Europa | Internacional

La 'popular' Metsola, presidenta del Parlamento Europeo, con apoyo de socialistas y liberales

La mesa estará dominada por las fuerzas progresistas que incluso pueden recuperar la Secretaría General

Roberta Metsola, presidenta del Parlamento Europeo

Roberta Metsola da un discurso tras ser elegida como presidenta del Parlamento Europeo en Estrasburgo. EFE

A Roberta Metsola en su calidad de vicepresidenta del Parlamento Europeo le correspondió hacer de maestra de ceremonias en la despedida solemne a David Sassoli, presidente de la institución desde julio de 2019, fallecido el 11 de enero. “David era un líder europeo, la democracia ha perdido un campeón y nosotros hemos perdido un amigo”, decía el lunes Metsola en italiano, en homenaje a Sassoli. Apenas unas horas después la conservadora maltesa ha sido elegida este martes como su sucesora por 458 votos a favor gracias al acuerdo suscrito por socialistas, liberales y populares. La española Sira Rego, de Izquierda Unida y presentada por La Izquierda, ha cosechado tan solo 57 apoyos.

«Estimados colegas europeos, me siento humilde a la hora de asumir esta responsabilidad», ha declarado dirigiéndose a los diputados tras la elección. «Haré todo lo posible para trabajar en beneficio de esta Cámara. Honraré la figura de Sassoli como presidente, estando siempre ahí para defender Europa y los derechos fundamentales, a favor de la política de esperanza de la UE», ha manifestado, consciente del rechazo que suscita en ciertos sectores su historial de votaciones en contra del aborto.

Metsola ha insistido en su compromiso con «los principios de los padres fundadores que sacaron a Europa de las cenizas de la guerra y el Holocausto». «Esta cámara es importante», ha recalcado la presidenta más joven de la historia del Parlamento Europeo, que se ha presentado como miembro de la «primera generación de Erasmus». «Si queremos llevar a Europa a los niveles que hemos prometido a las próximas generaciones, tenemos que ir más allá en la diversidad y la igualdad de género y tenemos que reafirmarnos en estos principios». Ha concluido su discurso al grito de «Europa es el futuro, ¡Viva Europa!».

Roberta Metsola (San Julián, 1979), justo cumple este martes 43 años. Eurodiputada desde 2013, era vicepresidenta desde 2020. Ha sido la candidata del Partido Popular Europeo (PPE), el mayor grupo en la Eurocámara, que cuenta con 187 escaños. Llegó a hablarse del español Estebán González Pons, uno de los hombres fuertes del PPE, como opción pero finalmente los populares prefirieron apoyar a una mujer de un país pequeño como Malta.

Es la tercera mujer que preside el Parlamento Europeo. Las dos anteriores fueron francesas: Simone Veil (1979-1982), quien fue la ministra de Sanidad que facilitó la despenalización del aborto en su país, y Nicole Fontaine (1999-2002), que había sido ministra de Industria. Es la primera vez que hay dos mujeres al frente de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, y del Parlamento Europeo. Las dos son del Partido Popular Europeo.

Ni los liberales de Renew Europe (98 diputados) ni el grupo de socialistas y demócratas (145 escaños) presentaban candidato. El voto es secreto de modo que siempre hay fugas, pero desde que los socialistas dieron a conocer su apoyo este lunes ya se sabía que Metsola cosecharía de sobra más votos de los necesarios. Los tres grupos suman 430, lejos de la mayoría, en torno a 353, ya que depende de los votos emitidos.

Sí han presentado candidata Los Verdes, que han apostado por la ex ministra sueca de Cultura, Alice Bah Kuhnke, que ha obtnido 101 votos; La Izquierda que defendía la candidatura de la española Sira Rego, de Izquierda Unida, y los ultraconservadores defendían a Kosma Zlotowski, polaco del grupo de Conservadores y Reformistas, en el que está Vox. Este martes, sin embargo, Zlotowski ha retirado su candidatura.

Los progresistas, mayoría en la mesa

Los socialistas y demócratas, que lidera la española Iratxe García, han apoyado oficialmente la candidatura de la conservadora Metsola, en cumplimiento de lo pactado con los populares hace dos años y medio. Sassoli iba a ceder su puesto en virtud de este acuerdo.

Hemos negociado un acuerdo sobre los temas cruciales en esta legislatura: género y derechos reproductivos, Estado de Derecho y la consolidación del giro económico»

javi lópez, eurodiputado del grupo de socialistas y demócratas en el PE

“Hubo un acuerdo político y por eso salió hace dos años y medio David Sassoli. Es cierto que la dinámica política europea ha ido evolucionando: ahora la socialdemocracia tiene menos peso de lo que le correspondería. Pero la composición del Parlamento Europeo no ha variado. Hemos negociado un acuerdo sobre los temas que serán cruciales en esta segunda parte del mandato: género y derechos reproductivos, el Estado de Derecho, y la consolidación del giro económico, son los principales”, explica Javi López, eurodiputado español del grupo de socialistas y demócratas. En virtud de este acuerdo, los tres grupos se comprometen a activar los mecanismos previstos en el artículo 7 siempre que se ponga en cuestión el Estado de Derecho. Es decir, el Parlamento Europeo promoverá medidas punitivas que afectarán al presupuesto, reparto de fondos europeos incluido, siempre que se violen las normas básicas de defensa de las normas democráticas.

En otras cuestiones como sanidad abogan por la creación de una Unión Europea Sanitaria, inciden en la agenda verde y digital y promueven que la UE gane peso geopolítico y desarrolle su autonomía estratégica. Abogan por combinar la inversión con la sostenibilidad de la deuda, uno de los temas abordados por el canciller socialdemócrata, Olaf Scholz, y el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, en su primer encuentro en Madrid.

También han logrado una mayoría progresista en la mesa del Parlamento Europeo, que se ha de confirmar en la votación del miércoles. Los socialistas tendrán, si todo sale según lo previsto, cinco vicepresidencias, dos serán de los Verdes, tres tendrán los liberales y una La Izquierda. Será la mesa quien vote al sucesor del popular Klaus Welle, que lleva a cargo de la Secretaría General del Parlamento Europeo, desde 2009.

Metsola, formada en el Colegio de Europa de Bruselas y antigua embajadora de Malta en la UE, tiene fama de ser muy seria y muy institucional. Proviene de un país donde no es legal la interrupción del embarazo, y eso suscitaba ciertas dudas entre algunos socialistas, ya que siempre ha votado contra el aborto, pero ha dejado claro que actuará, sobre todo, como presidenta del Parlamento Europeo.

«Siempre representaré la visión de esta cámara», ha prometido este martes, minutos antes de resultar elegida. Su papel en la comisión de Derechos y Libertades ha sido un ejemplo de defensa de la línea más dura con quienes no respetan el Estado de Derecho. La eurodiputada maltesa tendrá dos años y medio de mandato en un momento en el que la Unión Europea necesita más que nunca aumentar su peso global.

Te puede interesar

Comentar ()