Estados Unidos | Internacional

Ghislaine Maxwell, culpable de tráfico sexual, abocada a décadas de cárcel

La hija del magnate de los medios acabará sus días entre rejas por el caso Epstein

Ghislaine Maxwell, hija de un magnate de los medios de comunicación británico y expareja del empresario Jeffrey Epstein en el año 2000

Ghislaine Maxwell, ex pareja del empresario Jeffrey Epstein en el año 2000. EUROPA PRESS

Ghislaine Maxwell cumplió 60 años en la cárcel el día de Navidad. Y sus próximos aniversarios los seguirá celebrando entre rejas. El jurado ha dictaminado que esta acaudalada británica colaboró con su amigo el financiero Jeffrey Epstein en una trama de abuso sexual a menores.

Solo por el delito de «tráfico sexual de una menor», uno de los cinco en los que ha sido considerada «culpable», puede ser condenada a 40 años de cárcel. Ghislaine Maxwell lleva desde el verano de 2020 en prisión preventiva. Una vez que se ha pronunciado el jurado es ahora el juez quien ha de dictar sentencia.

Durante el veredicto, Maxwell ha permanecido quieta. Ha hablado con uno de sus abogados, quien le ha dado una palmada en la espalda. La hija del magnate de los medios de comunicación Robert Maxwell apelará la condena. A la salida Ghislaine Maxwell ha mirado a sus hermanos, que estaban en la sala.

«Ghislaine Maxwell tomó sus propias decisiones. Cometió crímenes de la mano de Jeffrey Epstein. Era una mujer adulta que sabía exactamente lo que estaba haciendo», ha dicho la fiscal federal adjunta Alison Moe durante la última vista del juicio.

Los abogados de Maxwell argumentaron que estaba siendo utilizada como chivo expiatorio. «La muerte de Epstein dejó un gran vacío en la búsqueda de justicia para muchas de estas mujeres», señaló Bobbi Sternheim, abogada defensor de Maxwell. «Ella está llenando esa silla vacía». Jeffrey Epstein se suicidó en la cárcel en agosto de 2019 tras ser acusado de tráfico sexual de menores.

Su relación con Epstein

Maxwell conoció a Epstein, un avispado inversor, poco después de la muerte de su padre, el carismático Robert Maxwell. Su cuerpo apareció en el mar cerca de su yate, y nunca se supo cómo había fallecido. Poco antes se había conocido cómo había usado el fondo de pensiones de sus empleados para sus inversiones.

Ghislaine, que tenía una red de contactos que llegaban hasta la familia real británica, ayudó a Epstein y él le dio afecto y notoriedad entre la alta sociedad estadounidense. A las fiestas de Epstein y Maxwell acudían los Clinton, Trump o el príncipe Andrés, acusado por una joven de abusos. Este caso le ha costado su papel en la casa real británica.

La abogada había pedido a los miembros del jurado que fueran escépticos sobre los testimonios de las cuatro mujeres que dicen haber sufrido abusos por parte de Epstein, con la ayuda de Ghislaine Maxwell. «Este caso es acerca de recuerdos, manipulación y dinero».

Dos de las mujeres testificaron que participaron en encuentros con Jeffrey Epstein cuando ellas tenían 14 años. Una de ellas dio que Ghislaine estaba presente cuando veía a Epstein y la otra acusó a la millonaria británica de haberle tocado el pecho.

Maxwell, sofisticada y elegante, era quien captaba a las jóvenes. Su personalidad les fascinaba. Lograban ganarse su confianza y una vez que la veían como una hermana mayor les presentaba a Jeffrey Epstein. Era quien les decía cómo le gustaban a su amigo los masajes. A veces culminaban en el acto sexual.

La juez Alison Nathan instó al jurado a darse prisa con el veredicto para evitar «un juicio nulo». En caso de que alguno de los miembros del jurado se hubiera contagiado de Covid-19 habría tenido que guardar cuarentena y eso habría forzado la suspensión de las sesiones. Después de cinco jornadas de deliberaciones, el jurado dijo «culpable» cinco veces. Eran seis cargos.

Te puede interesar

Comentar ()