes. Aboga por una negociación a tres con los Verdes, Liberales (FDP) y los socialdemócratas. Son, como dijo el vicecanciller Olaf Scholz, los ganadores de las elecciones celebradas el 26 de septiembre. El SPD logró 206 diputados, la CDU/CSU, 196; los Verdes, 118; los Liberales (FDP), 92; Alternativa para Alemania, 83; Die Linke, 39 y uno de la minoría danesa.

El tren ‘semáforo’ ya ha salido

Si llega a buen puerto, será la primera vez que el gobierno federal alemán está en manos de una coalición tricolor formada por estos tres partidos (rojo del SPD, amarillo de los liberales y verde por los ecologistas). Sí hay antecedentes en los Länder (Estados federados): en Brandemburgo hubo un ensayo en los 90 aunque no eran los Verdes los ecologistas presentes sino Bundnis 90 con quienes se fusionaron. También hubo un gobierno semáforo en Bremen entre 1991 y 1995. Ahora son los colores del gobierno de Renania-Palatinado.

De hecho, forma parte del equipo de los socialdemócratas Malu Dreyer, la jefa de este gobierno de coalición en Renania-Palatinado. En este Land del oeste de Alemania, uno de los más afectados por las inundaciones del verano pasado, la alianza de socialdemócratas, liberales y Verdes lleva gobernando desde 2016.

Dreyer es una de las políticas más populares del SPD. En verano, junto a Merkel protagonizó una imagen que simbolizaba la solidaridad frente a una catástrofe con las inundaciones. Las dos recorrían las zonas afectadas, y Merkel le dio la mano para ayudarle a caminar. Dreyer padece esclerosis múltiple y necesita apoyo.

Es la primera vez en 41 años que los liberales (FDP) y los socialdemócratas encauzan unas negociaciones para formar gobierno. Eran los tiempos de Helmut Schmidt y Hans-Dietrich Genscher. Los conservadores de la Unión abordan con prudencia «una nueva dinámica».

El líder socialcristiano, Markus Söder, que felicitó al socialdemócrata Olaf Scholz antes de que lo hiciera Armin Laschet, candidato a la cancillería por la Unión, también ha reconocido que la opción Jamaica queda descartada ya que se va a negociar la opción semáforo. A Söder no le va nada mal que la Unión pase a la oposición y Laschet acabe pagando por la derrota en las urnas.

En palabras del ministro de Economía y Energía saliente, el conservador Peter Altmaier, «el tren semáforo ha partido de la estación… nosotros hemos de hacer los deberes y aprender la lección del 26 de septiembre». Los conservadores de la Unión sufrieron su mayor derrota desde 1949 al hundirse hasta el 24,1%. Después de 16 años en el poder con Merkel al frente.

Sin embargo, ese tren del que habla Altmaier sale sin un rumbo claro. Los tres partidos vencedores del 26-S salen con ganas pero son conscientes de las dificultades. El SPD, con Olaf Scholz al frente, ganó con una campaña que aprovechó los errores de los rivales. Así han abordado, según Die Zeit, los primeros escarceos con Verdes y Liberales.

Han esperado a que Verdes y Liberales se decantaran por ellos en primer lugar. Los Verdes han logrado un resultado histórico, aunque por debajo de sus expectativas iniciales. Cuentan con 118 escaños y han rozado el 15%. Los Liberales también han crecido. Son los más pequeños de los tres, pero siguen siendo clave.

Jamaica como plan B

Y su líder, Christian Lindner, ha dejado claro que la coalición Jamaica, con Verdes y conservadores, sigue siendo viable. «Para los Liberales está claro que las coincidencias con la Unión son mayores. Jamaica sigue siendo viable», ha dicho en una entrevista en Tagesthemen de la cadena de televisión pública ARD.

Lindner fue quien llevó al traste el intento de formar una coalición Jamaica adelante en 2017. Fue cuando dijo: «Es mejor no gobernar que gobernar mal». Dejó estupefacta a Merkel, con quien no tenía ninguna química. Finalmente, Merkel pudo renovar la gran coalición y seguir al frente hasta ahora.

La coalición Jamaica, que empezó a denominarse así en los medios en los años 90, aunque se popularizó en 2005, es también inédita a nivel federal. De hecho, solo se ha dado una coalición de tres partidos en Alemania en los años 50 y fue entre la Unión, los liberales y el Partido Alemán, ya desaparecido. La primera coalición Jamaica en un Land se formó en el Sarre con el conservador Peter Müller como jefe del gobierno regional. El invento se malogró en 2012. Desde ese año gobiernan aliados conservadores, verdes y liberales en Schleswig-Holstein bajo el mandato de Daniel Günther.

En un artículo de opinión en el diario Taz de Berlín, Ulrich Schulte, el jefe de política, explica por qué la coalición Jamaica no está muerta. «La situación está tan abierta como parece, aunque Armin Laschet parezca un muerto andante. pero los socialdemócratas y los Verdes, que prefieren gobernar con el SPD, no deben dar nada por seguro. No va a darse de forma automática la coalición semáforo bajo el liderazgo de Olaf Scholz. Jamaica, una coalición de la Unión, FDP y Verdes, tiene aún una pequeña oportunidad».

Schulte da cuatro razones para justificar que aún es posible esa coalición Jamaica. En primer lugar, destaca cómo entre SPD, FDP y Verdes las negociaciones serán largas y duras. «El SPD y los Verdes quieren algo fundamentalmente diferente del FDP en política financiera, que es la base de muchas cosas. Esta brecha es difícil de salvar», escribe el periodista.

A ello se añade que es difícil que socialdemócratas y Verdes acepten que Lindner sea ministro de Finanzas, como pretende, ya que tendría una posición de poder y podría entorpecer el trabajo del gobierno. «En segundo lugar, los Liberales romperían las negociaciones con Scholz y el SPD si la opción Jamaica pudiera materializarse», añade.

Otro aspecto muy relevante que subraya Schulte es que los Verdes «son ideológicamente más flexibles que Linder y los Liberales. Además, creen que se puede crear más protección climática con la Unión (cederían más)». Y recuerda el periodista del Taz como Robert Habeck, colíder de los Verdes, prefirió la coalición con la CDU y los Liberales en 2017 en Schleswig-Holstein. Es difícil que los Verdes votaran contra una coalición Jamaica porque, como ha subrayado Baerbock, el país necesita un gobierno. Scholz ha de cuidarse de no cometer errores, como ha hecho hasta ahora, si quiere ser canciller.

Mientras tanto, Angela Merkel seguirá como canciller interina. Si continúa en funciones el 22 de noviembre, habrá sobrepasado los 16 años en el poder, y si sigue siendo canciller el 17 de diciembre superará el récord de Helmut Kohl, su mentor.