La familia del general Raúl Isaías Baduel, quien fuera ministro de Defensa de Hugo Chávez, se ha enterado de su muerte por la red social Twitter. El fiscal general del régimen chavista, Tareck William Saab, ha anunciado su fallecimiento en prisión en su cuenta esta madrugada, hora española. Padecía Covid y no ha superado la enfermedad.

Quien fuera ministro de Defensa con Hugo Chávez tenía 66 años y llevaba en la cárcel desde abril de 2009. Recientemente había sido trasladado de la prisión conocida como La Tumba al Helicoide.

Al general Baduel lo condenaron en 2010 por presunta sustracción de dinero de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y abuso de poder. En 2015, después de pasar seis años y ocho meses en la cárcel militar de Ramo Verde, le otorgaron la libertad condicional.

Le revocaron la medida en enero de 2017. Un día antes de que cumpliera su condena, el régimen de Maduro lo acusó de traición a la patria e instigación a la rebelión, según informa El Nacional.

Torturado, según la ONU

El caso de Baduel está reflejado en los informes de la Misión Internacional Independiente de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para Venezuela, donde se da cuenta de las torturas que ha sufrido el general Baduel durante su encarcelamiento.

La hija del general Baduel, Andreína Baduel, ha negado que su padre tuviera coronavirus y ha acusado al régimen chavista de asesinarlo. «Nos reiteró que no se iba a prestar a las bufonadas de la tiranía», ha difundido en Twitter. Un hermano de Andreína, Josnars Adolfo Baduel, también está encarcelado.

El director de Foro Penal, Alfredo Ramos, señala en su cuenta de Twitter cómo el general Baduel es el décimo preso político que fallece en la cárcel desde 2014 y el tercero que pierde la vida este año.

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, acusó la régimen de Maduro de haber «asesinado» a quien fuera ministro de Defensa de Hugo Chávez entre 2006 y 2007. «Al general Baduel lo asesinó la dictadura. Lo secuestró, lo torturó y le negó atención médica. Tras doce años de sufrimiento, Baduel es el décimo preso político que muere a manos del régimen», ha dicho Guaidó en sus redes sociales.

Ascenso y caída del general

Después de haber sido estrecho colaborador de Hugo Chávez, de quien fue compañero de promoción en la academia militar, el general Baduel se convirtió en uno de sus críticos más relevantes.

Rechazó la reforma constitucional que promovió Chávez en 2007. Había sido uno de los promotores de la operación que llevo a Chávez a la Presidencia tras el golpe de Estado del 14 de abril de 2002. Su intervención fue crucial y fue premiado con ascensos hasta culminar en el Ministerio de Defensa en 2006.

Pero un año después comenzó su caída a los infiernos. Chávez quería cambiar la Constitución para incorporar la reelección indefinida. El general se opuso y su rechazo tuvo un gran impacto. Rechazó cualquier manipulación en la noche del referéndum constitucional, según recuerda el digital Efecto Cocuyo.

A partir de 2009 las condenas fueron continuas. «Soy un preso de conciencia porque en 2007 me aferré a la Constitución. Me opuse a los cambios para permitir la reelección de Hugo Chávez», dijo a Elyangélica González en una entrevista en el digital El Estímulo. Decía también en sus declaraciones escritas: «Nicolás Maduro es un usurpador del poder ejecutivo y por tanto detentador provisional del mismo». Era agosto de 2015.

Erika Guevara Rosass, director de Amnistía Internacional para las Américas, ha dicho sobre esta lamentable muerte en la cárcel. «Raúl Baduel muere bajo custodia del Estado, después de que hace días su familia denunciara su traslado a El Helicoide, y sin que hubiera notificación sobre su salud. El general pasó años detenido en condiciones inhumanas. ¡Exigimos justicia y se esclarezca su muerte!».

La última acusación del régimen chavista, que data de marzo de 2017 justo después de terminar su condena anterior por corrupción, era por supuesta traición a la patria. Y por atentar contra la independencia de Venezuela. «El guerrero debe morir para luego renacer fulgurante», escribió Lucas Estrella en el libro de cabecera del general: El oráculo del guerrero.