Ucrania no va a entrar en la OTAN. El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha confirmado que no es realista pensar que su país va a ser miembro de la Alianza Atlántica. Es la segunda vez en menos de una semana que indica que Ucrania ha asumido que no podrá sumarse a la OTAN. A la cadena ABC, dijo hace unos días que estaba claro que la OTAN no estaba preparada para aceptar a su país. De hecho, no ha figurado nunca en la agenda, tampoco para la cumbre de junio en Madrid.

El líder ruso, Vladimir Putin, dijo que la incorporación de Ucrania a la OTAN era una línea roja que Rusia no podía tolerar. Es uno de los argumentos que ha utilizado el Kremlin para justificar la invasión, perpetrada el pasado 24 de febrero, con la excusa de «desnazificar» y «desmilitarizar» Ucrania.

Esta neutralidad de Ucrania, deseada por el Kremlin, puede allanar el camino para encontrar puntos en común que conduzcan a una salida diplomática de la guerra. Al menos es un escollo menos.

«Está claro que Ucrania no es miembro de la OTAN. Lo entendemos. Llevamos años oyendo hablar de una supuesta puerta abierta, pero ya hemos escuchado que no puede entrar en ella. Es cierto. Hay que reconocerlo. Me alegro de que nuestro pueblo empiece a entenderlo y cuente con él mismo y con los socios que nos ayudan. Actualmente, Ucrania no reclama la activación del artículo 5 del Tratado de la OTAN. […] Entendemos que no estamos en la Alianza», ha dicho en un encuentro con la Fuerza de Expedición Conjunta al que asistía el primer ministro británico, Boris Johnson.

El artículo 5 compromete a todos los miembros de la OTAN a actuar en defensa de cualquier de ellos que sea atacado. Solo se ha activado una vez: cuando Estados Unidos sufrió el mayor atentado terrorista de su historia, el 11 de septiembre de 2001.

Zona de exclusión aérea

Zelensky ha destacado que Ucrania está haciendo todo lo posible para conseguir aviones y sistemas de defensa aérea.»Insistimos en la necesidad de nuevos formatos de interacción, de nueva determinación. Si no podemos entrar, debemos trabajar con comunidades que nos ayuden, nos protejan. Y nos gustaría tener algunas garantías fiables que funcionen para nosotros, lo que significa que también funcionarán para ustedes».

Según Zelensky, algunos miembros de la Alianza están simplemente «hipnotizados» por la agresión rusa y están preocupados por el probable comienzo de la Tercera Guerra Mundial en el caso de que se aplique la zona de exclusión aérea.

«Decimos que hay que proteger nuestros cielos de la misma manera que los de la Alianza, pero entendemos que siempre hay un pero. ¿Cuál será la respuesta de la OTAN a los aliados de Europa del Este si ya están buscando protección? ¿Si, Dios no lo quiera, llegan misiles y aviones rusos a su territorio? Rusia ha atacado nuestra región de Leópolis. Un ataque con misiles a 20 kilómetros de las fronteras de la OTAN. Los drones rusos ya han caído en el territorio de la Alianza», ha añadido.

Los dirigentes ucranianos insisten en la necesidad de implantar una zona de exclusión aérea para proteger a los civiles. Sin embargo, los aliados ven que esto conduciría a un enfrentamiento directo con Rusia y, por ende, a una Tercera Guerra Mundial.

Otra cuestión es para Ucrania el ingreso en la Unión Europea. El presidente Zelenski ha firmado la solicitud para ser miembro de la UE, algo que no va a darse de forma rápida.

Según Linas Kojala, director del Eastern Europe Studies Centre, para que Ucrania entrara en la UE «sería necesaria cierta estabilidad», pero está claro que Zelenski «se decanta más por la UE que por la OTAN».

Es un proceso complicado. «Debe haber un camino, siempre y cuando cumpla los criterios. No podemos dejar a Ucrania fuera de la UE. No sería moral», señalaba este investigador lituano.

Para el Kremlin una Ucrania en la Unión Europea tampoco es ideal. En realidad, son muchos los que recuerdan que Ucrania no iba a entrar en la OTAN pero que al Kremlin le preocupa que en su esfera de influencia haya democracias pujantes.